Tendencias21

Los individuos religiosos son más felices en las sociedades pobres

Un análisis de datos de la Encuesta Gallup, recogidos en más de 150 países del planeta y referidos a afiliaciones religiosas y al bienestar individual, ha revelado que la gente religiosa es más feliz, pero sólo si vive en países o sociedades pobres que no les proporcionan seguridad, oportunidades laborales o una buena educación. Por el contrario, en las sociedades más desarrolladas, las personas religiosas y las no religiosas afirman ser prácticamente igual de felices. Según los autores del estudio, estos resultados sugieren que la relación positiva entre religiosidad y felicidad radicaría en la garantía del apoyo social. Por Marta Lorenzo.

Los individuos religiosos son más felices en las sociedades pobres

En los últimos tiempos, varios estudios han analizado la relación entre felicidad y religión, con conclusiones diversas.

La última de estas investigaciones ha sido la realizada por psicólogos de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, cuyos resultados sugieren que en sociedades sometidas a situaciones de presión hay más personas religiosas que no religiosas, y que las primeras son más felices que las segundas.

Por el contrario, cuando las sociedades viven en paz y plenitud, la participación religiosa suele ser más baja y todos los ciudadanos son más felices en general, independientemente de si son religiosos o no.

Primer análisis a escala global

Para el presente estudio fueron analizados datos de la Encuesta Gallup del periodo 2005-2009, recogidos en más de 150 países del planeta.

Según explica el director del estudio, el psicólogo Ed Diener, en un comunicado emitido por la Universidad de Illinois, éste sería por tanto el primer estudio que analiza la religión y su relación con la felicidad en una escala global.

La Encuesta Gallup, que consiste en sondeos de opinión que con frecuencia son usados por los medios de comunicación masivos para representar a la opinión pública, aplica típicamente un método de muestreo aleatorio simple, para mantener al mínimo los niveles de parcialidad.

Los datos de la Encuesta Gallup revisados en este caso fueron los referidos a cuestiones como la afiliación religiosa, la satisfacción vital, el respeto, el apoyo social o los sentimientos negativos y positivos de los encuestados. Los investigadores también analizaron datos de la Encuesta Gallup 2009, referidos concretamente a Estados Unidos.

Depende de la sociedad

Diener explica que, los resultados de estudios anteriores, muchos de éstos centrados en Estados Unidos, habían sugerido que la gente religiosa tendía a ser más feliz que la no religiosa.

Las constataciones realizadas en este nuevo estudio, sin embargo, indican que la religiosidad y la felicidad estarían estrechamente ligadas a las características de las sociedades en que la gente vive.

Los individuos religiosos son más felices en las sociedades pobres

Según Diener, de hecho, “las circunstancias predicen la religiosidad. Circunstancias difíciles propician que la gente sea religiosa. Y en las sociedades religiosas que además se pasan circunstancias difíciles, las personas religiosas son más felices que las no religiosas”.

Las afiliaciones religiosas parecen fomentar la felicidad y el bienestar en sociedades que no proporcionan a sus ciudadanos una alimentación adecuada, oportunidades laborales, atención médica, seguridad o una buena educación.

Las personas religiosas de las sociedades religiosas son más propensas a informar de que se sienten respetadas, de que reciben un mayor apoyo social o de que tienen más sentimientos positivos que negativos, en comparación con las personas no religiosas que habitan estas mismas sociedades.

Pero, añade Diener, “en las sociedades no religiosas o más benignas, en las que las necesidades individuales están cubiertas, las personas religiosas no son las más felices: todos los individuos son más felices”.

En las sociedades seculares, que en muchos casos son las más saludables y las que presentan más cantidad de recursos sociales, tanto los individuos religiosos como los no religiosos experimentan un mayor bienestar y más sentimientos positivos.

En estas mismas sociedades, las personas religiosas señalan más a menudo que sufren sentimientos negativos que las no religiosas.

Pobreza y religiosidad

Esta misma tendencia pudo observarse en diversos Estados estadounidenses, según pudieron constatar los investigadores.

En los Estados más pobres del país, con menores recursos para la atención social, hubo más gente que afirmó ser religiosa. En este caso, también se constató que las afiliaciones religiosas ayudaban a los ciudadanos de estas regiones a aumentar su bienestar y sus sentimientos positivos, en comparación con las personas no religiosas de las mismas zonas.

Las diferencias religiosas entre los Estados del país fueron muy pronunciadas, señalan los investigadores. El Estado de Misisipi es el más religioso de todo Estados Unidos (un 88% de los encuestados informó de que la religión era una parte importante de sus vidas) y el de Vermont fue el menos religioso (sólo el 44% de los encuestados señaló que la religión era una parte importante de sus vidas cotidianas).

Factores sociales

A nivel global, Diener y sus colaboradores calculan que un 68% de las personas encuestadas en todo el mundo afirmaría que la religión es importante para su vida, es decir, 4.600 millones de los más de 6.000 millones de habitantes de nuestro planeta.

A pesar de este dato, los habitantes de los países económicamente desarrollados están abandonando rápidamente las religiones organizadas. ¿Por qué?, se preguntan los investigadores en el Journal of Personality and Social Psychology.

Según ellos, la razón radica en que la religiosidad aporta bienestar porque garantiza el apoyo social, propicia el sentirse respetado y le da sentido a la vida. En las naciones en que las condiciones de vida son más difíciles, la religiosidad juega por tanto un papel que en las sociedades más benignas juegan otros sistemas o infraestructuras.

Cierto componente social en la relación positiva entre religión y bienestar individual ha sido también constatado por investigadores de la Universidad de Harvard, en otro estudio reciente.

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario