Tendencias21

El poder de la neurodiversidad

Las extraordinarias capacidades que se ocultan tras el autismo, la hiperactividad, la dislexia y otras diferencias cerebrales

El poder de la neurodiversidad

Ficha Técnica

Título: El poder de la neurodiversidad
Autorb: Thomas Armstrong
b[Edita
: Editorial Paidós Barcelona. Primera edición, mayo 2012
Colección: Transiciones
Materia: Neurodiversidad
Traducción: Antonio Francisco Rodríguez Esteban
Número de páginas: 320 págs.
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-493-2588-5
PVP: 24,90 €

“Un emperador sabio sabe cómo elegir a la persona adecuada para la tarea adecuada. Es como un hábil carpintero que sabe utilizar madera recta para hacer varas, madera curva para hacer ruedas, madera larga para hacer vigas y madera corta para hacer postes. Por lo tanto, se utiliza la madera de todas las formas y extensiones. El emperador debería utilizar al personal de la misma forma, usando al sabio por su ingenio, al ignorante por su fuerza, al valiente por su valor y al tímido por su prudencia. Así como un buen carpintero no descarta ninguna madera, un emperador sabio no descarta a ningún hombre.” (Emperador Tang Taizon, año 648 d.C.)

En El poder de la neurodiversidad Thomas Armstrong aborda siete trastornos (autismo, TDAH, dislexia, trastornos del ánimo, trastornos de la ansiedad, discapacidad intelectual y esquizofrenia) que provocan reacciones y pensamientos negativos por parte de los profesionales, la familia y otras personas del entorno de aquellos individuos que los presentan, enfrentándose a su vida lastrados por unas bajas expectativas.

“Sin embargo, dice Armstrong, una vez que observamos sus vidas con más profundidad, empezamos a ver brillar sus capacidades, sus talentos, sus destrezas y su inteligencia. El proceso de investigar las dimensiones positivas de las personas con trastornos negativos puede suponer una diferencia capital en el proceso de ayudarlos a tener éxitos en la vida.” El autor alienta la importancia de rechazar el pensamiento basado en la enfermedad para abrazar una visión más positiva de quiénes son y quiénes pueden llegar a ser aquellos seres humanos afectados por esos trastornos. La palabra neurodiversidad expresa este sentido afirmativo.

El término “neurodiversidad” ayuda a que empecemos a utilizar un lenguaje más positivo para hablar del cerebro en sus múltiples variaciones. No es que el autor quiera caer en un optimismo exagerado que niegue el sufrimiento indecible de quienes padecen alguno de los trastornos que aquí se señalan, ni el dolor para sus seres queridos y para quienes cuidan de ellos. “Pero hemos adquirido una visión unilateral en nuestra orientación basada en la enfermedad, y necesitamos tiempo para explorar el aspecto positivo a fin de corregir este desequilibrio.

Si en el campo de la biodiversidad, apuntala Armstrong, hemos reconocido la necesidad de ser una cultura sostenible, aprendiendo a no desprendernos de objetos (ordenadores, monitores, muebles, colchones, lámparas, cámaras) que puede reciclarse fácilmente, tenemos que aprender esta lección en el campo de los recursos humanos. “En la población neurodiversa hay muchos talentos y habilidades literalmente desperdiciadas porque los empresarios no han sabido ver las destrezas con las que esas personas podrían contribuir al éxito de sus negocios. Solo el seis por ciento de las personas con autismo trabaja a jornada completa. Solo trabaja el treinta y uno por ciento de las personas con discapacidades intelectuales, aunque son muchos más los que quieren hacerlo. Un aplastante noventa por ciento de los adultos con enfermedades graves está desempleado, el peor nivel de desempleo en cualquier grupo de discapacidad”.

Sin embargo, a lo largo de esta obra, el autor pone en evidencia “cómo individuos que los demás consideran problemáticos tienen dones que deberían compartir con el mundo que les rodea: el pensamiento visual de los disléxicos, la búsqueda de novedades de las personas con TDAF, el talento artístico de algunos individuos con trastorno bipolar, el sentido del humor y la mímica de muchas personas con discapacidad intelectual, la sensibilidad mística y poética del esquizofrénico. Esto no quiere decir que se esté hablando de arrojar a las personas neurodiversas al mundo laboral sin proporcionarles ayuda de ningún tipo, esperando que sus habilidades les sirvan de balsa de rescate.”

Hemos de reconsiderar los juicios y los prejuicios que posee nuestra cultura sobre los individuos neurodiversos, sin los cuales nuestra humanidad se empobrecería. Hagamos lo que podamos, dice Armstrong, para preservar esos genes aberrantes que hacen que nuestra civilización sea vital, diversa e interesante.

Sumario

Prefacio

1. Neurodiversidad: ha llegado el momento de un nuevo concepto
2. La alegría del cerebro hiperactivo
3. El lado positivo de ser autista
4. Un tipo diferente de estudiante
5. El don de ánimo
6. Las ventajas de la ansiedad
7. El arcoíris de inteligencias
8. Pensar en una clave diferente
9. Neurodiversidad en el aula
10. El futuro de la neurodiversidad

Recursos
Notas
Índice analítico y de nombres

El poder de la neurodiversidad

Datos del autor

El doctor Thomas Armstrong es autor y conferenciante con más de treinta años de experiencia en la enseñanza. Sus libros han dido traducidos a veinticinco idiomas, ha escrito para más de treinta periódicos y revistas y ha aparecido en diversos programas de radio y de televisión de importantes cadenas como la BBC o la CNN.

El doctor Armstrong ha ofrecido innumerables conferencias, discurso y presentaciones en los últimos veinte años. Entre sus libros se cuenta inteligencias múltiples en el aula, también publicado por Paidós.

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario