Tendencias21
Lo bueno es relativo también para las hormigas

Lo bueno es relativo también para las hormigas

Las hormigas valoran las cosas en función de las expectativas, tanto propias como de las otras hormigas. Su cerebro es como la cabeza de un alfiler, pero razona como el cerebro humano: compartimos con ellas los juicios de valor relativo.

Lo bueno es relativo también para las hormigas

Para los humanos, casi todo es relativo. La forma en que juzgamos nuestros salarios, a nuestro gobierno y a nuestros amigos depende en gran medida de lo que esperamos y de lo que ha sido nuestra experiencia previa.

Investigadores de las Universidades de Regensburg y Passau, en Alemania, han descubierto ahora que las hormigas, como nosotros, juzgan el valor de las cosas en relación con sus expectativas.

En el pasado, la economía tradicional asumía que el valor de las cosas es algo fijo: un euro vale lo que podemos comprar: por ejemplo, una botella de cerveza.

Sin embargo, el mundo de la economía clásica se rompió cuando los psicólogos comenzaron a revisar estas suposiciones. Rápidamente se hizo evidente que las personas son fácilmente influenciadas por sus puntos de referencia, a veces arbitrarios.

Si no esperamos una bebida, entonces una cerveza puede percibirse de manera muy positiva. Pero si esperamos champán, una cerveza puede ser bastante decepcionante.

En 2002, el psicólogo norteamericano e israelí Daniel Kahnemann recibió el Premio Nobel de Economía por haber integrado aspectos de la investigación psicológica en la ciencia económica, especialmente en lo que respecta al juicio humano y la toma de decisiones bajo incertidumbre.

Llamó la atención que el Nobel de Economía recayera en un psicólogo, particularmente por su trabajo sobre los juicios de valor relativo. Los científicos han comenzado también a preguntarse si este comportamiento es un rasgo exclusivamente humano.

También las hormigas

«Las hormigas tienen un cerebro más pequeño que la cabeza de un alfiler», explica la bióloga Stephanie Wendt, autora del estudio, en un comunicado.

Y añade: «sin embargo, las hormigas aprenden muy rápido y pueden memorizar rutas o entender que cierto olor significa que la comida está llegando. Queríamos saber si estos recuerdos influyen en la forma en que califican la calidad de los alimentos».

Wendt enseñó a las hormigas a esperar alimentos muy dulces en un caso y alimentos menos dulces en otro. Una vez que los animales aprendieron a esperar un alimento dulce, les dio otro alimento menos dulce para observar su comportamiento.

«Al final, todas las hormigas recibieron la misma calidad de alimento medio-dulce, por lo que deberían haber mostrado la misma reacción. Pero no fue así», señala Wendt.

Las hormigas que esperaban alimentos dulces, a menudo rechazaban el alimento medio-dulce. Y no solo eso: al igual que en los humanos, la percepción de las hormigas está influenciada también por los valores de otras hormigas de la colonia.

Mismos juicios relativos

«La gente a menudo orienta sus expectativas salariales según los salarios de sus semejantes», añade Tomer Czaczkes, el director del estudio. Y añade: «Las hormigas parecen hacer algo similar».

Cuando los insectos traen algo al nido para comer, lo dividen para que otras hormigas puedan encontrar la comida por sí mismas.

Y el comportamiento de las otras hormigas, en este caso, también está influenciado por el valor que otorga al alimento otra hormiga.

«Si una hormiga acaba de obtener un buen alimento de otra hormiga, es probable que rechace en el futuro alimentos de inferior calidad. Sin embargo, si ella solo ha conocido la mala comida, estará satisfecha con la calidad mediocre que le ofrece otra hormiga”, añade Czaczkes.

Es decir, al igual que los humanos, la valoración de las cosas depende por un lado de las expectativas que nos hacemos sobre esas cosas, pero también de las expectativas que los demás se han hecho de esas mismas cosas.

Comportamientos económicos

La investigación de los comportamientos humanos suele ser un desafío, ya que la cultura y la educación afectan al comportamiento, particularmente a las decisiones económicas.

Andreas Roider, un economista que también participó en el estudio, señala al respecto: «trabajar con hormigas es bastante inusual para un economista, pero definitivamente ofrece una nueva perspectiva sobre cómo podemos entender el comportamiento económico humano».

Y concluye: las hormigas no pueden llegar a gobernar el mundo, pero son más parecidas a nosotros de lo que pensamos.

Referencia

Positive and negative incentive contrasts lead to relative value perception in ants. Stephanie Wendt  et al. eLife 2019;8:e45450. DOI: https://doi.org/10.7554/eLife.45450
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una bacteria se transforma en un largo hilo para infectar células más rápidamente y crecer sin límites 7 febrero, 2022
    Una bacteria puede mutar su forma hasta convertirse en un interminable hilo y multiplicar por 100 veces su tamaño: de esta manera, logra infectar más células en menos tiempo. Es una virulenta variante de infección bacteriana que no se había identificado hasta el momento.
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan el primer agujero negro fuera de control en la Vía Láctea 7 febrero, 2022
    Por primera vez, un equipo internacional de científicos ha logrado detectar un agujero negro errante, solitario e inactivo en nuestra galaxia, a poco menos de 5.200 años luz de distancia de la Tierra. El misterioso objeto se mueve a través de la Vía Láctea a una velocidad de 45 kilómetros por segundo: los astrónomos confirmaron […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los abismos oceánicos están profusamente poblados de vida prístina 7 febrero, 2022
    Los abismos oceánicos triplican la diversidad microbiana de los niveles superiores de los mares terrestres, pero la mayor parte de esa vida es desconocida por la ciencia: lo revela el análisis de casi 1.700 muestras y dos mil millones de secuencias de ADN recogidas en todo el mundo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El universo temprano estaba siete veces más caliente que el actual 7 febrero, 2022
    El universo temprano tenía una temperatura siete veces mayor que la actual, han comprobado los astrofísicos: utilizaron una nube de vapor de agua proyectada por una lejana galaxia para observar el estado del Universo en sus primeras etapas. Nueva puerta para el estudio de la energía oscura.
    Redacción T21
  • El cerebro es como una máquina del tiempo 6 febrero, 2022
    El cerebro actualiza cada 15 segundos la información que procede de los ojos para que podamos gestionar la vida cotidiana sin que caigamos en alucinaciones. Es como una máquina del tiempo que nos proporciona estabilidad visual.
    Redacción T21
  • Las ardillas tienen el secreto de los viajes al espacio profundo 5 febrero, 2022
    La pérdida de masa muscular que sufren los astronautas en el entorno de gravedad cero del espacio se puede subsanar replicando el mecanismo natural que usan las ardillas para hibernar y despertarse meses después en perfecto estado físico.
    Redacción T21
  • Las primeras células se agruparon de forma autónoma, tanto en la Tierra como en Marte 4 febrero, 2022
    La formación autónoma de poblaciones de protocélulas o células primitivas, utilizando la energía presente en superficies naturales, podría haber sido el punto de partida de una ruta que habría culminado en la transformación de entidades no vivas en organismos vivos, según un nuevo estudio. 
    Pablo Javier Piacente
  • El agua de la Tierra existía antes que surgiera nuestro planeta 4 febrero, 2022
    La composición química del agua que hoy disfrutamos en la Tierra y que es primordial para la vida existía desde mucho antes de la formación de nuestro planeta: se conformó gracias a depósitos de gas que incluían vapor de agua, en los primeros 200.000 años del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Existe un mundo paralelo oculto? Un experimento con neutrones parece sugerirlo 4 febrero, 2022
    Un experimento desarrollado con neutrones en el reactor nuclear de Grenoble ha descubierto nuevos indicios de que las partículas que desaparecen inexplicablemente podrían haber emigrado a un universo paralelo. Y pueden volver al nuestro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las lunas podrían ser la clave para que los planetas alberguen vida 3 febrero, 2022
    Las lunas podrían ser un elemento crucial para que un planeta tenga la capacidad de albergar vida: según un nuevo estudio, los satélites naturales deben ser grandes en proporción al tamaño del planeta anfitrión, para que las posibilidades de hallar vida se incrementen.
    Pablo Javier Piacente