Tendencias21

Las temperaturas estivales de Europa son las más altas de los últimos 2.000 años

La mayor parte de Europa ha experimentado veranos más calurosos a lo largo de las últimas décadas, como consecuencia del efecto de las actividades humanas sobre el clima, revela un estudio reciente que abarca 2.100 años de evolución del calor en nuestro continente. La investigación apunta asimismo a que el futuro impacto del cambio climático está subestimado.

Las temperaturas estivales de Europa son las más altas de los últimos 2.000 años

La mayor parte de Europa ha experimentado veranos más calurosos a lo largo de las últimas décadas, acompañados de olas de calor muy fuertes en los años 2003, 2010 y 2015.

Esta es la principal conclusión de una investigación reciente sobre las temperaturas estivales del continente que abarca un periodo de 2.100 años. La información utilizada fue tomada de los anillos de los troncos de los árboles y también de registros históricos de datos.

La finalidad del estudio era reconstruir la evolución de la temperatura de los veranos en Europa. Sus resultados fueron publicados el pasado 29 de enero en la revista Environmental Research Letters.  El trabajo ha sido firmado por 45 científicos de un total de 13 países.

Desde el siglo III a la actualidad

La investigación demuestra, además, que durante la época romana (hasta el siglo III) se experimentaron veranos cálidos, aunque las condiciones fueron generalmente más frías del siglo IV al VII. El período medieval, generalmente muy cálido, fue seguido por una época de frío denominada ‘Pequeña Edad de Hielo ‘ (siglos XIV a XIX).

A continuación, se produjo un calentamiento; muy pronunciado a principios del siglo XX y en las últimas décadas. Este está bien representado en los datos obtenidos de los anillos de los árboles y en evidencias históricas, en las cuales se ha basado la nueva reconstrucción.

Cambios mayores de lo que se creía

Estas evidencias indican asimismo que los cambios en la temperatura estival europea son mayores de lo que se pensaba y que, por tanto, los modelos climáticos podrían estar subestimando la gama completa de fenómenos climáticos extremos futuros, incluyendo las olas de calor.

En el pasado, la variabilidad climática en esta dirección se había asociado con grandes erupciones volcánicas y cambios en la cantidad de energía recibida del sol. Pero, según la investigación, el ascenso de las temperaturas en estos últimos 30 años exceden el rango derivado de estas variaciones naturales.

Por tanto, apoya las conclusiones alcanzadas por los expertos del Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), que señalan que el calentamiento reciente ha sido causado principalmente por la actividad antropogénica.

«Ahora tenemos una imagen detallada de cómo las temperaturas del verano han cambiado en Europa desde hace más de dos mil años, y podemos usarla para probar modelos climáticos de predicción de los impactos futuros del calentamiento global», asegura el coordinador del estudio, el profesor Jürg Luterbacher de la Universidad de Giessen en Alemania.

Referencia bibliográfica:

Luterbacher J et al. European summer temperatures since Roman times. Environmental Research Letters (2016). DOI: 10.1088/1748-9326/11/1/024001.

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario