Tendencias21
Podemos moldear el cerebro a través de la imaginación

Podemos moldear el cerebro a través de la imaginación

La imaginación es capaz de moldear lo que el cerebro aprende de la experiencia. Por ello puede ser utilizada para superar el miedo y la ansiedad. Y también para borrar de la memoria los recuerdos negativos.

Podemos moldear el cerebro a través de la imaginación

Imaginar una amenaza puede alterar la forma en que está representada en el cerebro, ha descubierto una investigación. En consecuencia, puede usarse de manera constructiva para moldear lo que el cerebro aprende de la experiencia.

«Esta investigación confirma que la imaginación es una realidad neurológica que puede afectar a nuestros cerebros y cuerpos en formas que son importantes para nuestro bienestar», explica Tor Wager, director del Laboratorio de Neurociencia Cognitiva y Afectiva en la Universidad de Colorado en Boulder y uno de los investigadores, en un comunicado. Los resultados se publican en la revista Neuron.

Los investigadores sugieren que la imaginación puede ser  una herramienta poderosa para ayudar a las personas con miedo y trastornos relacionados con la ansiedad a superarlos. Desde la década de 1950, los médicos han utilizado la «terapia de exposición» como tratamiento de choque: piden a los pacientes que enfrenten sus temores, reales o imaginarios, en un entorno seguro y controlado y de esta forma consiguen resultados positivos.

Sin embargo,  hasta ahora, se ha sabido muy poco acerca de cómo tales métodos impactan en el cerebro o cómo la imaginación se compara neurológicamente con la exposición a una situación desagradable de la vida real.

«Nuestros hallazgos cierran una brecha entre la práctica clínica y la neurociencia cognitiva», señala Marianne Cumella Reddan, coautora de la investigación. «Este es el primer estudio de neurociencia que muestra que imaginar una amenaza puede alterar la forma en que está representada en el cerebro».

Metodología

Para llegar a esta conclusión los investigadores reunieron a 68 participantes sanos a los que sometieron a una serie de pruebas. En primer lugar, se les preparó a todos ellos para vivir una experiencia incómoda, pero no dolorosa: tenían que asociar un sonido provocado por los investigadores con una leve descarga eléctrica.

Una vez establecida en sus cerebros la relación entre el sonido y la descarga eléctrica, los participantes fueron divididos en tres grupos. Al primer grupo se les hizo escuchar el mismo sonido asociado a la leve descarga eléctrica, sin sufrir nuevos impactos.

El segundo grupo, a diferencia del primero, no escuchaba el sonido asociado a la descarga, sino que tenía que imaginarlo en su cerebro. El tercer grupo tenía que imaginar algo diferente: sonidos agradables de la naturaleza, como trinos de pájaros o lluvias. Ninguno de los participantes de estos dos grupos tampoco recibió descarga alguna en esta fase del experimento.

Durante todas las fases del experimento, los investigadores midieron la actividad cerebral de los participantes utilizando imágenes de resonancia magnética funcional (IRMf) y midieron también la reacción corporal a través de sensores.

Lo primero que descubrieron fue que los participantes que oyeron o imaginaron el ruido amenazante, mostraron una actividad cerebral similar: las neuronas de la corteza auditiva (que procesa el sonido), del núcleo accumbens (la parte del encéfalo que procesa el miedo) y de la corteza pre-prefrontal ventromedial (asociada con el riesgo y la aversión),  se encendieron mientras oían el sonido asociado a la descarga eléctrica.

Sin embargo, cuando se repitió el experimento sin descarga eléctrica, la reacción cerebral fue diferente y significativa: los participantes que, o bien escucharon el sonido sin recibir descarga eléctrica, o bien solo lo imaginaron, mostraron que la actividad cerebral que antes había encendido las neuronas del miedo y del peligro, no se producía. El cerebro había aprendido a no tener miedo.

No ocurrió lo mismo con el grupo que imaginó pájaros o lluvias: el miedo al sonido asociado a una descarga eléctrica persistió después del experimento. Para ellos, el ejercicio de imaginación no había funcionado.

«Creo que mucha gente asume que la forma de reducir el miedo o la emoción negativa es imaginar algo bueno. De hecho, lo que podría ser más efectivo es exactamente lo contrario: imaginar la amenaza, pero sin las consecuencias negativas», explica Wager.

Actualizar recuerdos

Otro resultado de esta investigación es que pone de manifiesto que  a través de la imaginación también es  posible actualizar recuerdos. Investigaciones anteriores han demostrado que imaginar un acto puede activar y fortalecer regiones del cerebro involucradas en su ejecución en la vida real, mejorando el rendimiento.

Por ejemplo, imaginar que tocamos el piano puede aumentar las conexiones neuronales en regiones relacionadas con los dedos. La nueva investigación muestra también que es posible insertar nuevos detalles en la memoria.

«Si tienes una memoria que ya no te sirve o te está paralizando, puedes usar la imaginación para aprovecharla, cambiarla y volver a consolidarla, actualizando la forma en que piensas y experimentas algo», dijo Reddan, recalcando algo tan simple como imaginar un sonido conectado a una compleja red de circuitos cerebrales.

Ella señala que hubo mucha más variación en la actividad cerebral en el grupo que imaginó el sonido frente a los que realmente lo escucharon, lo que sugiere que aquellos que tienen una imaginación más vívida pueden experimentar mayores cambios cerebrales cuando simulan algo en su mente.

Por ahora, advierte Wager, hay que prestar más atención a lo que imaginamos. «Administra tu imaginación y lo que te permites imaginar. Puedes usar la imaginación de manera constructiva para moldear lo que tu cerebro aprende de la experiencia», concluye.

Referencia

Attenuating Neural Threat Expression with Imagination. Marianne Cumella Reddan et al. Neuron, November 21, 2018. DOI:https://doi.org/10.1016/j.neuron.2018.10.047

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente