Tendencias21

Parque Jurásico existió en el Sáhara hace 100 millones de años

Parque Jurásico existió en el Sáhara hace 100 millones de años: gigantescos dinosaurios africanos eran depredadores feroces que devoraban animales acuáticos y terrestres de enormes dimensiones.

Parque Jurásico existió realmente hace 100 millones de años en un área de formaciones rocosas del Cretácico en el sureste de Marruecos, conocido como el Grupo Kem Kem.

Los lechos Kem Kem ya eran son famosos por los espectaculares fósiles encontrados allí, que incluyen al menos cuatro terópodos no aviarios de gran cuerpo, varios pterosaurios y cocodrilos enormes.

Una nueva investigación, publicada ahora en la revista Zookeys, revela la historia completa de este grupo geológico, cuyos estratos se remontan al Cretácico tardío.

Lo que revela esta monografía de geología y paleontología es algo tan impresionante que el autor principal de esta investigación, Nizar Ibrahim, profesor asistente de biología en la Universidad de Detroit Mercy, ha dicho que un viajero en el tiempo no duraría con vida mucho tiempo allí.

Considera que esa región del Sáhara fue entonces el lugar más peligroso de la Tierra, con depredadores feroces, incluidos los reptiles voladores y los cazadores de cocodrilos.

Dinosaurios africanos

La monografía proporciona una ventana a la era de los dinosaurios de África, según Ibrahim.

Hace unos 100 millones de años, el área albergaba un vasto sistema fluvial, lleno de muchas especies diferentes de animales acuáticos y terrestres, incluidas muchas formas gigantes.

Los fósiles del Grupo Kem Kem incluyen tres de los dinosaurios depredadores más grandes conocidos, así como varios reptiles voladores depredadores y cazadores de cocodrilos.

Entre los dinosaurios estaba el Carcharodontosaurus saharicus de dientes de sable (más de 8 m de longitud, con enormes mandíbulas y dientes largos y dentados de más de 20 centímetros de largo) y Deltadromeus agilis (alrededor de 8 m de longitud).

También figuraba el saurópodo de cuello largo Rebbachisaurus garasbae y el también terópodo Spinosaurus aegyptiacus.
Los terópodos de Kem Kem se encuentran entre los mayores depredadores de dinosaurios conocidos en el registro fósil, que alcanzan longitudes corporales adultas superiores a 12 metros.

Alimento de pescado

Muchos de esos depredadores dependían de un abundante suministro de pescado.

«Este lugar estaba lleno de peces absolutamente enormes, incluidos los celacantos gigantes y el pez pulmonado», añade coautor David Martill, de la Universidad de Portsmouth.

«También había un enorme pez sierra de agua dulce llamado Onchopristis con los dientes rostrales más temibles, son como dagas con púas, pero maravillosamente brillantes», precisa.

El objetivo de la nueva investigación es proporcionar a la comunidad internacional una revisión en profundidad de las rocas y fósiles de la región.

El más famoso de los dinosaurios Kem Kem, el Spinosaurus gigante semiacuático, y el más común de los fósiles de Kem Kem, el pez sierra gigante Onchopristis, se enredan en las aguas costeras poco profundas en un cálido día del Cretácico tardío. Ilustración de Davide Bonadonna.

Monografía completa

La monografía revisa la geología y paleontología de esta área famosa pero sorprendentemente poco estudiada.

A lo largo de sus 216 páginas, describe y nombra formalmente los estratos y resume todas las formas de vida preservadas, desde plantas e insectos frágiles hasta dinosaurios masivos.

La monografía también describe una imagen de cómo fue la vida hace unos 95 millones de años: pinta los entornos paleo de la región y la inusual fauna dominada por los depredadores.

El equipo internacional incluyó investigadores de las universidades Detroit Mercy (en Michigan); de Chicago; del Estado de Montana; de Portsmouth (Reino Unido); de Leicester (Reino Unido); de Casablanca (Marruecos) y de la universidad McGill (Canadá), así como del Museo de Historia Natural de París (Francia).

Referencia

Geology and paleontology of the Upper Cretaceous Kem Kem Group of eastern Morocco. Nizar Ibrahim et al. ZooKeys 928: 1-216. (2020). DOI:10.3897/zookeys.928.47517

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario