Tendencias21

Las personas tienden a ubicar su ‘yo’ en el corazón o en el cerebro

¿Dónde ubicamos nuestro ‘yo’? ¿En nuestro cerebro? ¿En nuestro corazón? No todo el mundo en el mismo sitio. Además, dependiendo de cual de estos dos órganos elijamos para tal fin, decidiremos cosas distintas, ha revelado una serie de estudios realizados por científicos de la Universidad de Rice y la Universidad de Columbia (EEUU). Por Yaiza Martínez.

Las personas tienden a ubicar su ‘yo’ en el corazón o en el cerebro

¿Dónde ubicamos nuestro ‘yo’? ¿En nuestro cerebro? ¿En nuestro corazón? No todo el mundo en el mismo sitio. Además, dependiendo de cual de estos dos órganos elijamos para tal fin, decidiremos cosas distintas.

Estas son algunas de las conclusiones de una serie de estudios realizados por científicos de la Universidad de Rice y la Universidad de Columbia (EEUU), en los  que también se ha constatado que la mayoría de las personas tienden a localizar su ‘yo’ en el cerebro.

¿De qué depende nuestra ubicación del yo? Según Hajo Adam, uno de los autores del trabajo, del autoconcepto que tengamos, es decir, de nuestras percepciones sobre nuestros pensamientos, sentimientos y acciones, en relación con los demás.

Dos tipos de autoconcepto

Desde este punto de vista, habría dos tipos de individuos, según los científicos norteamericanos: aquellos que tienen un autoconcepto independiente, y aquellos que tienen un autoconcepto interdependiente.

Los primeros gozan de un yo con carácter autónomo (no pendiente de otros), y a menudo se involucran en pensamientos, conversaciones y comportamientos que están conceptualmente relacionados con el cerebro.

Por el contrario, las personas con un autoconcepto interdependiente se ven más como parte de un grupo y tienen a ajustarse más a los demás. Estos individuos a menudo se involucran en pensamientos, conversaciones y comportamientos conceptualmente relacionados no sólo con el cerebro, sino también con el corazón.

Ubicación del yo

Estos dos tipos de autoconceptos fueron analizados en ocho estudios, realizados con grupos de entre 95 y 156 personas; de edades comprendidas entre los 20 y los 40 años. Aproximadamente, la mitad de ellas eran mujeres y la otra mitad hombres. La mayoría eran estadounidenses, pero también hubo un grupo de indios norteamericanos, que se sabe suelen tener un autoconcepto interdependiente.

En los primeros seis estudios, se constató que la preferencia general de localizar el yo en el cerebro era mayor entre hombres que entre mujeres, y entre los estadounidenses que entre los indios.

También que aquellos participantes con un autoconcepto  independiente eran más propensos a ubicar su yo en el cerebro; mientras que aquellos con un autoconcepto interdependiente tendían más a ubicarlo en el corazón.

Influencia en las decisiones

En el séptimo estudio, los investigadores analizaron la relación entre la ubicación del propio ser por parte de los participantes y sus juicios sobre asuntos médicos controvertidos, como la definición legal de ‘muerte’ o el aborto; y su toma de decisiones prosociales.

Se constató así, por un lado, que dicha ubicación influía en este tipo de juicios; y también en las decisiones prosociales. Así, las personas que creían que el yo está en el cerebro contribuyeron con más del doble de dinero a una organización benéfica para la lucha contra la enfermedad de Alzheimer que las que creían que el yo está en el corazón; mientras que los individuos que creían que el yo está en el corazón contribuyeron con más del doble de dinero que los otros a una organización benéfica de lucha contra las enfermedades coronarias.

Implicaciones

«Estos resultados sugieren que la ubicación de nuestro yo influye en procesos psicológicos y en toma de decisiones», afirman los investigadores. También, señalan, que los discursos de liderazgo, empresariales e incluso de marketing que invocan al corazón o al cerebro pueden ser más o menos persuasivos, dependiendo de donde sitúen sus destinatarios su propio yo.

Así, por ejemplo, los mensajes publicitarios dirigidos a personas con autoconceptos independientes podrían ser más eficaces si invocan más al cerebro que al corazón. Con las personas con un autoconcepto interdependiente sucedería justo lo contrario.

Una cuestión abierta

La discusión sobre la ubicación del yo dentro del cuerpo se remonta a tiempos pretéritos, pero sigue interesando. Desde la neurociencia, se sospecha que el yo es una construcción cerebral.  

Esto lo ha sugerido, explica el neurólogo Francisco Rubia en Tendencias21, el hecho de que la sección del cuerpo calloso del cerebro en pacientes con ataques epilépticos (para evitarles estos ataques) produzca en estos una escisión de su conciencia.

Así describía en 1961 el psicólogo norteamericano Roger Sperry el fenómeno: “Cada hemisferio (cerebral) parece tener sus sensaciones separadas y privadas, sus propios conceptos y sus propios impulsos para la acción. La evidencia sugiere que dos consciencias van en paralelo en ambos hemisferios de estas personas con cerebro escindido”.

Sin embargo, investigadores como la matemática Annie Marquier, especializada en el estudio de la intersección entre la ciencia y la conciencia y fundadora del Instituto para el Desarrollo de la Persona de Quebec (Canadá), han señalado que el corazón contiene un sistema nervioso independiente y bien desarrollado, con más de 40.000 neuronas y una compleja y tupida red de neurotransmisores. Por eso, este órgano puede influir en nuestra percepción de la realidad y en nuestras reacciones.

La cosa se complica aún más si pensamos que todos tenemos un sistema nervioso entérico o un “segundo cerebro” que se encuentra situado en nuestros intestinos, y que consiste en una compleja red de neuronas que recubre nuestras vísceras. Este sistema se encarga, en general, de que las funciones digestivas mantengan un funcionamiento coordinado e integrado, pero también de generarnos ciertas sensaciones, como los “nervios en el estómago” o las punzadas de angustia de las vísceras.

Si, por tanto, parece que corazón, cerebro, e incluso nuestros intestinos, son capaces de generar consciencia (entendida esta como el conocimiento que un ser tiene de sí mismo y de su entorno), ¿se puede decir realmente que el yo esté ubicado en un solo lugar del organismo? La cuestión parece tan fascinante como difícil de cerrar.     

Referencia bibliográfica:

Hajo Adam and Otilia Obodaru. Who You Are Is Where You Are: Antecedents and Consequences of Locating the Self in the Brain or the Heart. Organizational Behavior and Human Decision Processes (2015).
 
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21