Tendencias21
Logran la superconductividad aumentando la presión en dos fases

Logran la superconductividad aumentando la presión en dos fases

Un equipo de científicos internacional ha descubierto que las extremadamente bajas temperaturas que se requieren para conseguir la superconductividad de los materiales se pueden inducir aumentando mucho la presión y, además, en dos fases diferentes. El estudio, que publica hoy Nature, se ha centrado en un cristal de óxido de bismuto de tres capas denominado “Bi2223”.

Logran la superconductividad aumentando la presión en dos fases

Los superconductores son más de 150 veces más eficaces que los cables de cobre a la hora de conducir la electricidad. Sin embargo, para conseguir el estado de superconductividad, estos materiales deben ser enfriados por debajo de una temperatura extremadamente baja, llamada de transición (temperatura de transición superconductora, Tc), a cuyo punto la resistencia eléctrica normal desaparece. Desarrollar superconductores con temperaturas de transición más altas es uno de los mayores retos de los físicos. Ahora, un equipo liderado desde el Laboratorio de Geofísica de la Institución Carnegie para la Ciencia (EEUU) ha descubierto de forma inesperada que la temperatura de transición puede se puede inducir bajo dos diferentes presiones intensas en un cristal de óxido de bismuto de tres capas denominado “Bi2223”.

La presión más alta produce la temperatura de transición requerida. Los científicos piensan que este fenómeno en dos fases se produce a partir de la “competición” del comportamiento electrónico en diferentes tipos de capas de oxígeno-cobre en el cristal. El trabajo se publica esta semana en la revista Nature.

Hasta ahora, los materiales con carga de cobre llamados cupratos habían sido los únicos superconductores cuyas temperaturas de transición eran mayores que el punto de de ebullición del nitrógeno líquido a -321° F (77 K). Todavía supone un reto saber si se pueden conseguir temperaturas de transición más altas en estos materiales.

“Bi2223 es como una tarta con capas”, explica el autor principal Xiao-Jia Chen, de la Institución Carnegie. “En la parte superior y en la inferior existen capas de óxido de bismuto aislantes. Dentro de ellas, están las capas de óxido de estroncio. Después están las capas de óxido de cobre, después las de calcio y, finalmente, en el medio hay otra capa de óxido de cobre. Algo muy interesante es que las capas de óxido de cobre más externas y más internas tienen propiedades físicas diferentes lo que provoca un desequilibrio de la carga eléctrica entre las capas”.

Uno de los modos que han encontrado los científicos de aumentar la temperatura de transición de los materiales superconductores es “doparlos” añadiendo partículas cargadas. Bajo una presión normal, la temperatura de transición dopada óptima de Bi2223 es de -265° F (108K). Los científicos han sometido los cristales dopados del material a un rango de presiones de hasta 359.000 veces la presión atmosférica a nivel del mar (36,4 gigapascales), la presión hasta ahora más alta para las mediciones magnéticas en superconductores cupratos. La primera temperatura de transición más alta tuvo lugar a 100.666 atmósferas (10,2 GPa).

A 237.000 atmósferas reaparece la superconductividad

“Después de eso, las presiones aumentadas terminaron con temperaturas de transición más bajas”, remarca Chen. “Entonces, para nuestra sorpresa total a unas 237.000 atmósferas (24 GPa) el estado de superconducción apareció de nuevo. Incluso bajo una presión mayor, 359.000 atmósferas, la temperatura de transición aumentó a -215° F (136K). Esta fue la presión más alta que nuestro sistema de medición pudo detectar”.

Otra investigación ha demostrado que algunos materiales superconductores de múltiples capas como este presentan comportamientos electrónicos y vibratorios diferentes en capas distintas. Los investigadores piensan que 237.000 atmósferas podría ser un punto crítico donde la presión omite un comportamiento y permite la superconductividad.

“El descubrimiento ofrece nuevas perspectivas para crear temperaturas de transición más altas en superconductores cupratos de múltiples capas. La investigación puede ofrecer una forma prometedora de diseñar y crear una ingeniería de superconductores con temperaturas de transición mucho más altas en condiciones ambientales”, destaca el coautor Viktor Struzhkin, también de la Institución Carnegie.

Los factores que controlan la superconductividad en los superconductores de alta Tc todavía no se comprenden bien. En los óxidos de cobre de múltiples capas, tales como Bi2223 (Bi2Sr2Ca2Cu3O10+δ), la superconductividad se ha demostrado recientemente que compite con otro tipo de ordenamiento electrónico, como el antiferromagnetismo o las ondas de densidad de carga. En otros superconductores que muestran tal competición, la Tc del superconductor se maximiza cuando está sometida a condiciones que inhiben el orden de competición, pero no se sabe si esto puede realizarse en materiales de alta Tc.

Xiao-Jia Chen y colegas han usado mediciones magnéticas y ópticas para supervisar la variación de la Tc mientras aumentaba la presión. Los autores sugieren que el cambio en el comportamiento a 24 gigapascales refleja un cruce dirigido por la presión en los planos “internos” del CuO2 del Bi2223, que no participan en la superconductividad a bajas presiones.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Diminutos drones imitan la memoria "instantánea" de las hormigas 23 julio, 2024
    Científicos e ingenieros han integrado distintos conocimientos biológicos y de Inteligencia Artificial (IA) para crear una estrategia de navegación autónoma inspirada en insectos, pensada para robots pequeños y livianos. La estrategia permite que estos mini drones regresen a casa después de largas trayectorias, requiriendo escasa potencia y memoria. De esta manera, se vuelven más operativos […]
    Pablo Javier Piacente
  • Venus albergaría alguna forma de vida 23 julio, 2024
    Dos nuevas investigaciones han detectado por separado evidencia de fosfina y amoníaco, posibles biomarcadores en las nubes de Venus. Los signos de estos dos gases en la espesa capa global de nubes de Venus podrían indicar la presencia de alguna forma de vida microbiana, en un planeta cuya superficie alcanza una temperatura de 450°C.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren "oxígeno oscuro" en el fondo del Pacífico 23 julio, 2024
    Un estudio ha descubierto un mecanismo desconocido que genera oxígeno en profundidades marinas donde la fotosíntesis es imposible. El hallazgo desafía el consenso científico sobre cómo se produce el oxígeno y puede revolucionar la minería marina.
    Redacción T21
  • Detectan misteriosos objetos "invisibles" flotando en el espacio profundo 22 julio, 2024
    Los investigadores sugieren que delante de los púlsares, los restos altamente magnetizados de estrellas muertas que giran como faros cósmicos, pueden estar navegando enormes masas invisibles, provocando retrasos apenas perceptibles en las señales de radio emitidas. Teniendo en cuenta que creen que no se trata de planetas ni pueden confirmar aún que respondan a la […]
    Pablo Javier Piacente
  • El agua de la Tierra pierde oxígeno rápidamente y podría ser muy grave para el planeta 22 julio, 2024
    Los suministros de oxígeno disuelto en cuerpos de agua en todo el mundo están disminuyendo rápidamente: los científicos indican que es uno de los mayores riesgos para el sistema de soporte vital de la Tierra, y que habría que incluir el problema como un nuevo límite planetario, que son umbrales dentro de los cuales la […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los drones ya pueden surcar en masa los cielos de las ciudades inteligentes 22 julio, 2024
    Gracias a la IA, es posible gestionar con éxito el tráfico de hasta 100 drones en un área circular de 250 metros de ancho, lo que abre el camino a una nueva fase de UAS autónomos, útiles para futuras ciudades inteligentes y el control de tráfico aéreo descentralizado.
    Redacción T21
  • Descubren el «motor» genético que hace funcionar al reloj circadiano del cerebro 22 julio, 2024
    El reloj circadiano, encargado de controlar los tiempos en el cerebro, recibe una importante ayuda del gen Npas4, que le permite «ordenar» la actividad de otros genes para poder mantener de esta forma la regulación de los ritmos temporales. Es la conclusión a la que ha arribado un grupo de científicos del Centro Médico Southwestern […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un sistema de defensa planetaria "redescubre" al temido asteroide Apophis 21 julio, 2024
    Un centenar de científicos de 18 países llevaron adelante un “simulacro” de lo que sería un escenario de posible impacto contra la Tierra de un asteroide peligroso. En ese marco, evaluaron nuevamente al asteroide Apophis, que no presenta riesgos reales durante más de 100 años, y definieron sus características. El ejercicio resultó exitoso, tanto en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Pulpos, calamares y cangrejos pueden sentir lo que les hacemos 20 julio, 2024
    Los científicos insisten: hay suficientes indicios de que invertebrados marinos, como los pulpos, calamares, camarones y cangrejos de río, pueden sentir emociones, al igual que los peces y otros vertebrados, lo que plantea un debate moral en la sociedad humana.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los tiburones podrían tener el secreto de la longevidad 19 julio, 2024
    Los tiburones centenarios de Groenlandia podrían contener el secreto para vivir más tiempo: pueden sobrevivir durante al menos 272 años, pero podrían llegar a vivir hasta 400. Los investigadores creen que descubrir los secretos de cómo envejecen estos peces puede ayudar a los humanos a desarrollar vidas más largas y saludables.
    Pablo Javier Piacente