Tendencias21

Prueban con éxito un coche que se desplaza tanto por carretera como por el aire

Un coche con alas desplegables, que tanto circula por una carretera como realiza vuelos cortos a velocidad limitada, ha sido desarrollado por exalumnos del MIT y probado con éxito a principios de este mes. El coche avión, llamado Transition, tiene un motor de 100 caballos y gasta 7.83 litros gasolina sin plomo cada 100 kilómetros en autopista. Tiene una autonomía de 725 kilómetros a una velocidad media de vuelo de 185 kilómetros por hora. Puede convertirse en coche o avión en sólo 30 segundos. Para conducirlo no se necesita ser piloto de aviones, sino recibir una formación complementaria a la del carnet de conducir. No es el primer coche volador de la historia, pero sí el más sofisticado, aunque todavía es sólo un prototipo. Por Yaiza Martínez.

Prueban con éxito un coche que se desplaza tanto por carretera como por el aire

La compañía Terrafugia, fundada en 2006 por exalumnos del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), ha realizado ya las primeras pruebas con el primer coche volador con fines prácticos, anuncia el MIT en un comunicado.

El pasado día cinco de marzo, un coche alado se deslizó por la pista de aterrizaje del aeropuerto de Plattsburgh, en Nueva York, despegó, y voló durante 37 segundos, para luego aterrizar en la misma pista. Esta maniobra fue repetida alrededor de media docena de veces en los días siguientes.

En los próximos meses, además, los pilotos de Terrafugia probarán el avión, bautizado como Transition, en una serie de vuelos más largos, y realizarán diversas maniobras para conocer a fondo el funcionamiento y el manejo de este aparato.

Licencia para volar más sencilla

Durante casi un siglo, los entusiastas de la aviación han perseguido el sueño del coche volador, pero al público general esta idea suele parecerle novedosa.

En los últimos tiempos, el atractivo de la fabricación de un coche volador ha aumentado en Estados Unidos debido a que la Federal Aviation Administration (FAA) ha creado una certificación para la clase de avión Light Sport Aircraft o LSA, que son aquéllas aeronaves con un peso máximo en despegue de 600 kilogramos, y una velocidad máxima de vuelo de 222 kilómetros por hora, entre otras características.

Para este tipo de aeronaves la FAA ha creado, además, una categoría de licencia específica, que resulta válida para el Transition, con dos asientos. Obtener dicha licencia supone sólo 20 horas de adiestramiento, casi la mitad de lo que se requiere para obtener la licencia corriente de piloto.

Características

¿Pero cómo es este coche volador? Según se explica en la web de Terrafugia, el Transition combina la capacidad única de plegar sus alas con la posibilidad de ser conducido en cualquier carretera, todo ello en una moderna plataforma de aeronave de uso personal.

Tanto guardar las alas para viajar por carretera como desplegarlas para volar en cualquier aeropuerto son funciones que se activan desde el interior de la cabina del piloto.

El coche avión Transition se impulsa por tierra y por aire gracias a un motor, recientemente desarrollado por la compañía fabricante de motores austriaca Rotax, que tiene 100 caballos de potencia y que gasta 7.83 litros de combustible cada 100 kilómetros en autopista. El combustible utilizado es la gasolina sin plomo común.

Con un tanque de 75 litros de combustible, el Transition puede recorrer 725 kilómetros sin repostar, a una velocidad media de vuelo de 185 kilómetros por hora.

Algunas ventajas del Transition

En sus recorridos, los pilotos podrán alternar del modo “vuelo” al modo “carretera” desplegando o plegando las alas y cambiando la potencia del motor, de la producida por el propulsor situado en la parte trasera de la aeronave, a la distribuida en las ruedas delanteras. El proceso de cambio tarda sólo 30 segundos.

Según explican en el comunicado del MIT los fabricantes de Transition, la licencia creada por la FAA ayudará a que Transition transforme la manera en que la gente se mueve por el país, especialmente en las áreas rurales.

Los inventores señalan que uno de los mayores problemas a los que se enfrentan los pilotos es que la mayoría de los 5.000 aeropuertos generales de Estados Unidos no ofrecen un servicio de alquiler de coches o ni siquiera tienen parada de taxis.

El Transition podría hacer que esos aeropuertos infrautilizados resulten más prácticos para los pilotos privados. Asimismo, los creadores del Transition señalan que es un vehículo que aumentará la seguridad de los viajes. Una de las principales causas de accidentes en vuelo es el mal tiempo.

Con este avión, cualquier piloto que se enfrente a las inclemencias del clima podrá aterrizar en el aeropuerto más cercano, plegar las alas y conducir por carreteras locales hasta otro aeropuerto desde el que despegar, y mientras se mejora el tiempo.

Antecedentes y futuro

Las primeras pruebas del concepto de coche-avión de Terrafugia se realizaron con un modelo a escala un quinto, en 2005. La versión actual del Transition ya tiene el tamaño definitivo, pero aún es un vehículo de pruebas.

Los resultados de éstas hacen pensar, sin embargo, que el prototipo es por lo menos prometedor. Según declaraciones del piloto Phil Meteer (que participó en los ensayos realizados en el aeropuerto de Plattasburg) en una entrevista publicada en la web de Terrafugia, el Transition vuela y se desplaza como la seda.

La compañía busca ahora la financiación necesaria para el desarrollo de los primeros “aviones para carretera”, que se espera estén listos en 2011.

El Transition no es el primer coche volador de la historia, pero aún no se sabe cuándo llegará a comercializarse este tipo de vehículos. Otros ejemplos de coches voladores creados anteriormente son el Personal Air Vehicle (PAV) de la NASA, que contó con 250.000 dólares en ayudas para su desarrollo; el PAL-V, que despega y aterriza como un helicóptero; o el coche volador Skycar, desarrollado por el inventor Paul Moller.

Yaiza Martinez

Hacer un comentario