Tendencias21

Robots que eligen entre comer o aparearse ayudan a comprender la evolución

Experimentos con robots realizados en Japón han demostrado que estas máquinas pueden utilizarse para estudiar la evolución. En pruebas realizadas, los robots ejecutaron comportamientos básicos durante más de 1.000 generaciones. Desarrollaron así dos estrategias de apareamiento distintas, aunque similares a las que se ven en la naturaleza, que podrían ser las precursoras de la adopción de géneros.

Robots que eligen entre comer o aparearse ayudan a comprender la evolución

Una nueva investigación del Okinawa Institute of Science and Technology (OIST, Japón) ha demostrado la utilidad de los robots en el estudio de la evolución.

Stefan Elfwing, investigador de la Unidad de Computación Neuronal del profesor Kenji Doya del OIST, utilizó con éxito una colonia de robots parecidos a roedores para observar cómo evolucionan diferentes estrategias de apareamiento.

El trabajo, publicado en PLOS ONE, no sólo ha generado resultados interesantes e inesperados, sino que también ayuda a validar el uso de robots en el estudio de la evolución.

Diversas estrategias

Los machos y las hembras de diferentes especies tienen diferentes estrategias de captación y selección de compañeros de apareamiento. La teoría evolutiva sugiere que sólo un fenotipo diferenciado, en este caso referido a la estrategia de apareamiento, debe existir dentro de una población. Esto se debe a que la selección natural determina que sólo la mejor estrategia sobrevive.

Sin embargo, en la naturaleza, vemos estrategias de apareamiento polimórficas, lo que significa que hay múltiples formas de apareamiento dentro de una población. Cómo evolucionaron estas diferentes estrategias de apareamiento es objeto de debate entre los biólogos evolutivos, explica la nota de prensa de OIST.

El estudio de la evolución de tales comportamientos en poblaciones vivas de animales complejos es extremadamente difícil. Mediante el uso de robots y la simulación por ordenador, Elfwing fue capaz de ver la evolución de más de 1.000 generaciones en un corto período de tiempo, algo que es imposible de hacer en animales vivos.

Robots-roedores

El investigador programó una pequeña colonia de robots Ciber Roedores, que tienen dos ruedas, una cámara para detectar baterías y a otros robots, dientes de electrodos para recargarse en las baterías, y un puerto de infrarrojos para el acoplamiento, que consiste en copiar sus «genes», o parámetros esenciales del programa.

Los robots podían ejecutar dos comportamientos básicos: búsqueda de alimento en forma de baterías y búsqueda de un compañero para aparearse. Los experimentos se realizaron en una simulación por ordenador para observar el proceso evolutivo más de 1.000 generaciones en cada experimento.

Los robots sólo podían aparearse unos con otros si se veían de frente. En una situación en la que un robot ve tanto una batería como la parte trasera de otro robot, pueden surgir dos fenotipos principales de estrategias de apareamiento: por un lado, un robot tipo Forager (Forrajero) va hacia la batería y nunca espera a que la pareja se dé la vuelta para el apareamiento.

Por el otro, un Tracker (Rastreador) espera a que la pareja se dé la vuelta para el apareamiento. El resultado interesante de algunos de los 70 experimentos fue que la población era polimórfica, y que dos estrategias de apareamiento diferentes, o fenotipos , co-existían dentro de ella.

Ejecutando experimentos con diferentes proporciones de los fenotipos, se observó que la mezcla estable era de 25% de Forrajeros y 75% de Rastreadores.

La mejor oportunidad para proliferar

La evolución de las dos estrategias de apareamiento diferentes es similar a lo que se ve en la naturaleza.

En algunos experimentos, sólo una de las estrategias evolucionaba dentro de la población.

Sin embargo, en los experimentos en los que se desarrollaron poblaciones polimórficas, los robots presentaban los mejores datos de aptitud o rapidez para la reproducción de todos los experimentos.

Esto indica que la presencia de diferentes estrategias de apareamiento en ciertas proporciones es la que la mejor oportunidad para la proliferación de la especie.

Elfwing está encantado con el significado de estos resultados. «En este experimento, los robots eran hermafroditas: todos los robots se aparean con todos los demás y pueden producir descendencia. En la siguiente etapa, queremos ver si los robots asumen roles de hombre y mujer, mediante la adopción de diferentes riesgos y costes de reproducción. El comportamiento exhibido por las dos estrategias, Forrajero y Rastreador, puede ser un precursor de la adopción de géneros distintos.»

Referencia bibliográfica:

Stefan Elfwing & Kenji Doya. Emergence of Polymorphic Mating Strategies in Robot Colonies. PLOS ONE (2014). DOI: 10.1371/journal.pone.0093622.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Las minilunas podrían transformarnos en una especie interplanetaria 19 febrero, 2024
    "Minilunas" aún no descubiertas pueden orbitar la Tierra: teniendo en cuenta su proximidad a nuestro planeta, estos pequeños cuerpos serían excelentes herramientas para potenciar la exploración espacial. En concreto, algunos científicos creen que estos diminutos satélites podrían permitir a la humanidad explorar con mayor facilidad el Sistema Solar, establecerse como una especie interplanetaria y vivir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un robot con el cerebro de un insecto 19 febrero, 2024
    Investigadores europeos han desarrollado un robot que puede moverse como un insecto. Le integraron un modelo de la actividad neuronal que se mueve de la misma forma que lo hacen los insectos para navegar eficientemente en cualquier entorno, sin tener capacidad de aprendizaje.
    Redacción T21
  • ¿La cognición sería una función de onda? 19 febrero, 2024
    Las ondas cerebrales desempeñan un papel crucial para la formación de la memoria, de la misma forma que las ondas cuánticas estructuran las neuronas que posibilitan la cognición. Una nueva investigación sugiere que memoria y consciencia podrían formar parte de esa dinámica, aunque a escalas muy diferentes.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los simios también tienen sentido del humor 18 febrero, 2024
    Cuatro especies de grandes simios empiezan a burlarse de los demás en broma en edades tan tempranas como los humanos. Sus burlas son provocativas, persistentes y se caracterizan por elementos sorprendentes y divertidos. Llevan así 13 millones de años.
    Redacción T21
  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente