Tendencias21
Los grabados prehistóricos tienen un significado

Los grabados prehistóricos tienen un significado

La neurociencia confirma que los grabados abstractos de los primeros humanos tienen un significado: activan las mismas zonas cerebrales que los objetos simbólicos y permitían la comunicación entre nuestros ancestros.

Los grabados prehistóricos tienen un significado

Los primeros humanos grabaron motivos abstractos en piedras y objetos desde hace al menos 540.000 años.

Para los arqueólogos que han descubierto estas tramas prehistóricas, la cuestión es si fueron el resultado del azar, del deseo de imitar a la naturaleza o de tener un significado.

Una colaboración sin precedentes entre arqueólogos e investigadores de neuroimagen cognitiva del CNRS, la Universidad de Burdeos y del CEA, confirma por primera vez que nuestros antepasados atribuyeron un significado simbólico a sus creaciones artísticas.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron el impacto en el cerebro humano de la contemplación de los abstractos prehistóricos.

Descubrieron que, cuando contemplamos esas obras, se activan las áreas cerebrales que reconocen objetos, así como una región del hemisferio izquierdo relacionada con el tratamiento del lenguaje escrito.

Este descubrimiento desvela que nuestros antepasados dotaban de significado a sus creaciones artísticas, así como que las usaban como medio de comunicación con los humanos primitivos.

Reacción cerebral

Para llegar a esta conclusión hay que tener en cuenta que el sistema visual humano está organizado jerárquicamente: el área visual primaria (córtex estriado) analiza los componentes de una imagen (contraste, color, orientación), mientras que el área visual secundaria (áreas 18 y 19 de la clasificación de Brodman) distingue las diferentes categorías visuales.

Eso significa que unas áreas del cerebro están más especializadas en el análisis de los paisajes, y que otras regiones se centran en la percepción de objetos o la escritura.

Los investigadores observaron las zonas del cerebro de los participantes en la investigación que se activaron con los grabados prehistóricos: si eran las relativas a objetos, palabras o paisajes.

Y añadieron algo nuevo a los participantes: un alfabeto desconocido por ellos, con la finalidad de observar también su reacción cerebral ante un texto escrito.

El resultado de esta comparativa puso de manifiesto que la percepción visual de los grabados paleolíticos activa las mismas áreas del cerebro que los objetos.

También que no modifica la actividad de las zonas relacionadas con la visión del paisaje o el alfabeto antiguo.

Según los investigadores, esta constatación confirma que los grabados abstractos más antiguos tienen propiedades visuales similares a las de los objetos a los que podemos atribuir un significado.

Además, los grabados activan una zona cerebral lateralizada en el hemisferio izquierdo, conocida por su participación en el procesamiento del lenguaje escrito, lo que refuerza la idea de que estos grabados tienen el potencial de servir como un medio de comunicación para los humanos primitivos.

Los grabados prehistóricos tienen un significado

Importancia histórica

El descubrimiento es importante porque hasta ahora no existe consenso entre los arqueólogos sobre la aparición de los comportamientos simbólicos en nuestra especie.

Para algunos, habría habido una revolución cognitiva repentina, ocurrida con el asentamiento de las poblaciones modernas en Europa hace 42.000 años.

Para otros, el descubrimiento de ornamentos, pigmentos y grabados abstractos en sitios africanos que datan de hace más de 100.000 años, indicaría que las prácticas simbólicas habrían aparecido en este continente y serían la consecuencia del origen de nuestro especies en África.

Para otros, los neandertales y otras denominadas poblaciones arcaicas también tenían comportamientos simbólicos.

Ahora sabemos que nuestros antepasados más remotos transmitían algo con sus creaciones artísticas, que no eran el resultado del azar o de un intento de imitar a la naturaleza.

El arte rupestre y paleolítico refleja que desde el principio de los tiempos humanos somos capaces de dotar de significado a nuestras obras y de dejar un mensaje para futuras generaciones.

Referencia

Neuroimaging supports the representational nature of the earliest human engravings. E. Mellet  et al. Royal Society Open Science, 03 July 2019. DOI:https://doi.org/10.1098/rsos.190086
 
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una bacteria se transforma en un largo hilo para infectar células más rápidamente y crecer sin límites 7 febrero, 2022
    Una bacteria puede mutar su forma hasta convertirse en un interminable hilo y multiplicar por 100 veces su tamaño: de esta manera, logra infectar más células en menos tiempo. Es una virulenta variante de infección bacteriana que no se había identificado hasta el momento.
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan el primer agujero negro fuera de control en la Vía Láctea 7 febrero, 2022
    Por primera vez, un equipo internacional de científicos ha logrado detectar un agujero negro errante, solitario e inactivo en nuestra galaxia, a poco menos de 5.200 años luz de distancia de la Tierra. El misterioso objeto se mueve a través de la Vía Láctea a una velocidad de 45 kilómetros por segundo: los astrónomos confirmaron […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los abismos oceánicos están profusamente poblados de vida prístina 7 febrero, 2022
    Los abismos oceánicos triplican la diversidad microbiana de los niveles superiores de los mares terrestres, pero la mayor parte de esa vida es desconocida por la ciencia: lo revela el análisis de casi 1.700 muestras y dos mil millones de secuencias de ADN recogidas en todo el mundo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El universo temprano estaba siete veces más caliente que el actual 7 febrero, 2022
    El universo temprano tenía una temperatura siete veces mayor que la actual, han comprobado los astrofísicos: utilizaron una nube de vapor de agua proyectada por una lejana galaxia para observar el estado del Universo en sus primeras etapas. Nueva puerta para el estudio de la energía oscura.
    Redacción T21
  • El cerebro es como una máquina del tiempo 6 febrero, 2022
    El cerebro actualiza cada 15 segundos la información que procede de los ojos para que podamos gestionar la vida cotidiana sin que caigamos en alucinaciones. Es como una máquina del tiempo que nos proporciona estabilidad visual.
    Redacción T21
  • Las ardillas tienen el secreto de los viajes al espacio profundo 5 febrero, 2022
    La pérdida de masa muscular que sufren los astronautas en el entorno de gravedad cero del espacio se puede subsanar replicando el mecanismo natural que usan las ardillas para hibernar y despertarse meses después en perfecto estado físico.
    Redacción T21
  • Las primeras células se agruparon de forma autónoma, tanto en la Tierra como en Marte 4 febrero, 2022
    La formación autónoma de poblaciones de protocélulas o células primitivas, utilizando la energía presente en superficies naturales, podría haber sido el punto de partida de una ruta que habría culminado en la transformación de entidades no vivas en organismos vivos, según un nuevo estudio. 
    Pablo Javier Piacente
  • El agua de la Tierra existía antes que surgiera nuestro planeta 4 febrero, 2022
    La composición química del agua que hoy disfrutamos en la Tierra y que es primordial para la vida existía desde mucho antes de la formación de nuestro planeta: se conformó gracias a depósitos de gas que incluían vapor de agua, en los primeros 200.000 años del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Existe un mundo paralelo oculto? Un experimento con neutrones parece sugerirlo 4 febrero, 2022
    Un experimento desarrollado con neutrones en el reactor nuclear de Grenoble ha descubierto nuevos indicios de que las partículas que desaparecen inexplicablemente podrían haber emigrado a un universo paralelo. Y pueden volver al nuestro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las lunas podrían ser la clave para que los planetas alberguen vida 3 febrero, 2022
    Las lunas podrían ser un elemento crucial para que un planeta tenga la capacidad de albergar vida: según un nuevo estudio, los satélites naturales deben ser grandes en proporción al tamaño del planeta anfitrión, para que las posibilidades de hallar vida se incrementen.
    Pablo Javier Piacente