Tendencias21
Los antidepresivos están exterminando a los peces

Los antidepresivos están exterminando a los peces

El antidepresivo fluoxetina, conocido por la marca comercial Prozac, pone en riesgo a los peces de todo el mundo frente a la elevada contaminación fluvial que genera. Disminuye la resiliencia y produce cambios en el comportamiento individual en las poblaciones de peces.

Según una nueva investigación liderada por la Universidad de Monash, las poblaciones de peces de todo el mundo están en riesgo debido a los crecientes niveles de contaminación por productos farmacéuticos en las vías fluviales.

Concretamente, se ven afectados por la contaminación generada por el antidepresivo fluoxetina (Prozac), que compromete la resiliencia en las poblaciones de peces al reducir drásticamente las diferencias en el comportamiento de los individuos.

En un comunicado, los científicos a cargo de la investigación sostienen que al vivir en un planeta cada vez más contaminado, los diversos impactos de los productos químicos que se desechan en los cursos de agua no se comprenden correctamente y hasta pueden pasarse por alto muy fácilmente.

En las conclusiones de su estudio, publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B, los especialistas indican que grandes cantidades de medicamentos consumidos por humanos y animales llegan a los ríos, lagos e incluso al agua potable. En el caso de los peces, los antidepresivos parecen ser especialmente nocivos.

De acuerdo a los científicos, concentraciones muy bajas de fluoxetina en el agua provocan que los animales se comporten de manera similar entre sí, borrando sus características individuales. Como consecuencia de esto, las poblaciones de peces disminuyen su capacidad para adaptarse a los cambios en el entorno y reducen notoriamente sus indicadores de resiliencia.

Comportamiento homogéneo

El principal inconveniente es que si los peces no conservan sus comportamientos individuales, las poblaciones de estas especies incrementan considerablemente su riesgo de desaparecer, debido a la imposibilidad de adaptarse a los cambios ambientales. En un planeta en el cual estos procesos se están dando cada vez más vertiginosamente, el peligro es aún mayor.

La causa es simple: como los peces requieren acoplarse a un escenario ambiental en constante cambio, algunos individuos pueden mantener patrones de comportamiento que los llevan a perecer, mientras otros logran adaptarse mejor. Sin embargo, si los comportamientos son uniformes y se eliminan las diferencias individuales, los casos de adaptación positiva disminuyen al mismo ritmo.

Por otra parte, como los productos farmacéuticos están diseñados específicamente para provocar efectos biológicos a bajas concentraciones, es probable que puedan generar impactos más potentes y perjudiciales en especies no consideradas entre sus objetivos, como en este caso los peces.

Impacto en varias generaciones

Vale recordar que la fluoxetina, empleada en el tratamiento de la depresión y el trastorno obsesivo compulsivo, es uno de los fármacos psicoterapéuticos más utilizados a nivel mundial, teniendo en cuenta además el elevado número de diagnósticos relacionados con estas enfermedades.

Debido a esto, se trata de uno de los contaminantes ambientales con mayor presencia en las aguas superficiales en todo el mundo. En el marco de la investigación australiana, los especialistas hallaron un impacto especialmente negativo de este antidepresivo en las poblaciones de peces.

Luego de analizar distintas poblaciones que fueron expuestas a la fluoxetina durante varias generaciones, los científicos comprobaron que la diversidad de comportamientos se erosiona considerablemente en los peces.

Este comportamiento homogéneo, como se explicó anteriormente, pone en riesgo a numerosas poblaciones en diversos puntos del planeta, que se vuelven absolutamente vulnerables a los cambios climáticos.

Ahora, los científicos están estudiando cómo los antidepresivos y otros contaminantes del agua influyen en otros rasgos individuales en los peces, como por ejemplo el metabolismo o la reproducción. De esta forma, podrán estimar con mayor precisión hasta dónde se encuentra afectada la supervivencia de estas especies.

Referencia

Psychoactive pollution suppresses individual differences in fish behaviour. Polverino Giovanni, Martin Jake M., Bertram Michael G., Soman Vrishin R., Tan Hung, Brand Jack A., Mason Rachel T. and Wong Bob B. M. Proceedings of the Royal Society B (2021).DOI:http://doi.org/10.1098/rspb.2020.2294

Foto: Sebastian Pena Lambarri en Unsplash.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

1 comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • La sepia puede desarrollar recuerdos falsos 24 julio, 2024
    Los científicos han apreciado por primera vez evidencia contundente de recuerdos falsos en la sepia común, una criatura muy diferente a los seres humanos pero que desarrolla una poderosa y extraña inteligencia. Los resultados sugieren que las sepias forman falsos recuerdos visuales, pero no olfativos: este fenómeno podría ser el primer indicio de la presencia […]
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Pueden los organoides cerebrales alcanzar la consciencia? 24 julio, 2024
    Mientras los investigadores continúan haciendo avances utilizando tejido humano para hacer crecer cerebros en laboratorios, un neurocientífico se pregunta si los organoides cerebrales llegarán algún día a ser verdaderamente conscientes y cuáles serían las implicaciones de ese hecho revolucionario. Por el momento, no es posible hallar una respuesta para esta intrigante cuestión, según el experto. […]
    Pablo Javier Piacente
  • La psilocibina desincroniza la huella cerebral de nuestra personalidad 24 julio, 2024
    El principal ingrediente psicoactivo de los hongos alucinógenos provoca un “cambio mínimo y significativo” en el cerebro y podría ayudar a reiniciar los patrones de pensamiento disfuncionales que originan algunos trastornos mentales.
    Redacción T21
  • Diminutos drones imitan la memoria "instantánea" de las hormigas 23 julio, 2024
    Científicos e ingenieros han integrado distintos conocimientos biológicos y de Inteligencia Artificial (IA) para crear una estrategia de navegación autónoma inspirada en insectos, pensada para robots pequeños y livianos. La estrategia permite que estos mini drones regresen a casa después de largas trayectorias, requiriendo escasa potencia y memoria. De esta manera, se vuelven más operativos […]
    Pablo Javier Piacente
  • Venus albergaría alguna forma de vida 23 julio, 2024
    Dos nuevas investigaciones han detectado por separado evidencia de fosfina y amoníaco, posibles biomarcadores en las nubes de Venus. Los signos de estos dos gases en la espesa capa global de nubes de Venus podrían indicar la presencia de alguna forma de vida microbiana, en un planeta cuya superficie alcanza una temperatura de 450°C.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren "oxígeno oscuro" en el fondo del Pacífico 23 julio, 2024
    Un estudio ha descubierto un mecanismo desconocido que genera oxígeno en profundidades marinas donde la fotosíntesis es imposible. El hallazgo desafía el consenso científico sobre cómo se produce el oxígeno y puede revolucionar la minería marina.
    Redacción T21
  • Detectan misteriosos objetos "invisibles" flotando en el espacio profundo 22 julio, 2024
    Los investigadores sugieren que delante de los púlsares, los restos altamente magnetizados de estrellas muertas que giran como faros cósmicos, pueden estar navegando enormes masas invisibles, provocando retrasos apenas perceptibles en las señales de radio emitidas. Teniendo en cuenta que creen que no se trata de planetas ni pueden confirmar aún que respondan a la […]
    Pablo Javier Piacente
  • El agua de la Tierra pierde oxígeno rápidamente y podría ser muy grave para el planeta 22 julio, 2024
    Los suministros de oxígeno disuelto en cuerpos de agua en todo el mundo están disminuyendo rápidamente: los científicos indican que es uno de los mayores riesgos para el sistema de soporte vital de la Tierra, y que habría que incluir el problema como un nuevo límite planetario, que son umbrales dentro de los cuales la […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los drones ya pueden surcar en masa los cielos de las ciudades inteligentes 22 julio, 2024
    Gracias a la IA, es posible gestionar con éxito el tráfico de hasta 100 drones en un área circular de 250 metros de ancho, lo que abre el camino a una nueva fase de UAS autónomos, útiles para futuras ciudades inteligentes y el control de tráfico aéreo descentralizado.
    Redacción T21
  • Descubren el «motor» genético que hace funcionar al reloj circadiano del cerebro 22 julio, 2024
    El reloj circadiano, encargado de controlar los tiempos en el cerebro, recibe una importante ayuda del gen Npas4, que le permite «ordenar» la actividad de otros genes para poder mantener de esta forma la regulación de los ritmos temporales. Es la conclusión a la que ha arribado un grupo de científicos del Centro Médico Southwestern […]
    Pablo Javier Piacente