Tendencias21
Observan una nube de gas mientras es desgarrada por un agujero negro

Observan una nube de gas mientras es desgarrada por un agujero negro

El telescopio VLT (Very Large Telescope) de ESO ha permitido observar una nube de gas que está siendo desgarrada por el agujero negro supermasivo situado en el centro de la Vía Láctea. La nube está ahora tan estirada que su parte frontal está alejándose del agujero negro a más de 10 millones de km/h, mientras que la cola aún está cayendo hacia él.

Observan una nube de gas mientras es desgarrada por un agujero negro

Nuevas observaciones llevadas a cabo con el telescopio VLT (Very Large Telescope) de ESO (Observatorio Europeo Austral) muestran por primera vez una nube de gas desgarrada por el agujero negro supermasivo situado en el centro de la Vía Láctea.

La nube está ahora tan estirada que su parte frontal está alejándose del agujero negro a más de 10 millones de km/h, mientras que la cola aún está cayendo hacia él.

En el año 2011 el telescopio VLT descubrió una nube de gas con varias veces la masa de la Tierra acelerando rápidamente hacia el agujero negro del centro de la Vía Láctea (eso1151). Esta nube se está acercando a su límite máximo y nuevas observaciones del VLT muestran que está siendo estirada y deformada por el fuerte campo gravitatorio del agujero negro.

Lo más emocionante

«El gas que se encuentra en la cabeza de la nube se estira a más de 160.000 millones de kilómetros alrededor del punto más cercano de la órbita del agujero negro. Y el máximo acercamiento es a tan solo unos 25.000 millones de kilómetros del propio agujero negro — apenas desaparezca caerá sumido en el olvido», explica en la nota de prensa de ESO Stefan Gillessen (Instituto Max Planck de Física Extraterrestre, Garching, Alemania), que lidera el equipo de observación. «La nube está tan estirada que el punto máximo de acercamiento no es un evento puntual, sino un proceso que se extiende a lo largo de un periodo de, al menos, un año».

A medida que la nube se estira, su luz se va haciendo cada vez más difícil de observar. Pero observando minuciosamente la región cercana al agujero negro durante más de 20 horas de tiempo de exposición total con el instrumento SINFONI instalado en el VLT —la exposición más profunda hecha nunca de esta región con un espectrómetro de campo integral— el equipo fue capaz de medir las velocidades de diferentes partes de la nube a medida que salía disparada más allá del agujero negro central.

«Lo más emocionante que vemos ahora en las nuevas observaciones es la cabeza de la nube que vuelve hacia nosotros a más de 10 millones de km/h a lo largo de la órbita — lo que supone un impresionante 1% de la velocidad de la luz», añade Reinhard Genzel, líder del equipo de investigación que ha estudiado esta región durante cerca de veinte años. «Esto significa que la parte frontal de la nube ya ha hecho su máximo acercamiento al agujero negro».

El origen de la nube de gas sigue siendo un misterio, aunque no faltan ideas al respecto. Los astrónomos pensaban que podría haber sido creado por vientos estelares procedentes de las estrellas que orbitan al agujero negro. O podrían incluso ser el resultado de un chorro originado en el centro galáctico. Otra opción era que hubiese una estrella en el centro de la nube y que el gas procediera o bien de los vientos estelares de esa estrella o bien de un disco de gas y polvo protoplanetario en torno a la estrella.

El origen de la nube

Las nuevas observaciones limitan las posibilidades. «Igual que un desafortunado astronauta en una película de ciencia ficción, vemos que la nube se estrecha tanto que parece un espagueti. Esto significa que, probablemente, no tenga una estrella en su interior», concluye Gillessen. «Por el momento creemos que, probablemente, el gas proceda, de algún modo, de las estrellas que orbitan el agujero negro».

El clímax de este acontecimiento único en el centro de la galaxia está teniendo lugar en estos momentos y astrónomos de todo el mundo lo están observando muy de cerca.

Esta intensa campaña de observación proporcionará una gran cantidad de datos, revelando, no solo más cosas sobre esta nube de gas, sino que también sondeará las regiones cercanas al agujero negro que no habían sido exploradas antes y ofrecerá más información sobre los efectos extremos de la intensa gravedad.

