Tendencias21
Nuevo “casco eléctrico” regula la velocidad de aprendizaje

Nuevo “casco eléctrico” regula la velocidad de aprendizaje

En 2010, científicos de la Universidad de Oxford demostraron que era posible aumentar las capacidades matemáticas de cualquiera aplicando, simplemente, leves descargas eléctricas en una zona del cerebro: el lóbulo parietal. Ahora, se ha descubierto que la electricidad aplicada a otra región cerebral, la corteza frontal media, fomenta además la capacidad de aprender a partir de nuestros propios errores. Por Yaiza Martínez.

Nuevo “casco eléctrico” regula la velocidad de aprendizaje

A todos los estudiantes les gustará esta noticia: es posible manipular la capacidad de aprendizaje, para aprender más rápido o lo contrario, aplicando una corriente eléctrica leve en el cerebro.

Esto es lo que ha revelado un estudio realizado por los psicólogos Robert Reinhart y Geoffrey Woodman, de la Universidad Vanderbilt‎ (EEUU), en el que se analizó la corteza frontal media del cerebro, un área que forma parte de una red de regiones cerebrales conocida como Default Mode Network y vinculada a funciones de introspección.

Los científicos creen que esta área es la que nos permite darnos cuenta de que nos hemos equivocado en algo. Estudios previos habían indicado que un pico de voltaje negativo se produce en la corteza frontal medial cuando una persona comete un error, pero no se sabía por qué.

Los científicos eligieron esta región del cerebro porque querían probar si ese “pico de voltaje” influía en el aprendizaje, dado que permite al cerebro aprender de nuestros errores, y si podía regularse de forma artificial, informa la Universidad Vanderbilt en un comunicado.

Reinhart y Woodman se propusieron en concreto comprobar lo siguiente: En primer lugar, querían establecer si es posible controlar la respuesta electrofisiológica del cerebro a los errores.

En segundo lugar, si dicha respuesta puede regularse -en sentido ascendente o descendente- de manera intencionada, en función de la dirección a la que se aplica en el cerebro una corriente eléctrica. Además, los investigadores querían determinar la duración del efecto conseguido, y si sus resultados podían generalizarse a otras tareas.

Cinta elástica con electrodos para la cabeza

Para ello, aplicaron durante 20 minutos a un grupo de voluntarios una técnica de estimulación cerebral no invasiva destinada a la modulación de la excitabilidad cortical: la estimulación transcraneal de corriente directa ( tDCS ).

Lo hicieron usando una cinta elástica con dos electrodos que llevaban la electricidad a dos partes de la cabeza: la mejilla y la coronilla. La corriente, muy leve, viajó entre un electrodo de polaridad positiva (ánodo) a través de la piel los músculos, los huesos y el cerebro, y otro electrodo con polaridad negativa (cátodo).

Se dieron tres sesiones de tDCS a cada uno de los participantes, y en cada una de ellas éstos recibieron, de forma aleatoria, bien una corriente anódica o de tensión positiva entre cátodo y ánodo (que se desplazaba desde el electrodo de la coronilla hasta la mejilla) bien una corriente catódica o de signo negativo (desde la mejilla hasta la coronilla) bien una simulación de la sensación física de hormigueo que producían los electrodos, pero que no afectaba al cerebro (una falsa estimulación). Los sujetos fueron incapaces de distinguir la diferencia entre estas tres corrientes.

Tras 20 minutos de estimulación, se pidió a los voluntarios que realizaran una tarea de aprendizaje que implicaba averiguar, mediante prueba y error, si las teclas de un controlador de juegos se correspondían con colores específicos mostrados en una pantalla.

La tarea se complicaba porque con la aparición esporádica en pantalla de una señal a la que no debían responder. Para mayor dificultad, los voluntarios contaban con menos de un segundo para dar las respuestas correctas. Esta condición proporcionó muchas oportunidades para cometer errores y, en consecuencia, para que la corteza frontal media se activase.

Efectos en el aprendizaje

Los investigadores midieron la actividad eléctrica del cerebro de cada participante durante esta prueba, lo que les permitió, por una parte, ver cómo el cerebro cambiaba en el preciso instante en que se cometen errores. Por otra, lo que es más importante, les permitió determinar cómo esta actividad cerebral variaba como consecuencia de la estimulación eléctrica.

Descubrieron así que la corriente eléctrica aplicada al cerebro hizo que los participantes se volvieran más cautos, menos propensos a cometer errores y más adaptables a situaciones nuevas o cambiantes.

Sin embargo, hubo diferencias entre los efectos de ambas corrientes: al aplicar la corriente anódica o positiva, el pico de actividad electrofisiológica en la corteza frontal media fue casi dos veces mayor como media, y significativamente mayor en la mayoría de los participantes (aproximadamente del 75%). Consecuencia: los voluntarios cometieron menos errores y aprendieron de sus errores más rápidamente de lo que lo hicieron tras el estímulo simulado o falso.

Sin embargo, cuando se aplicó una corriente catódica, se observó el resultado opuesto: el pico de dicha actividad electrofisiológica fue significativamente menor y los sujetos cometieron más errores y tardaron más tiempo en aprender la tarea.

Según Woodman, la tasa de éxito del aprendizaje derivado de la aplicación de la corriente anódica “es mucho mejor que la observada en estudios con fármacos u otros tipos de terapia psicológica”. Por último, los investigadores constataron que los efectos de una estimulación de 20 minutos se transferían a otras tareas y duraron unas cinco horas.

Mejorar las capacidades matemáticas

Los resultados de la presente investigación concuerdan en cierta medida con los arrojados en un estudio de 2010 realizado por científicos de la Universidad de Oxford (Reino Unido). En éste se demostró que la aplicación de corrientes eléctricas leves en el cerebro puede aumentar las capacidades matemáticas humanas por un periodo de seis meses.

En aquella ocasión, los científicos aplicaron las corrientes eléctricas al lóbulo parietal‎ de una serie de estudiantes, mejorando de esta forma sus capacidades de procesamiento numérico automático y de ubicación espacial de números.

Ya se sabía que lesiones en el lado izquierdo lóbulo parietal pueden provocar trastornos en el lenguaje, dificultad para leer y dificultad para realizar cálculos matemáticos.

Pero la estimulación eléctrica se puede usar también para “desaprender”. Tal y como demostró una investigación realizada en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla con ratones, activando eléctricamente dos zonas del cerebro -la corteza cerebral y el hipocampo- se puede borrar la memoria a corto y largo plazo, de manera independiente.

Referencia bibliográfica:

R. M. G. Reinhart, G. F. Woodman. Causal Control of Medial-Frontal Cortex Governs Electrophysiological and Behavioral Indices of Performance Monitoring and Learning. Journal of Neuroscience (2014). DOI: 10.1523/JNEUROSCI.5421-13.2014.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente