Tendencias21

Los continentes están anclados en las placas tectónicas

Icebergs rocosos y anclas profundas son las fuerzas planetarias que dan forma a la superficie de la Tierra: que sea plana o montañosa depende del espesor de la corteza y de la placa tectónica.

Una nueva investigación ha aclarado aún más cómo está estructurada la arquitectura geológica de la Tierra.

En el siglo XIX, el geólogo británico George Biddell Airy estableció que el interior de la Tierra debía ser un fluido. También que la parte exterior, a la que llamó corteza, debía estar flotando sobre un líquido subyacente en una especie de deriva.

Airy comparó la superficie del planeta con un iceberg, esa masa de hielo flotante de la que solo una novena parte del volumen total de su masa emerge sobre las aguas.

Pensaba que la corteza terrestre también tenía raíces en forma de iceberg, y que cuanto mayor es la elevación de la superficie terrestre, más profundas debían ser estas raíces: crean una corteza más gruesa anclada en el líquido subyacente. Así explicaba Airy la distribución del planeta en océanos y grandes extensiones de tierra con sus correspondientes elevaciones.

La tectónica de placas, surgida en los años sesenta del siglo pasado, añadió complejidad al planteamiento de Airy: en realidad, la corteza terrestre está fragmentada en Placas Tectónicas.

Tectónica dinámica

Esas plazas tectónicas se desplazan pasivamente merced a las corrientes de convección que existen debajo de la litosfera, la capa más superficial y sólida de nuestro planeta.

Según esta nueva visión, una placa tectónica es un fragmento de litosfera relativamente rígido que se mueve sobre la astenosfera, la zona superior del manto terrestre compuesta por materiales sólidos y semifundidos: son los que provocan la deriva continental y mantienen el equilibro gravitacional entre las diferentes partes de la corteza terrestre.

Toda la litosfera está dividida en placas tectónicas en las que se concentra actividad sísmica, volcánica y tectónica que da lugar a la formación de grandes cadenas montañosas y de las cuencas donde se acumulan los sedimentos.

Continentes anclados

Una nueva investigación internacional, dirigida por el profesor Simon Lamb, de Te Herenga Waka, la Universidad Victoria en Wellington, Nueva Zelanda, profundiza un poco más en estos procesos, tal como explica Lamb en un artículo publicado en The Conversation.

La nueva investigación ha comprobado que las elevaciones que muestran los continentes, como los sistemas montañosos, no se corresponden con un mayor grosor de la corteza subyacente a las elevaciones: la corteza es solo una parte de las placas tectónicas de la Tierra.

«Nos dimos cuenta de que debajo de la corteza, las placas tectónicas gruesas también tienen raíces, y que estas actúan como un ancla, manteniendo las elevaciones relativamente bajas aunque la superficie de la corteza flotante quiera elevarse más», explica Lamb en un comunicado.

Y añade: “las densas raíces de las placas son capaces de derribar la superficie de la Tierra exactamente de la manera necesaria para explicar las elevaciones reales”.

Australia, un ejemplo

Un ejemplo: Australia tiene una corteza relativamente gruesa y debería estar a más de un kilómetro sobre el nivel del mar en promedio, pero también es parte de una placa tectónica muy gruesa. El gran peso de esta placa contrarresta la tendencia a que se levante la corteza más gruesa. El mismo principio se aplica a los otros continentes, señalan los investigadores.

El nivel de la tierra, por tanto, está determinado por el espesor de la corteza y de la placa tectónica, señala esta investigación.

Sin embargo, con el tiempo geológico, la erosión desgasta la corteza y tiende a mantener la tierra cerca del nivel del mar, sea cual sea el espesor de la placa.

Esta constatación explica por qué la mayor parte de la superficie terrestre se encuentra a unos pocos cientos de metros sobre el nivel del mar.

Fuerzas fundamentales

La nueva investigación ha descubierto las fuerzas fundamentales que controlan la superficie de la Tierra.

Ayudará a los científicos a calcular cómo responderán los niveles de la tierra al derretimiento de las capas de hielo y al aumento del nivel del mar, como consecuencia del calentamiento global.

Además, proporciona información sobre los cambios que se han producido en la superficie terrestre a lo largo de la historia del planeta.

Referencia

Global whole lithosphere isostasy: implications for surface elevations, structure, strength and densities of the continental lithosphere. Simon Lamb et al. Geochemistry, Geophysics, Geosystems, 23 September 2020. DOI:https://doi.org/10.1029/2020GC009150

 

Foto: partes de los continentes de Europa y Asia. NASA

RedacciónT21

RedacciónT21