Tendencias21

La guerra de los agujeros negros

Una controversia científica sobre las leyes últimas de la Naturaleza

Ficha Técnica

Título: «La guerra de los agujeros negros». Una controversia científica sobre las leyes últimas de la
Naturaleza
Autor: Leonard Susskind
Edita: Crítica. Bardelona, 2009

“¿Qué sucede cuando algo cae en un agujero negro? ¡Desaparece! Es lo que afirmó hace treinta años un joven físico llamado Stephen Hawking suscitando un fecundísimo debate sobre las leyes fundamentales del universo. Leonard Susskind, padre de la teoría de cuerdas y uno de los físicos más eminentes de nuestro tiempo, y Gerard t´ Hooft, premio Nobel de física, conscientes del gran reto que implicaba la propuesta de Hawking, fiel a la teoría de la relatividad general, contraatacaron con las leyes de la mecánica cuántica en la mano.

La guerra de los agujeros negros no es, simplemente, la historia de aquel enfrentamiento -por mucho que en el libro se explique con gran brillantez y sentido del humor- entre los más grandes científicos de nuestro tiempo; en realidad, lo que nos transmite es la tensión intelectual permanente de estos sabios y el esfuerzo que realizaron para aparcar momentáneamente sus más firmes convicciones y tratar de reconciliar ambas teorías para progresar hacia la construcción de una teoría cuántica de la gravedad y llegar a desentrañar algún día, las incógnitas últimas del universo.”

Si bien el físico danés Gerard `t Hooft y Leonard Susskind combatieron durante casi dos décadas la teoría de Stephen Hawking, que era seguida por un pequeño grupo de relativistas, es a comienzo de los años noventa cuando muchos físicos teóricos – especialmente teóricos de cuerdas- se dieron cuenta de la amenaza que Hawking había planteado, y entonces la mayoría de ellos la consideraron errónea. Al menos errónea durante un tiempo.

La guerra de los agujeros negros fue una controversia científica genuina; no se parecía en nada a los pseudos-debates sobre el diseño inteligente o la existencia del calentamiento global, afirma el autor. Por el contrario, la división sobre los agujeros negros era muy real. Físicos teóricos eminentes no podían estar de acuerdo en qué principios de la física había que conservar y cuáles había que abandonar. ¿Debían seguir a Hawking, con sus visiones conservadoras del espacio-tiempo, o a `t Hooft y a Susskind con sus visiones conservadoras de la mecánica cuántica? Ambos puntos de vista, afirma el autor, parecían llevar a paradojas y contradicciones.

La guerra de los agujeros negros no fue una guerra entre enemigos encarnizados, aclara Leonard Susskind, de hecho los participantes principales son amigos. Pero fue una fiera batalla intelectual entre personas que se respetaban profundamente pero también discrepaban profundamente

Índice

Introducción

Primera parte. Se forma la tormenta

1. El primer disparo
2. La estrella oscura
3. No es la geometría de su abuelo
4. “Einstein, no le digas a Dios lo que tiene que hacer”
5. Planck inventa un patrón de medida mejor
6. En un bar de Broadway
7. Energía y entropía
8. Los chicos de Wheeler, o ¿cuánta información se puede acumular en un agujero negro?
9. Luz negra

Segunda parte. Ataque sorpresa

10. Cómo perdió Stephen sus bits y no supo dónde encontrarlos
11. La resistencia danesa
12. ¿A quién le importa?
13. Jaque ahogado
14. Escaramuza en Aspen

Tercera parte. Contraataque

15. La batalla de Santa Bárbara
16. ¡Esperen! Invierta el recableado
17. Ahab en Cambridge
18. El mundo como un holograma

Cuarta parte. Se cierra el círculo

19. Arma de destrucción masiva
20. El avión de Alicia, o la última hélice visible
21. Contando agujeros negros
22. América del Sur gana la guerra
23. ¿Física nuclear? ¡Están dando a luz!
24. Humildad

Epílogo
Agradecimientos
Glosario
Índice analítico

Algunos datos del autor

Leonard Susskind, nació en 1940. Se doctoró en Física en la Universidad de Cornell en 1965. Catedrático (Felix Bloch professor) de Física Teórica en la Universidad de Stanford desde 1979, es considerado uno de los padres de la teoría de cuerdas y entre sus otros campos de interés se encuentran la teoría cuántica de los campos, la mecánica estadística cuántica y la cosmología cuántica . Es miembro de la National Academy of Sciences y de la American Academy of Arts and Sciences, ambas de Estados Unidos. En 1998 fue galardonado por el Premio Sakurai JJ por su contribuciones pioneras a los modelos de cadenas de hadrones, teorías de gauge de celosía, la cromodinámica cuántica y la ruptura de la simetría dinámica. Es autor de «El paisaje cósmico» (Crítica).

Alicia Montesdeoca

Hacer un comentario