Tendencias21

La letra perdida

La letra perdida

Ficha Técnica

Título: La letra perdida
Autor: Fernando López Guisado
Edita: Ediciones Vitruvio . Madrid. Primera edición
Colección: Baños del Carmen, nº 332
Materia: Poesía
Número de páginas: 68
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-940523-5-4
PVP: 8,95 €

La letra perdida es un libro de poemas que su autor, Fernando López Guisado, publica tras más de catorce años en silencio: estos versos, afirma, “significan para mí una nueva aventura, un barco repleto de futuro que transporta buena parte de mi alma. Supone un canto que no deja indiferente, quizá sea algo triste y oscuro en ocasiones, pero también abierto a la esperanza; alude a experiencias vitales por las que todos pasamos y con las que, sin duda, el lector se va a identificar”.

De su blog tomamos la presentación que el propio autor hace de esta obra:

“En la vida siempre quedan cosas pendientes: nos transforman en fantasmas, produciendo un residuo en el alma que nos impide descansar incluso antes de la muerte. Suelen manifestarse como sentimientos intensos que en su tiempo jamás verbalizamos, pero que merecerían ser expresados. Nos precipitan a esa noche oscura, un viaje por las avenidas de nuestro interior durante muchos años de silencio, en esta época de nortes perdidos, mobbing, correos electrónicos y matrimonios que deben vivir su amor a contrarreloj sometidos a la rutina.

En mi caso particular, después del segundo libro, dejé de intentar publicar nada, por la falsedad circundante y, sobre todo, por el miedo al fracaso. Marqué distancia con el mundo literario como quien abandona una tierra falsa. Perdí, en cierta manera, mi pilar y mi esperanza: la voz. Una voz que luchaba por ser reconquistada, no sin la aventura de un paseo por el infierno.

Pero nunca dejé de escribir poesía. La Letra Perdida relata ese viaje. Una expresión del sentimiento personal pero que se transmite de forma universal: todas las personas guardan la necesidad de encontrarse a sí mismas al descubrir que muchos de los principios que regían sus vidas tienen los pies de barro. He tratado de volcar en estos versos unos referentes culturales propios de mi generación, criada en los años ochenta, que ahora ha extraviado su lugar en un futuro distinto al prometido.

Este libro trata de ser el grito de los que están perdidos, recorriendo una senda difusa, aprendiendo duramente a envejecer y a distinguir lo valioso entre las sombras: a diferenciar la copa que ofrece el veneno. Narra la historia de todos aquellos que han tenido miedo y han comprobado con humildad que cualquier punto de vista resulta una Verdad igual de válida.

No obstante, no realizamos en soledad ese viaje iniciático por el silencio, aunque tengamos la certeza de que es así: hay constantes, maestros, amigos y amores, partes de aquello primordial que nunca nos podrán arrebatar. Nos ayudan a levantarnos, a reformar nuestro yo, a ser mejores, a ser auténticos. A ser nosotros, a pesar del miedo.

Por eso, este viaje y este libro muestran que hay luz al final del túnel. Que no exista una Verdad única no implica impotencia para reconocer la falsedad. Se trata de un regreso a la pureza del mar, caminando con el amor verdadero por una avenida de tilos; una recuperación de lo bello y sencillo que sobrepasa las apariencias. Un renacer a la esperanza, dejando de ser un espectro, asimilando lo que quedó pendiente.

Del libro reproducimos dos poemas:

Desnuda como mar en el sueño.
Cálida, interminable
promesa de aventura nacida en arena y sol.
Profunda bajo las nubes de otoño.
Peligrosa bajo el viento del norte.

Rosa nueva en el mapa del ocaso
Que hiere de belleza fresca,
entre brisa y hambre.

Todo fue creado para ti.

Suspiro: siete olas
surgiendo tras tu estela,
y, a lo lejos,
mirarte
moverte;
intervalo entre silencios
y sonrisas de espuma, insistiendo suave,
crepitando contra mí.

Viene a verme un susurro
desde incontables costas
desde océanos cubiertos de bruma.

Se acerca bailando, como un latido.
Me invoca hacia lugares inconclusos,
hacia despedidas ensoñaciones,
y a calles repletas de gente ajena
que me miran y sujetan su sombrero.

Todo apesta a perfume preso y carne
ahumada. Me pregunto
si ya estuve allí, y regreso al mar:
hablo con su escarpada superficie,
con esa sinceridad de sus olas.

Nado hasta que las manos se agrietan
y los dientes falsos saben a sangre.

Datos del autor

La letra perdida

Fernando López Guisado nació en Madrid en 1977, es autor de los libros Aromas de soledad, El Altar de los siglos y Porque nunca fue suyo. Está incluido en varias antologías y colabora en El Pulso, Escritores de Rivas y Ágora, papeles de arte dramático. La letra perdida contiene su trabajo poético de los últimos años.

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario