Tendencias21
Los ratones también se inquietan cuando piensan

Los ratones también se inquietan cuando piensan

Los ratones, como los humanos, también se inquietan cuando tienen que tomar una decisión y registran una sinfonía neuronal que se cree está relacionada con los procesos cognitivos. Una pista para comprender mejor las reflexiones humanas.

Los ratones también se inquietan cuando piensan

Una investigación desarrollada en el Laboratorio Cold Spring Harbor de Nueva York ha descubierto que los ratones, como los humanos, mueven sus cuerpos cuando están absortos en sus pensamientos.

Es frecuente ver a personas jugando con el bolígrafo, meciéndose en la silla o caminando, cuando están reflexionando sobre algo importante o deben tomar una decisión relevante. Así expresan la inquietud que sienten en esos momentos.

Esta investigación ha constatado que los seres humanos no son los únicos animales que muestran este comportamiento.

En un artículo publicado en la revista Nature Neuroscience, la profesora  Anne Churchland y su equipo relatan que los ratones del experimento mostraban también inquietud cuando tenían que tomar decisiones.

Los ratones fueron entrenados para hacer movimientos específicos, como agarrar pequeños mangos para iniciar una prueba, y lamer de una forma u otra un objeto, para informar de sus decisiones.

Los investigadores podían seguir su actividad neuronal a través de una técnica similar a la imagen por resonancia magnética funcional (fMRI) empleada en humanos.

Al observar los cerebros de los ratones mientras seguían las instrucciones inducidas, los  científicos esperaban ver actividad neuronal relacionada con los movimientos que tenían que ver con agarrar el mango o el lamer.

Sinfonía neuronal

Sin embargo, lo que observaron fue que una tarea inducida aparentemente simple desencadenó una sinfonía de actividad eléctrica en el cerebro del ratón, lo que les llevó a investigar qué estaba pasando.

Al profundizar, se dieron cuenta de que la inesperada actividad eléctrica en el cerebro del ratón se producía porque el roedor estaba realizando movimientos no programados, apreciables en las extremidades posteriores, dilataciones de las pupilas, movimientos faciales, movimientos de la nariz y movimientos de sus bigotes.

Esto les llevó a la conclusión de que los ratones, aunque tenían unas tareas asignadas aparentemente simples, tenían otras prioridades, diferentes a las que les habían inducido los investigadores mediante el aprendizaje.

La realidad, según revelaban sus cerebros, es que no estaban plenamente concentrados en las tareas que les habían asignado.

“Pensamos que los animales estaban 100 por cien enfocados en las tareas inducidas,  en lamer, agarrar y en decidir qué tarea elegían. Sin embargo, resultó que tenían sus propias prioridades que involucraban muchos movimientos de todo tipo”, explica Churchland en un comunicado.

Movimientos y cognición

Los investigadores están intentando comprender cuáles son estas prioridades y cómo influyen en sus decisiones.

Para Churchland, una idea interesante, aunque especulativa, que se desprende  del estudio, es que los movimientos están más estrechamente conectados a la cognición de lo que la ciencia ha asumido hasta ahora.

«Una hipótesis que encontramos intrigante es que, de alguna manera, tal vez los movimientos son parte del proceso de pensar y decidir», dice Churchland.

“Puede haber otro aspecto de inquietud que la gente no haya considerado antes, que es parte de cómo llamamos a esa maquinaria cognitiva. Hay muchas personas que quieren moverse cuando están pensando. Y para mucha gente, parece que pensar es moverse».

Modelo animal

Churchland cree que para comprender mejor este vínculo entre la cognición y los movimientos, vale la pena mirar a los animales, que son modelos genéticos de irregularidades humanas en las que la cantidad de movimiento y el tipo de movimiento son intrigantes.

Un ejemplo es el modelo genético del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). En muchas circunstancias, las personas diagnosticadas con TDAH se mueven mucho más.

“Quizás necesiten moverse más porque activar su maquinaria cognitiva requiere más movimientos en comparación con una persona normal. O tal vez el TDAH es un ejemplo de un sistema que está un poco mal calibrado”, añade.

“Muchos de nosotros podemos balancear un poco nuestra silla y finalmente concentrarnos profundamente. Sin embargo, otras personas con otro tipo de cerebro, si quieren concentrarse profundamente, simplemente mecer la silla no les es suficiente”, concluye Churchland.

