Tendencias21
Los ratones también se inquietan cuando piensan

Los ratones también se inquietan cuando piensan

Los ratones, como los humanos, también se inquietan cuando tienen que tomar una decisión y registran una sinfonía neuronal que se cree está relacionada con los procesos cognitivos. Una pista para comprender mejor las reflexiones humanas.

Los ratones también se inquietan cuando piensan

Una investigación desarrollada en el Laboratorio Cold Spring Harbor de Nueva York ha descubierto que los ratones, como los humanos, mueven sus cuerpos cuando están absortos en sus pensamientos.

Es frecuente ver a personas jugando con el bolígrafo, meciéndose en la silla o caminando, cuando están reflexionando sobre algo importante o deben tomar una decisión relevante. Así expresan la inquietud que sienten en esos momentos.

Esta investigación ha constatado que los seres humanos no son los únicos animales que muestran este comportamiento.

En un artículo publicado en la revista Nature Neuroscience, la profesora  Anne Churchland y su equipo relatan que los ratones del experimento mostraban también inquietud cuando tenían que tomar decisiones.

Los ratones fueron entrenados para hacer movimientos específicos, como agarrar pequeños mangos para iniciar una prueba, y lamer de una forma u otra un objeto, para informar de sus decisiones.

Los investigadores podían seguir su actividad neuronal a través de una técnica similar a la imagen por resonancia magnética funcional (fMRI) empleada en humanos.

Al observar los cerebros de los ratones mientras seguían las instrucciones inducidas, los  científicos esperaban ver actividad neuronal relacionada con los movimientos que tenían que ver con agarrar el mango o el lamer.

Sinfonía neuronal

Sin embargo, lo que observaron fue que una tarea inducida aparentemente simple desencadenó una sinfonía de actividad eléctrica en el cerebro del ratón, lo que les llevó a investigar qué estaba pasando.

Al profundizar, se dieron cuenta de que la inesperada actividad eléctrica en el cerebro del ratón se producía porque el roedor estaba realizando movimientos no programados, apreciables en las extremidades posteriores, dilataciones de las pupilas, movimientos faciales, movimientos de la nariz y movimientos de sus bigotes.

Esto les llevó a la conclusión de que los ratones, aunque tenían unas tareas asignadas aparentemente simples, tenían otras prioridades, diferentes a las que les habían inducido los investigadores mediante el aprendizaje.

La realidad, según revelaban sus cerebros, es que no estaban plenamente concentrados en las tareas que les habían asignado.

“Pensamos que los animales estaban 100 por cien enfocados en las tareas inducidas,  en lamer, agarrar y en decidir qué tarea elegían. Sin embargo, resultó que tenían sus propias prioridades que involucraban muchos movimientos de todo tipo”, explica Churchland en un comunicado.

Movimientos y cognición

Los investigadores están intentando comprender cuáles son estas prioridades y cómo influyen en sus decisiones.

Para Churchland, una idea interesante, aunque especulativa, que se desprende  del estudio, es que los movimientos están más estrechamente conectados a la cognición de lo que la ciencia ha asumido hasta ahora.

«Una hipótesis que encontramos intrigante es que, de alguna manera, tal vez los movimientos son parte del proceso de pensar y decidir», dice Churchland.

“Puede haber otro aspecto de inquietud que la gente no haya considerado antes, que es parte de cómo llamamos a esa maquinaria cognitiva. Hay muchas personas que quieren moverse cuando están pensando. Y para mucha gente, parece que pensar es moverse».

Modelo animal

Churchland cree que para comprender mejor este vínculo entre la cognición y los movimientos, vale la pena mirar a los animales, que son modelos genéticos de irregularidades humanas en las que la cantidad de movimiento y el tipo de movimiento son intrigantes.

Un ejemplo es el modelo genético del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). En muchas circunstancias, las personas diagnosticadas con TDAH se mueven mucho más.

“Quizás necesiten moverse más porque activar su maquinaria cognitiva requiere más movimientos en comparación con una persona normal. O tal vez el TDAH es un ejemplo de un sistema que está un poco mal calibrado”, añade.