Referencia bibliográfica:

S. Gillessen et al. Pericenter passage of the gas cloud G2 in the Galactic Center. Astrophysical Journal (2013).

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un lago del tamaño de una ciudad se escondía bajo el hielo de la Antártida 11 mayo, 2022
    Un enorme lago del tamaño de una ciudad fue descubierto más de 3 kilómetros por debajo de la capa de hielo de la Antártida. El gran lago de agua líquida, de unos 42 kilómetros de largo y 15 kilómetros de ancho, se escondía en las profundidades de la capa helada más grande de la Tierra. […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren el origen de las "pecas" fugaces del Sol 11 mayo, 2022
    Un nuevo estudio, basado en datos aportados por la sonda Solar Orbiter de la ESA y la NASA, ha revelado el origen de pequeños y fugaces puntos brillantes en forma de "pecas" en el Sol, que emergen y se desvanecen en menos de un minuto en promedio: serían el resultado de cambios en el campo […]
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Ha tenido un hermano gemelo, perdido antes de nacer, sin nunca haberlo sabido? 11 mayo, 2022
    Ya es posible saber si una persona compartió el útero materno con un gemelo que desapareció sin dejar rastro, provocando una carencia inconsciente en el hijo superviviente que puede manifestarse en forma de problemas psicológicos y fisiológicos a lo largo de toda su vida.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubierto un tesoro de asteroides en el archivo del Hubble 11 mayo, 2022
    Utilizando 20 años de datos recopilados por el telescopio espacial Hubble, los astrónomos han identificado 1.701 rastros de asteroides desconocidos que facilitarán información sobre el sistema solar primitivo.
    MPG/T21
  • Un misterioso ADN revoluciona la edición de genes humanos 10 mayo, 2022
    Diminutas "máquinas celulares" llamadas "retrones" actúan en las profundidades de las bacterias: producen hebras simples de ADN para identificar infecciones. Ahora, los investigadores han utilizado por primera vez este misterioso ADN "Retron" para modificar genes en células humanas. Creen que este mecanismo natural podría simplificar la edición genética en humanos y otros animales.
    Pablo Javier Piacente
  • Captan los "gemidos" de un agujero negro supermasivo 10 mayo, 2022
    Un nuevo estudio logró extraer y hacer audible ondas sonoras registradas en el agujero negro supermasivo ubicado en el centro del cúmulo de Perseo, localizado a 240,1 millones de años luz de distancia de la Tierra. El resultado es un inquietante aullido sobrenatural: los científicos creen que las ondas de sonido podrían desempeñar un papel […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren el “camino a la Atlántida” a 600 metros de profundidad en el Océano Pacífico 10 mayo, 2022
    A más de 600 metros de profundidad en el Océano Pacífico, los científicos han descubierto una especie de calzada romana que se ha formado por la actividad volcánica: aunque no conduce a ninguna parte, ha sido denominada “camino a la Atlántida”.
    Redacción T21
  • Los microbios intestinales guardan el secreto de la eterna juventud 9 mayo, 2022
    El trasplante de microbiota fecal de ratones jóvenes a viejos puede revertir las características del envejecimiento en el intestino, los ojos y el cerebro, según un nuevo estudio. El descubrimiento abre la posibilidad para el desarrollo de terapias basadas en microbios intestinales, que combatan el deterioro en la vejez en los seres humanos.
    Pablo Javier Piacente
  • Una nave de la NASA visitará Apophis, el asteroide potencialmente más peligroso para la Tierra 9 mayo, 2022
    La misma nave espacial que traerá muestras del asteroide Bennu durante el próximo año volverá al espacio para seguir el rastro de Apophis, un enorme asteroide de unos 340 metros de ancho que se acercará a nuestro planeta en 2029. Aunque se ha confirmado que no constituye una amenaza concreta en los próximos 100 años, […]
    Pablo Javier Piacente
  • El cerebro nos engaña durante la hipnosis 9 mayo, 2022
    Una investigación ha descubierto que el cerebro oculta información a la consciencia durante la hipnosis, para que la persona solo se perciba la voz del hipnotizador y se comporte como si lo imaginario fuera real.
    Eduardo Martínez de la Fe