Tendencias21
Los antidepresivos están exterminando a los peces

Los antidepresivos están exterminando a los peces

El antidepresivo fluoxetina, conocido por la marca comercial Prozac, pone en riesgo a los peces de todo el mundo frente a la elevada contaminación fluvial que genera. Disminuye la resiliencia y produce cambios en el comportamiento individual en las poblaciones de peces.

Según una nueva investigación liderada por la Universidad de Monash, las poblaciones de peces de todo el mundo están en riesgo debido a los crecientes niveles de contaminación por productos farmacéuticos en las vías fluviales.

Concretamente, se ven afectados por la contaminación generada por el antidepresivo fluoxetina (Prozac), que compromete la resiliencia en las poblaciones de peces al reducir drásticamente las diferencias en el comportamiento de los individuos.

En un comunicado, los científicos a cargo de la investigación sostienen que al vivir en un planeta cada vez más contaminado, los diversos impactos de los productos químicos que se desechan en los cursos de agua no se comprenden correctamente y hasta pueden pasarse por alto muy fácilmente.

En las conclusiones de su estudio, publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B, los especialistas indican que grandes cantidades de medicamentos consumidos por humanos y animales llegan a los ríos, lagos e incluso al agua potable. En el caso de los peces, los antidepresivos parecen ser especialmente nocivos.

De acuerdo a los científicos, concentraciones muy bajas de fluoxetina en el agua provocan que los animales se comporten de manera similar entre sí, borrando sus características individuales. Como consecuencia de esto, las poblaciones de peces disminuyen su capacidad para adaptarse a los cambios en el entorno y reducen notoriamente sus indicadores de resiliencia.

Comportamiento homogéneo

El principal inconveniente es que si los peces no conservan sus comportamientos individuales, las poblaciones de estas especies incrementan considerablemente su riesgo de desaparecer, debido a la imposibilidad de adaptarse a los cambios ambientales. En un planeta en el cual estos procesos se están dando cada vez más vertiginosamente, el peligro es aún mayor.

La causa es simple: como los peces requieren acoplarse a un escenario ambiental en constante cambio, algunos individuos pueden mantener patrones de comportamiento que los llevan a perecer, mientras otros logran adaptarse mejor. Sin embargo, si los comportamientos son uniformes y se eliminan las diferencias individuales, los casos de adaptación positiva disminuyen al mismo ritmo.

Por otra parte, como los productos farmacéuticos están diseñados específicamente para provocar efectos biológicos a bajas concentraciones, es probable que puedan generar impactos más potentes y perjudiciales en especies no consideradas entre sus objetivos, como en este caso los peces.

Impacto en varias generaciones

Vale recordar que la fluoxetina, empleada en el tratamiento de la depresión y el trastorno obsesivo compulsivo, es uno de los fármacos psicoterapéuticos más utilizados a nivel mundial, teniendo en cuenta además el elevado número de diagnósticos relacionados con estas enfermedades.

Debido a esto, se trata de uno de los contaminantes ambientales con mayor presencia en las aguas superficiales en todo el mundo. En el marco de la investigación australiana, los especialistas hallaron un impacto especialmente negativo de este antidepresivo en las poblaciones de peces.

Luego de analizar distintas poblaciones que fueron expuestas a la fluoxetina durante varias generaciones, los científicos comprobaron que la diversidad de comportamientos se erosiona considerablemente en los peces.

Este comportamiento homogéneo, como se explicó anteriormente, pone en riesgo a numerosas poblaciones en diversos puntos del planeta, que se vuelven absolutamente vulnerables a los cambios climáticos.

Ahora, los científicos están estudiando cómo los antidepresivos y otros contaminantes del agua influyen en otros rasgos individuales en los peces, como por ejemplo el metabolismo o la reproducción. De esta forma, podrán estimar con mayor precisión hasta dónde se encuentra afectada la supervivencia de estas especies.

Referencia

Psychoactive pollution suppresses individual differences in fish behaviour. Polverino Giovanni, Martin Jake M., Bertram Michael G., Soman Vrishin R., Tan Hung, Brand Jack A., Mason Rachel T. and Wong Bob B. M. Proceedings of the Royal Society B (2021).DOI:http://doi.org/10.1098/rspb.2020.2294

Foto: Sebastian Pena Lambarri en Unsplash.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

1 comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan por primera vez materia oscura en un cúmulo galáctico 14 febrero, 2024
    La materia oscura identificada, detectada indirectamente en un cúmulo conformado por miles de galaxias, podría ayudar a los científicos a comprobar la existencia de una estructura a gran escala que se extiende por todo el Universo: de esta forma, un "andamiaje" de materia oscura atravesaría todo el cosmos y sería el sostén de innumerables galaxias, […]
    Pablo Javier Piacente
  • El primer implante cerebral de Neuralink en un humano está rodeado de misterio 14 febrero, 2024
    Existen dudas sobre si el primer implante cerebral a un humano, anunciado por Elon Musk el 29 de enero, se ha producido realmente, ya que todo está rodeado de falta de transparencia, ausencia de certificación científica, escasos detalles sobre su tecnología, sus métodos y sus resultados.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren un fármaco de animación suspendida que imita la hibernación 14 febrero, 2024
    Descubren un fármaco de "animación suspendida" que imita la hibernación y podría mejorar el trasplante de órganos, asegurar la supervivencia ante lesiones traumáticas y facilitar los viajes espaciales de larga duración.
    Redacción T21
  • La muerte los llama y ellos se juntan 13 febrero, 2024
    Un experimento desarrollado en "granjas de cadáveres" permitió comprobar que la descomposición de cuerpos humanos y de otras especies atrae siempre a las mismas variedades de microorganismos y hongos, sin importar el clima, la estación del año o la ubicación en el globo. Un mejor conocimiento de esta comunidad "universal" de descomponedores permitirá importantes avances […]
    Pablo Javier Piacente
  • Una corriente oceánica fundamental para el equilibrio climático podría anticipar su colapso 13 febrero, 2024
    Los científicos han descubierto una señal de advertencia clave antes que una corriente crucial del Atlántico colapse y sumerja al hemisferio norte en un verdadero caos climático: la Circulación de Vuelco Meridional del Atlántico (AMOC) genera una liberación de calor que ayuda a mantener a Europa, y también en parte a América del Norte, más […]
    Pablo Javier Piacente