Tendencias21

Nuevos datos sugieren que el universo no es circular sino elipsoidal

Los análisis de los datos tomados por el satélite WMAP de la NASA han revelado que el universo a gran escala (toda la superficie que puede ser observada) tiene una excentricidad del 1%, lo que sugiere que no es esférico sino elipsoidal. Aunque se trata de una excentricidad muy baja, el descubrimiento constituye una aparente demostración de lo que ya adelantara Keppler con la primera de sus leyes: los planetas orbitan alrededor del Sol en órbitas elípticas, no circulares. Por Yaiza Martínez.

Nuevos datos sugieren que el universo no es circular sino elipsoidal

El satélite Wilkinson Microwave Anisotropy Probe (WMAP de la NASA, que fue lanzado al espacio en junio de 2001, está destinado a surcar el cielo para medir la temperatura del calor de las radiaciones del Big Bang presentes en el cosmos.

Su objetivo es definir las minúsculas variaciones de la llamada “radiación de fondo de microondas”, una forma de radiación electromagnética que llena el universo por completo, y que es considerada la principal evidencia del modelo cosmológico del Big Bang.

Los datos de este satélite han servido ya para conocer datos esenciales, como la edad del universo desde el Big Bang (13.7 mil millones de años), el tiempo que hace que se formaron los primeros átomos (380.000 años después del Big Bang), y las fracciones de energía disponible en la forma de materia ordinaria, materia oscura y energía oscura.

Ahora, una nueva estimación teórica de dichos datos sugiere además que el universo, o al menos la parte que puede ser observada, no es una esfera simétrica, sino más bien una elipse.

Las diversas partes del cielo

Los resultados de las mediciones del WMAP han permitido conocer la forma en que las distintas partes del cielo forman el mapa global de microondas cósmicas. Se ha descubierto que las porciones angulares del cielo –medidas en grados- que son más pequeñas que un grado, de varios grados, e incluso de decenas de grados, aportan la radiación de microondas a niveles esperados.

Sin embargo, en la mayor escala posible de cielo, aquella del orden de la totalidad del cielo (conocida con el término técnico de “momento cuadrupolar”), la radiación parece estar representada a la baja, en un fenómeno que los investigadores han denominado “anomalía cuadrupolar”.

Esta anomalía se explicaría, según los científicos Leonardo Campanelli, de la Universidad de Ferrara, y sus colegas de la Universidad de Bari, Paolo Cea y Luigi Tudesco, porque la superficie desde la que las microondas cósmicas son enviadas hacia la Tierra es una elipse, en lugar de una esfera.

Anomalía explicada

Si esa superficie, denominada última superficie de dispersión porque corresponde al lugar donde fueron emitidos los fotones del fondo de radiación cósmica de microondas hace unos 14 mil millones de años, fuera elíptica, se explicaría la anomalía cuadropolar. Sus capas, en lugar de ser perfectamente esféricas (como un balón de fútbol), poseen una excentricidad del 1%, como un elipsoide (o un balón de rugby).

Esta es la primera vez que se utilizan los datos del WMAP para sugerir un universo no esférico. A lo largo de la historia de la astronomía, ya se propuso de manera análoga que en el universo se pueden encontrar elementos de forma elíptica. El primero que lo hizo fue Johannes Kepler en la primera de sus leyes sobre el movimiento de los planetas, que establece que los planetas se mueven alrededor del Sol en órbitas con forma de elipse, en lugar de circunferencias.

Esta hipótesis resultó tan revolucionaria en su tiempo como el heliocentrismo del modelo de Copérnico, y ayudó a Newton y a otros a llegar a la idea de la ley de la inversa del cuadrado (que se refiere a algunos fenómenos físicos cuya intensidad disminuye con el cuadrado de la distancia al centro donde se originan) para la atracción gravitacional.

¿Pero que podría ocasionar que el universo como un todo fuera elíptico? Campanelli, Cea y Tudesco señalan que un campo magnético uniforme extendido por el cosmos, o un defecto en el tejido espacio-temporal, podrían llevar a una excentricidad de no-cero, es decir, en este caso del 1%, lo que convierte el espacio en una elipse.

Aunque se trata de una excentricidad muy baja (lo del balón de rugby resulta muy exagerado), Campanelli, Cea y Tudesco consideran que es suficiente para hacer concordar su modelo con los datos experimentales de la sonda. Los resultados de su investigación han aparecido en la revista Physical Review Letters. La versión completa puede consultarse en Arxiv.

Yaiza Martinez

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • La civilización maya fue víctima de un caos ambiental y político 20 julio, 2022
    En lo que podría leerse como una advertencia frente a ciertas condiciones actuales, un grupo de investigadores ha arrojado luz sobre la forma en la cual colapsó Mayapán, la capital maya. Al parecer, la debacle de la avanzada civilización prehispánica se debió a una combinación de factores ambientales, sociales y políticos: la sequía generó escasez […]
    Pablo Javier Piacente
  • Las colisiones de asteroides producen diamantes de extrema complejidad y propiedades únicas 20 julio, 2022
    Las ondas de choque causadas por los asteroides que colisionan con la Tierra crean materiales con una variedad de estructuras de carbono complejas. Estos diamantes, dotados de propiedades mecánicas y electrónicas excepcionales, podrían usarse para avanzar en futuras aplicaciones en campos como la electrónica, la nanomedicina y la tecnología láser, según un nuevo estudio internacional. 
    Pablo Javier Piacente
  • El crecimiento ilimitado es una utopía sin base científica 20 julio, 2022
    La Tierra tiene un número limitado de átomos que impide su crecimiento más allá de un umbral. La humanidad está sobrepasando ese límite y exponiendo el planeta a un colapso mortal. ¿De verdad vale la pena correr el riesgo de seguir creciendo?
    Eduardo Costas, catedrático de Genética, UCM
  • Sorpresa científica: las hembras de la mosca de la fruta tienen más neuronas que los machos 20 julio, 2022
    Los cerebros de las hembras de la mosca de la fruta tienen más neuronas que el cerebro de los machos, aunque estos últimos tiene más células protectoras de neuronas que sus correspondientes femeninas. Es posible que esta configuración se origine por los comportamientos diferentes de ambos sexos.
    EPFL/T21
  • Detectan el primer agujero negro "invisible" fuera de la Vía Láctea 19 julio, 2022
    Un pequeño y silencioso agujero negro ha sido detectado fuera de la Vía Láctea: según los investigadores, es la primera vez que se logra identificar de manera concluyente un agujero negro inactivo e "invisible" que no está dentro de los límites de nuestra propia galaxia. Se ubica a aproximadamente 158.200 años luz de distancia de […]
    Pablo Javier Piacente
  • Las primeras variaciones genéticas que nos hacen humanos surgieron hace más de 100.000 años 19 julio, 2022
    Una nueva investigación desarrollada en España ha identificado los dos primeros momentos de la historia en los cuales distintas variantes genéticas habrían hecho única a la especie humana: uno ocurrió hace unos 40.000 años, asociado al crecimiento de la población del Homo sapiens y su salida de África. El otro, más antiguo, tuvo lugar hace […]
    Pablo Javier Piacente
  • Las bacterias antárticas no pueden adaptarse al calentamiento del planeta 19 julio, 2022
    Las bacterias capaces de evolucionar rápidamente no pueden resistir un aumento de calor que supere en un grado su temperatura máxima tolerable: no resistirán el calentamiento del planeta, que ya registra la temperatura más cálida de los últimos 10.000 años.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La consciencia es como una sombra en la cueva de Platón 19 julio, 2022
    Cuando una persona ha sufrido una lesión cerebral aguda puede conservar un estado de consciencia oculta capaz de ayudarle a la recuperación, aunque los científicos todavía no comprenden cómo es posible. Consideran que la consciencia es una como sombra en la cueva de Platón.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Dos insectos y una planta eternizados en ámbar revelan el mundo prehistórico 18 julio, 2022
    Una avispa, una flor y una mosca de las agallas atrapadas en ámbar revelan un microcosmos de 30 millones de años de antigüedad: el hallazgo es un momento exquisitamente conservado de la ecología prehistórica, que podría aportar interesantes datos sobre los inicios de la vida en la Tierra.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren cómo podría ser la vida extraterrestre en mundos distantes 18 julio, 2022
    Utilizando proteínas que capturan la luz en microbios vivos, los científicos han reconstruido cómo era la vida para algunos de los primeros organismos de la Tierra. El descubrimiento podría ayudar a reconocer y caracterizar formas de vida extraterrestres, en planetas cuyas atmósferas pueden parecerse a la Tierra primitiva, antes de la aparición del oxígeno hace […]
    Pablo Javier Piacente