Tendencias21
Una inteligencia colectiva regula los comportamientos

Una inteligencia colectiva regula los comportamientos

Los científicos han descubierto estudiando los peces que la inteligencia se procesa no sólo en el cerebro, sino también a través de las redes sociales que estructuran la conducta del grupo. Un descubrimiento válido para las relaciones humanas.

Una inteligencia colectiva regula los comportamientos

Los animales que viven en grupos procesan la información no solo en sus respectivos cerebros, sino también en la red social o conexiones invisibles que mantienen entre ellos, ha descubierto una investigación.

En un artículo publicado en PNAS, un equipo internacional de científicos proporciona evidencias del procesamiento de información que ocurre en la estructura física de los grupos de animales.

El estudio demuestra que los animales pueden codificar información sobre su entorno en la arquitectura “mental” de sus grupos. También proporciona una visión sorprendente de cómo los colectivos de animales pueden adaptarse conductualmente a un mundo cambiante.

Comportamientos útiles

Los investigadores destacan que para que el comportamiento sea de alguna utilidad, debe modularse de acuerdo con lo que sucede en el mundo que nos rodea.

Esa modulación se produce merced a la plasticidad conductual, que nos permite adaptarnos a los cambios del entorno para continuar con nuestra vida o actividad.

Esta plasticidad conductual se ha estudiado muy bien en animales individuales, pero nunca se había profundizado tanto, como en este estudio,  en cómo ocurre este proceso en grupos de animales.

El autor principal de esta investigación, Iain Couzin, perteneciente al Instituto Max Planck de Comportamiento Animal en Constanza (sur de Alemania), explica en un comunicado que los animales, cuando actúan en grupo, crean como una red social invisible que procura las interacciones entre ellos.

“Nos preguntamos si esa arquitectura invisible estaba contribuyendo de hecho a cómo los grupos de animales pueden responder a los cambios en el entorno», añade Couzin.

Metodología

Los investigadores se centraron en dos posibles mecanismos que podrían contribuir a la capacidad de respuesta cambiante de los grupos: 1) cambios en la sensibilidad de los individuos y 2) cambios en las conexiones entre ellos.

Examinaron cómo grupos de peces juveniles dorados (Notemigonus crysoleucas) responden al peligro en el medio ambiente. «El peligro es una de las cosas más importantes a las que los animales deben responder para sobrevivir», dice Couzin.

Los investigadores pudieron manipular la percepción de peligro de los grupos al introducir en su entorno una sustancia llamada schreckstoff (sustancia de sobresalto), un cóctel químico liberado por la piel de los peces después de una lesión,  tal como estableció en 1938 el etólogo austríaco Karl von Frisch.

Al detectar este producto químico, los peces perciben el riesgo de un depredador cercano y, por lo tanto, muestran un comportamiento de alarma conocido como eventos de «sobresalto».

Conectividad social invisible

Los investigadores observaron que, de hecho, los grupos se sobresaltaron con mayor frecuencia y muchos más peces participaron en eventos de sobresalto, cuando los peces percibieron un mayor riesgo en el medio ambiente.

Sin embargo, descubrieron que las mayores tasas de sobresalto no se debían a que los peces individuales fueran más sensibles a las señales sensoriales. Más bien, fue la estructura física del grupo, la forma en que los individuos se posicionan uno con respecto al otro y cuán separados están, lo que fue el mejor predictor de un evento de sobresalto.

En otras palabras, al cambiar la estructura del grupo, al acercarse entre sí, la fuerza de la conectividad social entre los individuos aumentó, permitiéndoles responder de manera efectiva y rápida a los cambios en su entorno, como un colectivo.

Riesgos previstos

«Hacer que cada individuo sea más sensible al riesgo puede conducir a un número excesivo de falsas alarmas que se propagan a través del grupo», dice Couzin. «Sin embargo, el fortalecimiento de las conexiones sociales permite a las personas amplificar la información sobre el riesgo, pero amortigua que el sistema se vuelva demasiado sensible».

Los investigadores creen que estos resultados pueden conducir a importantes conocimientos sobre las relaciones entre la estructura de las redes sociales humanas y sobre cómo procesar la información de manera efectiva.

Estos resultados podrían beneficiar el desarrollo de nuevas tecnologías para resolver problemas de manera eficiente a través de la inteligencia colectiva, como los robots en red.

Couzin dice: “Tradicionalmente hemos asumido que la inteligencia reside en nuestros cerebros, como en los animales individuales. Pero hemos encontrado la primera evidencia de que la inteligencia también puede codificarse en la red oculta de comunicación entre nosotros».

En esta investigación han participado equipos de de la Universidad de Constanza y del Instituto Max Planck de Comportamiento Animal, en colaboración con la Universidad de Princeton, la Universidad de Pensilvania, la Universidad Humboldt de Berlín y el Centro Bernstein de Neurociencia Computacional de Berlín.

Referencia

Individual and collective encoding of risk in animal groups. Matthew M. G. Sosna et al. PNAS, September 23, 2019. DOI:https://doi.org/10.1073/pnas.1905585116

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Identifican en Marte el impacto de meteorito más grande registrado en el Sistema Solar 1 noviembre, 2022
    Un seismo que sacudió el planeta rojo en 2021 fue el resultado del impacto de un meteorito masivo, según revelaron los científicos de la NASA. Se trata del impacto de meteorito más grande registrado hasta hoy en todo el Sistema Solar: el cráter producido mide 150 metros de ancho y 21 metros de profundidad. Al […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren un enorme asteroide potencialmente peligroso para la Tierra 1 noviembre, 2022
    Un asteroide cercano y potencialmente peligroso es el más grande identificado en los últimos 8 años, según los investigadores. Con casi un kilómetro y medio de ancho, desarrolla una órbita que, en el futuro, podría acercarlo lo suficiente a la Tierra como para plantear un grave problema y poner a prueba los sistemas de defensa […]
    Pablo Javier Piacente
  • Podría haber 4 quintillones de objetos extraterrestres en nuestro sistema solar 1 noviembre, 2022
    En nuestro sistema solar podría haber hasta 4 quintillones de objetos tecnológicos extraterrestres. La mayoría serían muy pequeños para ser detectados, pero otros podrían ser como el misterioso Oumuamua, según astrónomos de Harvard.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los científicos chillan: nos estamos quedando sin futuro 1 noviembre, 2022
    La rebelión científica está viviendo una escalada de acciones que advierte del triste final que espera a nuestra civilización si seguimos mirando hacia otro lado ante la crisis planetaria: la indiferencia social, el negacionismo de los intereses creados y la inconciencia de las instituciones, nos están dejando sin futuro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Marte tuvo un océano en su hemisferio norte 31 octubre, 2022
    Los científicos descubrieron en Marte más de 6.500 kilómetros de crestas fluviales, que son probablemente deltas de ríos erosionados o cinturones de canales submarinos: los restos de una antigua costa marciana, en torno a un océano o un gran mar que habría existido en el planeta rojo hace aproximadamente 3.500 millones de años, y que […]
    Pablo Javier Piacente
  • La Luna nunca se separará de la Tierra, aunque se aleja progresivamente 31 octubre, 2022
    Un nuevo estudio que analizó las capas de roca en un parque australiano ha descubierto que la Luna estaba 60.000 kilómetros más cerca de la Tierra hace 2.500 millones de años, y que, aunque se está alejando de nuestro planeta 3,8 centímetros por año, nunca se separará de la Tierra.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubrimiento histórico en Suecia 31 octubre, 2022
    Los arqueólogos submarinos han descubierto un naufragio largamente buscado en el lecho marino cerca de Estocolmo. Se trata del Äpplet, de casi 400 años de antigüedad, que fue uno de los buques de guerra más grandes de su tiempo. Había sido botado en 1629 y hundido en 1659. Tiene su historia.
    Redacción T21
  • Las imágenes del cerebro pueden revelar lo que está pensando una persona 31 octubre, 2022
    Las imágenes de resonancia magnética del cerebro permiten conocer lo que está pensando una persona de forma no invasiva, pero no viola su intimidad porque no se puede aplicar sin su consentimiento y su preparación. Puede favorecer la comunicación con las personas que no pueden hablar o escribir.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Sorpresa en el mundo de los insectos: son casi como nosotros 31 octubre, 2022
    Una investigación ha demostrado que a las abejas les apasiona jugar a la pelota y que incluso pueden aprender a "marcar goles", lo que demuestra que tienen una mente sofisticada y que no son seres robóticos. Son casi como nosotros.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ciencia celebra este lunes el Día de la Materia Oscura 2022 30 octubre, 2022
    La ciencia celebra este lunes 31 de octubre en todo el mundo el Día de la Materia Oscura, esa fuerza enigmática del universo que es invisible, está en todas partes, une galaxias y distorsiona el espacio. Los científicos juegan con las partículas elementales intentando crearla en laboratorio.
    Redacción T21