Tendencias21

Ötzi, el «hombre de hielo», padecía enfermedad periodontal

Investigadores del Instituto EURAC en Bolzano (Italia) y de la Universidad de Viena han descubierto un patógeno oportunista en una biopsia de tejido del «hombre de hielo» Ötzi, un cazador que vivió hace unos 5.300 años. El patógeno está vinculado a la enfermedad periodontal, lo que confirma -un estudio previo lo había adelantado- que este ser humano padecía ese trastorno. Anteriormente, análisis óseos de los restos habían permitido conocer el aspecto del «hombre de hielo» y que era intolerante a la lactosa.

Ötzi, el

Investigadores del Instituto EURAC en Bolzano (Italia) y de la Universidad de Viena han descubierto un patógeno oportunista en una biopsia de tejido del "hombre de hielo" Ötzi, un cazador que vivió hace unos 5.300 años y que, por aquel entonces, murió desangrado.

El genoma de esta momia -la momia humana natural más antigua de Europa- fue decodificado a partir de una muestra de hueso de la cadera que no pesa más de 0,1 gramos, pero que ha proporcionado mucha información, publica AlphaGalileo.

Para empezar, en ella se ha encontrado ADN no humano, aunque terrestre. Se trata de material genética de Treponema denticola, un patógeno oportunista implicado en el desarrollo de la enfermedad periodontal, un proceso inflamatorio de las encías que ocasiona daños en los tejidos de los dientes.

Así, con sólo mirar el ADN, los investigadores pudieron confirmar el diagnóstico. Sus resultados han sido publicados recientemente en la revista científica PLoS ONE.

También era intolerante a la lactosa

Mucho de lo que sabemos acerca de Ötzi – por ejemplo, qué aspecto tenía o que padecía intolerancia a la lactosa – proviene de una muestra de hueso pequeño que permitió la decodificación de su composición genética.

En este nuevo estudio, los científicos se centraron en muestras consistentes en ADN no humano con la finalidad de "comprender mejor qué organismos se encuentran en esta muestra y cuál fue su función potencial", ha explicado Frank Maixner, del Instituto EURAC.

El ADN no humano de Ötzi procedería principalmente de bacterias que normalmente viven sobre y dentro de nuestro cuerpo. Sólo la interacción entre ciertas bacterias o algunos desequilibrios dentro de esa comunidad bacteriana pueden causar ciertas enfermedades.

Por lo tanto, es muy importante reconstruir y comprender la composición de la comunidad bacteriana mediante el análisis de la mezcla de ADN, para comprender en qué estado estaba Ötzi en el momento de su muerte.

Como se ha dicho, Treponema denticola es un patógeno oportunista implicado en el desarrollo de la periodontitis. Por tanto, este hallazgo respalda un diagnóstico previo realizado con tomografía computarizada, y que ya señaló que "el hombre de hielo" sufría esta enfermedad.

Además, la biopsia reveló que este patógeno se habría distribuido a través del torrente sanguíneo desde la boca hasta el hueso de la cadera.

Los científicos también han detectado bacterias Clostridium en una muestra de médula del "hombre de hielo", en la actualidad probablemente en una especie de estado latente. En condiciones anaeróbicas, sin embargo, estas bacterias pueden volver a crecer y degradar los tejidos, lo que podría afectar a la conservación de la momia, considerada la más famosa del mundo.