Referencia

Single-trial neural dynamics are dominated by richly varied movements. Simon Musall et al. Nature Neuroscience, volume 22, pages1677–1686 (2019). DOI:https://doi.org/10.1038/s41593-019-0502-4
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • La economía de la imaginación nos pone a las puertas de un nuevo nivel de civilización 25 diciembre, 2022
    Gracias a la Inteligencia Artificial, estamos a las puertas de un cambio sísmico en la forma en que se generarán contenidos. Nos convertirá en las musas de máquinas sin consciencia para crear libros, películas, videojuegos y obras de arte, centrándonos únicamente en lo verdaderamente significativo.
    Miguel Ormaetxea Arroyo
  • Una tempestad asola a la sanidad pública en Europa y España 25 diciembre, 2022
    La sanidad pública europea está amenazada por la estrategia de poderosos grupos económicos que, en contra de la evidencia científica, pretenden reducir e incluso sustituir a la sanidad pública, uno de los pilares esenciales de nuestra gran esperanza de vida. El maltrato a unos profesionales esenciales, que necesitan más de 10 años de difíciles estudios […]
    EDUARDO COSTAS (científico) y EDUARDO MARTÍNEZ (periodista científico)
  • Las bacterias pueden aprender a interpretar el código morse 25 diciembre, 2022
    Científicos españoles están enseñando a unas bacterias a interpretar el código morse, con la finalidad de convertirlas en ordenadores que no necesitan programas informáticos para procesar la información.
    CSIC/T21
  • Descubierta la tumba de la partera que ayudó al nacimiento de Jesús 24 diciembre, 2022
    Una antigua cueva funeraria de 2.000 años de antigüedad habría sido la tumba de Salomé, la partera que ayudó en el nacimiento de Jesús por parte de una madre virgen. Esta constatación la habría llevado a proclamar al recién nacido como un gran rey, según el evangelio apócrifo de Santiago.
    Redacción T21
  • Identifican 150 genes "hechos desde cero" en el genoma humano 23 diciembre, 2022
    Los científicos identificaron varios genes "hechos desde cero" que los humanos desarrollaron después de separarse de los chimpancés: luego de esa división, los humanos continuaron generando genes completamente nuevos, algunos de los cuales surgieron de regiones del genoma que durante mucho tiempo se pensó que eran "basura". Este hecho demuestra que la especie sigue evolucionando.
    Pablo Javier Piacente
  • Webb no tiene límites: ahora muestra cómo se ensamblaron las primeras galaxias 23 diciembre, 2022
    El Telescopio Espacial James Webb de la NASA ha mirado atrás en el tiempo hasta las primeras galaxias del Universo, en busca de pistas sobre cómo se ensamblaron y evolucionaron. Basados en estos datos, un grupo de científicos logró revelar precisiones sobre los ensamblajes galácticos iniciales, el crecimiento de un núcleo galáctico activo (AGN) y […]
    Pablo Javier Piacente
  • El agua que bebemos tiene 4.500 millones de años y se formó con el Sistema Solar 23 diciembre, 2022
    La Tierra probablemente heredó su agua original mayormente de planetesimales, que son los precursores de los asteroides y planetas que la terminaron formando, en lugar de los cometas que llovieron sobre ella. En estos escenarios, el agua acompaña a medida que la estrella joven crece y se forman los planetas. La evidencia está en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los 10 hitos más importantes de la Física en 2022 23 diciembre, 2022
    La primera observación del tetraneutrón, el desvío a distancia de un lejano asteroide, las primeras imágenes del telescopio James Webb, el descubrimiento del mejor superconductor y la detección de un efecto cuántico en la gravedad, son algunos de los hitos más importantes conseguidos por la Física en 2022.
    Redacción T21
  • Comienza la carrera para construir la primera planta de fusión nuclear del mundo 23 diciembre, 2022
    A pesar de todas las reservas que existen todavía, empresas de Estados Unidos han movido ficha para acogerse a subvenciones y proceder al diseño de la primera planta piloto de fusión nuclear del mundo, que estaría comercial y económicamente operativa en la década de 2040.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Proponen crear ciudades del tamaño de Manhattan en asteroides cubiertos por bolsas 22 diciembre, 2022
    Un grupo de investigadores propone cubrir asteroides con bolsas de malla flexible hechas de nanofibras de carbono ultraligeras y de alta resistencia, para luego montar ciudades humanas en el espacio en esos mismos asteroides. Las bolsas envolverían y soportarían toda la masa giratoria de los escombros que componen el asteroide y el hábitat que contendría, […]
    Pablo Javier Piacente