“Muchos de nosotros podemos balancear un poco nuestra silla y finalmente concentrarnos profundamente. Sin embargo, otras personas con otro tipo de cerebro, si quieren concentrarse profundamente, simplemente mecer la silla no les es suficiente”, concluye Churchland.

Referencia

Single-trial neural dynamics are dominated by richly varied movements. Simon Musall et al. Nature Neuroscience, volume 22, pages1677–1686 (2019). DOI:https://doi.org/10.1038/s41593-019-0502-4
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Campaña para mantener a UK y Suiza en el espacio científico europeo 8 febrero, 2022
    La comunidad científica europea se moviliza para que el Reino Unido y Suiza no se queden fuera del programa estrella de la UE en materia de I+D debido a cuestiones políticas. Reclama un espacio único de investigación para afrontar los desafíos globales.
    Redacción T21
  • El universo no está tan "afinado" para la vida como pensamos, según un estudio 8 febrero, 2022
    El “ajuste fino” sería una ilusión: la vida inteligente no se habría generado en el Universo a partir de una serie de condiciones precisas y exactamente sincronizadas. Por el contrario, probablemente habría evolucionado bajo circunstancias muy diferentes, alejadas de la idea de un ajuste perfecto.
    Pablo Javier Piacente
  • Los chimpancés curan sus heridas con ungüento de mosquitos masticados 8 febrero, 2022
    Los chimpancés aplican mosquitos masticados para tratar heridas abiertas, lo que podría ser evidencia de automedicación en animales. Esos insectos podrían tener propiedades calmantes: se ha demostrado científicamente que algunos tienen incluso efectos antibióticos o antivirales.
    Redacción T21
  • Descubren cómo el cerebro convierte una idea en música 8 febrero, 2022
    Científicos alemanes han descubierto cómo el cerebro convierte una idea musical en el movimiento de los dedos cuando tocamos el piano, así como que, cuando tocamos a dúo, nuestros cerebros comparten una misma longitud de onda.
    MPS/T21
  • Una bacteria se transforma en un largo hilo para infectar células más rápidamente y crecer sin límites 7 febrero, 2022
    Una bacteria puede mutar su forma hasta convertirse en un interminable hilo y multiplicar por 100 veces su tamaño: de esta manera, logra infectar más células en menos tiempo. Es una virulenta variante de infección bacteriana que no se había identificado hasta el momento.
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan el primer agujero negro fuera de control en la Vía Láctea 7 febrero, 2022
    Por primera vez, un equipo internacional de científicos ha logrado detectar un agujero negro errante, solitario e inactivo en nuestra galaxia, a poco menos de 5.200 años luz de distancia de la Tierra. El misterioso objeto se mueve a través de la Vía Láctea a una velocidad de 45 kilómetros por segundo: los astrónomos confirmaron […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los abismos oceánicos están profusamente poblados de vida prístina 7 febrero, 2022
    Los abismos oceánicos triplican la diversidad microbiana de los niveles superiores de los mares terrestres, pero la mayor parte de esa vida es desconocida por la ciencia: lo revela el análisis de casi 1.700 muestras y dos mil millones de secuencias de ADN recogidas en todo el mundo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El universo temprano estaba siete veces más caliente que el actual 7 febrero, 2022
    El universo temprano tenía una temperatura siete veces mayor que la actual, han comprobado los astrofísicos: utilizaron una nube de vapor de agua proyectada por una lejana galaxia para observar el estado del Universo en sus primeras etapas. Nueva puerta para el estudio de la energía oscura.
    Redacción T21
  • El cerebro es como una máquina del tiempo 6 febrero, 2022
    El cerebro actualiza cada 15 segundos la información que procede de los ojos para que podamos gestionar la vida cotidiana sin que caigamos en alucinaciones. Es como una máquina del tiempo que nos proporciona estabilidad visual.
    Redacción T21
  • Las ardillas tienen el secreto de los viajes al espacio profundo 5 febrero, 2022
    La pérdida de masa muscular que sufren los astronautas en el entorno de gravedad cero del espacio se puede subsanar replicando el mecanismo natural que usan las ardillas para hibernar y despertarse meses después en perfecto estado físico.
    Redacción T21