Referencia bibliográfica:

Frank Maixner, Anton Thomma, Giovanna Cipollini, Stefanie Widder, Thomas Rattei, Albert Zink. Metagenomic Analysis Reveals Presence of Treponema denticola in a Tissue Biopsy of the Iceman. PLOS ONE (2014). DOI: 10.1371/journal.pone.0099994.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Solar Orbiter alcanza el punto más cercano al Sol 26 marzo, 2022
    La sonda europea Solar Orbiter se acerca hoy al Sol a menos de un tercio de la distancia que lo separa de la Tierra: obtendrá imágenes insólitas de la corona y ayudará a entender mejor las fogatas de radiación que brotan de la superficie solar visible.
    Redacción T21
  • Un nuevo dispositivo podría volver cuántica a la Inteligencia Artificial 25 marzo, 2022
    Un dispositivo llamado memristor cuántico podría integrar al mundo cuántico con la Inteligencia Artificial (IA), desbloqueando así capacidades tecnológicas sin precedentes en la historia de la humanidad. Haría posible redes neuronales artificiales capaces de aplicar la superposición cuántica: operarían en distintos estados en simultáneo, multiplicando así su funcionalidad.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren misteriosos vórtices en el Sol con una velocidad inexplicable 25 marzo, 2022
    Un grupo de investigadores ha descubierto un nuevo conjunto de ondas en el Sol que, inesperadamente, parecen viajar mucho más rápido de lo previsto por cualquier teoría. Las denominadas ondas retrógradas de alta frecuencia (HFR), que se mueven en la dirección opuesta a la rotación del Sol, aparecen como un patrón de vórtices o movimientos […]
    Pablo Javier Piacente
  • La inestabilidad es el talón de Aquiles de la IA moderna 25 marzo, 2022
    Los humanos suelen ser bastante buenos para reconocer cuando se equivocan, pero los sistemas de inteligencia artificial no lo son. Según un nuevo estudio, la IA generalmente sufre de limitaciones inherentes debido a una paradoja matemática centenaria.
    CAM/T21
  • Crean los primeros escudos de invisibilidad para el gran público 25 marzo, 2022
    Una empresa británica ha creado espejos de invisibilidad destinados al gran público con fines lúdicos: son móviles y baratos. Funcionan con una red de lentes ópticas que manipulan la refracción natural de la luz para hacer desaparecer a una persona o a un objeto.
    Redacción T21
  • Un fragmento de "ADN basura" podría eliminar el miedo y los recuerdos traumáticos 24 marzo, 2022
    Según un nuevo estudio, un fragmento de "ADN basura" podría ser la clave para extinguir los recuerdos relacionados con el miedo o las experiencias traumáticas en las personas, por ejemplo en los casos como el trastorno de estrés postraumático o las fobias.
    Pablo Javier Piacente
  • En Marte no se puede hablar como en la Tierra 24 marzo, 2022
    En Marte, el sonido se propaga a una velocidad de 240 metros por segundo: no solo lo hace más lento que en nuestro planeta, sino que además las diferentes frecuencias no son regulares. Al escuchar música o tener una conversación en Marte, llegarían primero a nuestros oídos las frecuencias altas o agudas y luego las […]
    Pablo Javier Piacente
  • Siete incendios forestales rodean a la central nuclear de Chernóbil 24 marzo, 2022
    Siete incendios forestales, que superan diez veces los criterios de clasificación de emergencia de Ucrania, están rodeando a la central nuclear de Chernóbil y pueden dispersar los contaminantes radiactivos que quedaron del accidente nuclear de 1986, sin que esté operativo un sistema se seguimiento.
    Redacción T21
  • Los sonidos pueden rescatar del aislamiento profundo a los pacientes de ELA 24 marzo, 2022
    Una nueva investigación ha comprobado que los sonidos se pueden usar para que personas inmovilizadas pero conscientes puedan comunicarse con los médicos, familiares y amigos. Funcionó con éxito en un paciente de ELA que ya ni podía mover los ojos.
    N+1/T21
  • El asteroide que terminó con los dinosaurios fue más destructivo de lo que pensamos 23 marzo, 2022
    Las secuelas del asteroide que eliminó a los dinosaurios de la faz de la Tierra fueron aún más brutales de lo que creíamos: cantidades masivas de azufre fueron arrojadas a la estratosfera. Posteriormente, una gran nube de gases bloqueó al Sol y enfrió la Tierra durante décadas o siglos, para luego caer como lluvia ácida […]
    Pablo Javier Piacente