Tendencias21
Una inteligencia colectiva regula los comportamientos

Una inteligencia colectiva regula los comportamientos

Los científicos han descubierto estudiando los peces que la inteligencia se procesa no sólo en el cerebro, sino también a través de las redes sociales que estructuran la conducta del grupo. Un descubrimiento válido para las relaciones humanas.

Una inteligencia colectiva regula los comportamientos

Los animales que viven en grupos procesan la información no solo en sus respectivos cerebros, sino también en la red social o conexiones invisibles que mantienen entre ellos, ha descubierto una investigación.

En un artículo publicado en PNAS, un equipo internacional de científicos proporciona evidencias del procesamiento de información que ocurre en la estructura física de los grupos de animales.

El estudio demuestra que los animales pueden codificar información sobre su entorno en la arquitectura “mental” de sus grupos. También proporciona una visión sorprendente de cómo los colectivos de animales pueden adaptarse conductualmente a un mundo cambiante.

Comportamientos útiles

Los investigadores destacan que para que el comportamiento sea de alguna utilidad, debe modularse de acuerdo con lo que sucede en el mundo que nos rodea.

Esa modulación se produce merced a la plasticidad conductual, que nos permite adaptarnos a los cambios del entorno para continuar con nuestra vida o actividad.

Esta plasticidad conductual se ha estudiado muy bien en animales individuales, pero nunca se había profundizado tanto, como en este estudio,  en cómo ocurre este proceso en grupos de animales.

El autor principal de esta investigación, Iain Couzin, perteneciente al Instituto Max Planck de Comportamiento Animal en Constanza (sur de Alemania), explica en un comunicado que los animales, cuando actúan en grupo, crean como una red social invisible que procura las interacciones entre ellos.

“Nos preguntamos si esa arquitectura invisible estaba contribuyendo de hecho a cómo los grupos de animales pueden responder a los cambios en el entorno», añade Couzin.

Metodología

Los investigadores se centraron en dos posibles mecanismos que podrían contribuir a la capacidad de respuesta cambiante de los grupos: 1) cambios en la sensibilidad de los individuos y 2) cambios en las conexiones entre ellos.

Examinaron cómo grupos de peces juveniles dorados (Notemigonus crysoleucas) responden al peligro en el medio ambiente. «El peligro es una de las cosas más importantes a las que los animales deben responder para sobrevivir», dice Couzin.

Los investigadores pudieron manipular la percepción de peligro de los grupos al introducir en su entorno una sustancia llamada schreckstoff (sustancia de sobresalto), un cóctel químico liberado por la piel de los peces después de una lesión,  tal como estableció en 1938 el etólogo austríaco Karl von Frisch.

Al detectar este producto químico, los peces perciben el riesgo de un depredador cercano y, por lo tanto, muestran un comportamiento de alarma conocido como eventos de «sobresalto».

Conectividad social invisible

Los investigadores observaron que, de hecho, los grupos se sobresaltaron con mayor frecuencia y muchos más peces participaron en eventos de sobresalto, cuando los peces percibieron un mayor riesgo en el medio ambiente.

Sin embargo, descubrieron que las mayores tasas de sobresalto no se debían a que los peces individuales fueran más sensibles a las señales sensoriales. Más bien, fue la estructura física del grupo, la forma en que los individuos se posicionan uno con respecto al otro y cuán separados están, lo que fue el mejor predictor de un evento de sobresalto.

En otras palabras, al cambiar la estructura del grupo, al acercarse entre sí, la fuerza de la conectividad social entre los individuos aumentó, permitiéndoles responder de manera efectiva y rápida a los cambios en su entorno, como un colectivo.

Riesgos previstos

«Hacer que cada individuo sea más sensible al riesgo puede conducir a un número excesivo de falsas alarmas que se propagan a través del grupo», dice Couzin. «Sin embargo, el fortalecimiento de las conexiones sociales permite a las personas amplificar la información sobre el riesgo, pero amortigua que el sistema se vuelva demasiado sensible».

Los investigadores creen que estos resultados pueden conducir a importantes conocimientos sobre las relaciones entre la estructura de las redes sociales humanas y sobre cómo procesar la información de manera efectiva.

Estos resultados podrían beneficiar el desarrollo de nuevas tecnologías para resolver problemas de manera eficiente a través de la inteligencia colectiva, como los robots en red.

Couzin dice: “Tradicionalmente hemos asumido que la inteligencia reside en nuestros cerebros, como en los animales individuales. Pero hemos encontrado la primera evidencia de que la inteligencia también puede codificarse en la red oculta de comunicación entre nosotros».

En esta investigación han participado equipos de de la Universidad de Constanza y del Instituto Max Planck de Comportamiento Animal, en colaboración con la Universidad de Princeton, la Universidad de Pensilvania, la Universidad Humboldt de Berlín y el Centro Bernstein de Neurociencia Computacional de Berlín.

Referencia

Individual and collective encoding of risk in animal groups. Matthew M. G. Sosna et al. PNAS, September 23, 2019. DOI:https://doi.org/10.1073/pnas.1905585116

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente