Tendencias21

Nueva teoría sobre la conciencia señala que esta es pasiva, y no activa

Científicos estadounidenses, encabezados por un neurólogo de la San Francisco State University, han desarrollado una teoría sobre la conciencia que señala que esta es pasiva y no activa, un mero intérprete de nuestros impulsos que lo único que hace es presentarnos información acerca de estos. La teoría desafía lo que hasta ahora se creía de la conciencia (que es la que nos sirve para tomar decisiones), y además sugiere que el «libre albedrío» realmente no existe.

Nueva teoría sobre la conciencia señala que esta es pasiva, y no activa

La conciencia -ese diálogo interno que parece gobernar nuestros pensamientos y acciones- es mucho menos potente de lo que la gente cree, ya que no actúa como una fuerza activa ejerciendo el control, señala una nueva teoría propuesta por un neurólogo de la San Francisco State University (SF State) de EEUU.

Ezequiel Morsella sugiere, más concretamente, que la mente consciente sería como el intérprete que ayuda a hablantes de lenguas diferentes a comunicarse.

«El intérprete presenta la información, pero no es el que argumenta o actúa sobre el conocimiento que se comparte», explica Morsella en un comunicado de la SF State. «Del mismo modo, la información que percibimos con nuestra conciencia no es creada por procesos conscientes. La conciencia es un intermediario, que no hace tanto trabajo como se cree».

¿No existe el libre albedrío?

La teoría de Morsella y de sus colaboradores, publicada en la revista Behavioral and Brain Sciences, contradeciría las creencias intuitivas sobre la conciencia humana y la noción del sí mismo. Según dicha teoría, este atributo cognitivo sería más reflexivo y menos decidido de lo que el conocimiento convencional ha dictado hasta ahora.

Debido a que la mente humana experimenta su propia conciencia como un tamiz a través del cual pasan nuestros impulsos, pensamientos, sentimientos y acciones físicas, tendemos a pensar que ejerce algún control sobre todos ellos.

Pero en realidad, argumenta Morsella, la conciencia hace la misma tarea sencilla una y otra vez, dando la impresión de que está haciendo más de lo que realmente hace.

«Durante mucho tiempo hemos pensado que la conciencia resuelve problemas y y tiene muchas partes móviles, pero es mucho más básica y estática», asegura el científico. «Esta teoría es muy contraintuitiva, y va en contra de nuestra manera de pensar cotidiana».

Según este planteamiento, el «libre albedrío» -la idea de que nuestra conciencia es la que decide y guía nuestras acciones-, una característica que normalmente atribuímos a la mente consciente, no existe. 

En realidad, la conciencia sólo se encargaría de transmitir información que sirve para controlar la acción «voluntaria» o para dirigir los movimientos orientados a objetivos que involucran a nuestro sistema muscular y esquelético.

La conciencia se parece a Internet

Comparemos la conciencia con Internet, sugiere Morsella. Internet puede ser utilizado para comprar libros, reservar una habitación de hotel y completar miles de otras tareas. A primera vista, parece increíblemente potente.

Pero, en realidad, la persona situada delante de un ordenador portátil o que hace clic desde un teléfono inteligente es la que realmente controla las acciones, mientras Internet simplemente sigue siempre el mismo proceso básico, sin ninguna voluntad propia.

Esta teoría también desafía la creencia intuitiva de que un pensamiento consciente lleva a otro. «Un pensamiento no sabe nada de otro pensamiento, lo que ocurre es que, a menudo, los pensamientos tienen acceso a una misma información inconsciente, a partir de la cual actúan», afirma Morsella. «Usted tiene un pensamiento y luego otro, y cree por eso que un pensamiento lleva al siguiente, pero esto no parece ser la forma en que el proceso realmente funciona», asegura.

Usar la conciencia para estudiar la conciencia

La teoría, que Morsella y su equipo han desarrollado durante más de 10 años, puede ser difícil de aceptar en un primer momento, señala el científico.

«La razón número uno por la que nos ha llevado tanto tiempo llegar a nuestra conclusión es que la gente confunde lo que es la conciencia con el fin de su uso», afirma Morsella. «Además, la mayoría de análisis sobre la conciencia se han centrado en la percepción en lugar de en la acción».

Por otra parte, esta teoría tendría importantes implicaciones para el estudio de los trastornos mentales. «¿Por qué tienes un deseo o un pensamiento que no deberías estar teniendo? Porque, en cierto sentido, el sistema de la conciencia no sabe que no debes pensar en eso», afirma Morsella. «Un generador de impulso no sabe que la urgencia es irrelevante para otros pensamientos o acciones en curso».

El estudio de la conciencia es complicado, agrega el investigador, debido a la dificultad inherente que entraña usar la mente consciente para estudiar la propia mente consciente.

«Durante gran parte de la historia humana, hemos sido cazadores y recolectores y hemos tenido preocupaciones urgentes, que requerían ejecutar rápidamente acciones voluntarias», añade Morsella. «La conciencia parece haber evolucionado para este tipo de acciones, en lugar de para entenderse a sí misma«.

Referencia bibliográfica:

Ezequiel Morsella, Christine A. Godwin, Tiffany K. Jantz, Stephen C. Krieger, Adam Gazzaley. Homing in on Consciousness in the Nervous System: An Action-Based Synthesis. Behavioral and Brain Sciences (2015). DOI: 10.1017/S0140525X15000643.
 

RedacciónT21

1 comentario

  • hay que estudiar la conciencia, muchos que tienen enfermedades mentales, que estan atrapados en pensamientos que no tienen relacion con la realidad, como los mios. Intentar de alguna manera de que se den cuenta de que no son acordes a lo real y sanarlos mediante el surgimiento de nuevos pensamientos que logren ser acordes a la realidad.

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente