Tendencias21

Los móviles excitan el sistema de recompensa del cerebro

La dependencia a los teléfonos inteligentes se produce por la necesidad de socialización y de excitar el circuito de recompensa del cerebro, ha descubierto una investigación. Más que demonizar la tecnología, lo mejor es darse cuenta de lo que pasa cuando abusamos de los móviles y adoptar medidas prácticas que nos ayudarán a controlar sus efectos psicológicos.

Los móviles excitan el sistema de recompensa del cerebro

El uso intensivo de los teléfonos inteligentes no desvela una adicción a los móviles, sino a las interacciones humanas, ha descubierto una investigación de la Universidad McGill publicada en la revista Frontiers in Psychology.

Según esta investigación, es mucho más sencillo controlar esta adicción a las interacciones humanas que a la tecnología móvil a través de una serie de medidas prácticas potencialmente capaces de regular las interacciones con los demás.

Según explica uno de los investigadores, Samuel Veissière, en un comunicado de la citada universidad, el deseo de observar y vigilar al otro, como el de sentirse observado y seguido, está profundamente anclado en la naturaleza humana.

Explica que el ser humano es una especie social diferente a cualquier otra que necesita constantemente destacar entre sus semejantes por sus convicciones culturales y comportamientos.

Además, esas  interacciones sociales proporcionan a las personas un sentido a su vida y unos objetivos a conseguir, y de esta forma se construye su identidad, tanto personal como social.

La investigación, en la que también ha participado Moriah Stendel, del departamento de Psiquiatría de la citada universidad, revisó la literatura actual sobre el uso disfuncional de la tecnología inteligente, examinándola desde el ángulo de la evolución.

Constató que las funciones del teléfono inteligente más susceptibles de provocar una dependencia tenían un punto en común: estimulan el deseo del ser humano de establecer vínculos con sus seres más próximos.

Circuito de recompensa implicado

En consecuencia, señalan los investigadores, el teléfono inteligente satisface una necesidad de socialización que es natural y sana. Sin embargo, debido a la amplitud de la conectividad que posibilitan estas tecnologías, el circuito de la recompensa del cerebro es activado por encima de su ritmo natural, y esa anomalía es la que puede engendrar una dependencia.

La necesidad de socialización y de excitar el circuito de recompensa del cerebro por medio del teléfono inteligente, entendido como herramienta de interacción social, puede provocar la necesidad insana de vigilar al otro y de llevar a la hipersocialización.

Es un proceso parecido al que ocurre con los alimentos, que en nuestra época abundan y son accesibles. La necesidad humana de materias grasas y azúcares, vestigio de remotas presiones de la selección natural, puede provocar obesidad, diabetes y problemas cardiacos. Algo parecido ocurre con la necesidad de socialización y los teléfonos inteligentes, señalan los investigadores.

En consecuencia, plantean que en vez de reglamentar el sector tecnológico o el uso de los teléfonos móviles, lo mejor es plantearse cómo usar adecuadamente los teléfonos inteligentes, una cuestión que padres y profesores deben asumir para evitar anomalías enfermizas en el uso de las tecnologías inteligentes.

Medidas prácticas para evitar la dependencia

Los investigadores proponen incluso una serie de medidas prácticas que pueden ayudar a gestionar mejor la implicación del circuito cerebral de la recompensa en el uso de los teléfonos inteligentes.

Una de estas medidas consiste en desactivar las alertas y planificar la consulta del teléfono a determinadas horas.

Que las empresas prohíban el envío de correos fuera del horario laboral y los fines de semana.

Proponer a los amigos, familiares y compañeros de trabajo el respeto de un protocolo de uso del móvil, especificando el mejor momento para las comunicaciones.

Y sobre todo, darse cuenta de que la dependencia al móvil sólo es el reflejo natural de tener relaciones con los demás.

Referencia

Hypernatural monitoring: a social rehearsal account of smartphone addiction. Front. Psychol. | doi: 10.3389/fpsyg.2018.00141

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una mutación genética podría explicar la longevidad de los centenarios 13 febrero, 2022
    Una variante genética que abunda en las personas centenarias se perfila como el gen de la longevidad: retrasa el envejecimiento, disminuye la inflamación y prolonga la vida sana. Esta ingeniosa proteína podría reforzar las estrategias contra la senescencia.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El cerebro puede ver después de un accidente cerebrovascular 12 febrero, 2022
    Los ojos pueden seguir viendo después de un accidente cardiovascular, pero el cerebro dañado no puede interpretar las señales visuales. Una rehabilitación personalizada podría conseguir la recuperación de la visión.
    Redacción T21
  • El núcleo interno de la Tierra presenta un estado entre líquido y sólido 11 febrero, 2022
    Los físicos han sostenido durante mucho tiempo que el núcleo interno de la Tierra es sólido, pero un nuevo estudio sugiere que se encuentra en un punto intermedio entre sólido y líquido, un descubrimiento que podría arrojar luz sobre algunos de los secretos más profundos del planeta.
    Pablo Javier Piacente
  • Algoritmos para calcular la complejidad de un planeta podrían revelar la vida extraterrestre 11 febrero, 2022
    Un procedimiento aritmético aplicado a una serie de algoritmos podría ser la llave para descubrir la vida extraterrestre: al medir la complejidad de un planeta tomando determinados datos e imágenes, identifica a los mejores “candidatos” a albergar vida. 
    Pablo Javier Piacente
  • Puede haber muchos más planetas habitables a 4,22 años luz de la Tierra 11 febrero, 2022
    La confirmación de un tercer planeta orbitando Próxima Centauri, la estrella más cercana a nuestro Sol, indica que seguramente habrá más mundos en zona de habitabilidad a solo 4,22 años luz de la Tierra.
    Redacción T21
  • Humanos y neandertales vivieron juntos al sur de Francia hace 54.000 años 11 febrero, 2022
    El homo sapiens habitó Europa hace al menos 54.000 años, 10.000 años antes de lo que se había documentado hasta ahora, y compartió con los extintos neandertales una cueva del sur de Francia al menos durante miles de años.
    Redacción T21
  • Una molécula intestinal despierta el hambre de amor 10 febrero, 2022
    Los investigadores encontraron que los alimentos ricos en proteínas desencadenan la liberación de la hormona diurética 31, o "Dh31". Esta molécula de señalización, que se libera del tracto gastrointestinal en las moscas.de la fruta, genera una serie de reacciones que culminan en la transición de la alimentación al apareamiento: después de comer, las moscas quieren […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un láser puede enviar una nave espacial a Marte en 45 días 10 febrero, 2022
    Un láser ubicado en la Tierra podría impulsar a una nave espacial y hacerla llegar a la atmósfera marciana en un mes y medio, gracias al calentamiento de plasma de hidrógeno. Detenida en la atmósfera de Marte, la nave acercaría suministros para los asentamientos humanos en el planeta rojo.
    Pablo Javier Piacente
  • Sergio Miguel Tomé: el universo es un sistema computacional 10 febrero, 2022
    Una nueva teoría afirma que un sistema computacional oculto bajo las leyes naturales rige el funcionamiento del universo. El nuevo paradigma, además de afectar a la física porque modifica el concepto de fenómeno físico, también tiene implicaciones para las matemáticas y las ciencias cognitivas. Para desarrollarlo se necesita una investigación de físicos e informáticos.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Científicos europeos consiguen un nuevo récord mundial de energía 10 febrero, 2022
    Utilizando el combustible de futuras plantas de energía de fusión, los científicos de JET en Oxford han duplicado con creces el récord histórico de 1997: obtuvieron 59 megajulios de energía y una potencia de salida de poco más de 11 megavatios durante cinco segundos.
    IPP/T21