Tendencias21
Se puede dormir sin tener un cerebro

Se puede dormir sin tener un cerebro

Una investigación desarrollada con pequeños invertebrados que no tienen cerebro ha descubierto que adquieren un estado similar al sueño sin necesidad de sistema nervioso. Evolutivamente el sueño es anterior al cerebro.

De acuerdo a un estudio realizado por científicos de la Universidad de Kyushu, en Japón, un pequeño invertebrado denominado Hydra presenta características similares al sueño a pesar de no disponer de un sistema nervioso central. Esto confirmaría que la evolución del sueño antecede al desarrollo del cerebro.

En un comunicado, los responsables de la investigación concluyeron que a partir de lo observado en Hydra puede decirse que los animales en general adquirieron mecanismos relacionados con el sueño antes del desarrollo evolutivo del sistema nervioso central. Además, muchos de estos mecanismos se conservaron a medida que evolucionaron los cerebros de cada especie.

Una situación por la que todos hemos pasado en algún momento es la imposibilidad de pensar correctamente frente a la ausencia de sueño. Sin embargo, es un problema que podemos resolver fácilmente con algunas simples pautas, comportamientos y hábitos que pueden apreciarse en el ser humano y en muchas otras especies.

Teniendo en cuenta esto, los científicos se han preguntado cuándo y por qué los animales comenzamos a necesitar del sueño y si la presencia de cerebro es un requisito previo o no. Ahora, la nueva investigación publicada en la revista Science Advances arroja luz sobre este fenómeno, gracias al estudio realizado sobre Hydra vulgaris, un pequeño cnidario con una sencilla anatomía.

Primero el sueño, después el cerebro

El trabajo de los especialistas japoneses podría ayudar a comprender el origen evolutivo del sueño en los animales, ya que ha demostrado que las diminutas hidras presentan signos de un estado similar al sueño, aún careciendo de sistema nervioso central. Según Taichi Q. Itoh, líder de la investigación, “ahora contamos con pruebas sólidas de que los animales deben haber adquirido la necesidad de dormir antes de contar con un cerebro», resaltó.

La investigación sobre Hydra vulgaris se suma a otros descubrimientos en torno al comportamiento del sueño en las medusas, un pariente cercano de las hidras. Los expertos de la Universidad de Kyushu hallaron en estudios previos que ambas especies presentan reacciones a químicos que provocan somnolencia y sueño, sustancias que incluso tienen efectos similares en el ser humano.

En cuanto a las hidras, la exposición a la melatonina, una sustancia que promueve el sueño y es de uso común, generó un aumento moderado en la cantidad y la frecuencia del sueño. Por otro lado, el neurotransmisor inhibidor GABA, otra sustancia química relacionada con el sueño en diferentes especies animales, incrementó de manera considerable la actividad del sueño.

Al mismo tiempo, los científicos hallaron que algunos mecanismos del sueño parecen haberse conservado durante la evolución del cerebro, en tanto que otros han cambiado de función. Por ejemplo, mientras la dopamina genera excitación en algunos animales, en las hidras funciona promoviendo el sueño.

Mecanismos que permanecen

En otro sentido, las especies con cerebro y aquellas que no lo poseen también presentan diferencias en cuanto a los comportamientos ligados al sueño. Mientras en el ser humano el ritmo circadiano y los ciclos que se repiten cada 24 horas son un ordenamiento central, en las hidras se observan ciclos de cuatro horas de estados activos intercalados con otros dedicados a comportamientos similares al sueño.

Otra de las conclusiones del estudio japonés indica que la falta de sueño conduce a cambios en la expresión de 212 genes, incluyendo algunos presentes en una amplia gama de animales, como roedores, moscas de la fruta y nematodos. Además, los investigadores identificaron genes en la mosca de la fruta que parecen compartir un origen evolutivo común con aquellos que se encuentran relacionados con el sueño en las hidras.

Para finalizar, los científicos indicaron que todos estos datos proporcionan en conjunto una fuerte evidencia en torno a que los animales adquirieron mecanismos relacionados con el sueño con anterioridad al desarrollo evolutivo del sistema nervioso central. Incluso, gran parte de estos mecanismos se conservaron a medida que evolucionaron los cerebros de cada especie.

Referencia

A sleep-like state in Hydra unravels conserved sleep mechanisms during the evolutionary development of the central nervous system. Hiroyuki J. Kanaya, Sungeon Park, Ji-hyung Kim, Junko Kusumi, Sofian Krenenou, Etsuko Sawatari, Aya Sato, Jongbin Lee, Hyunwoo Bang, Yoshitaka Kobayakawa, Chunghun Lim, and Taichi Q. Itoh. Science Advances (2020).DOI:https://doi.org/10.1126/sciadv.abb9415

Foto:

Hydra. Wikimedia Commons.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los nuevos negocios crecen en torno a la soledad 10 noviembre, 2022
    La soledad se ha convertido en la gran pandemia de nuestro siglo: genera fórmulas de asociación y ayuda mutua, que, además, se pueden llegar a convertir en florecientes nuevos negocios. La formación de comunidades con soporte esencialmente digital tiene un gran recorrido.
    Miguel Ormaetxea Arroyo
  • Identificadas las neuronas que hacen posible volver a caminar 10 noviembre, 2022
    Investigadores suizos han identificado las neuronas que permiten la rehabilitación funcional en personas que tienen lesionada la médula espinal, y conseguido que 9 pacientes vuelvan a caminar después de estimular esas células nerviosas con técnicas optogenéticas.
    EPFL/T21
  • Neuronas egocéntricas nos ayudan a ubicarnos en el mundo 10 noviembre, 2022
    Un nuevo tipo de neurona previamente desconocido ayuda a las personas a centrarse en sus mapas personales del mundo, según un nuevo estudio desarrollado en la Universidad de Columbia. Estas neuronas aportan un marco de referencia individual que hace posible la ubicación y el desplazamiento por nuevos espacios, sin que las distracciones del entorno nos […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren genes que protegen a las neuronas: existe un diseño genético contra la neurodegeneración 10 noviembre, 2022
    Un programa genético protege a las neuronas de la degeneración: una nueva investigación desarrollada en la Universidad de Bonn, en Alemania, ha descubierto genes en moscas de la fruta que aparentemente tienen una función similar en los humanos. Estos genes responden a un programa orientado a evitar la neurodegeneración, que aparece a partir de patologías […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean una neurona iónica artificial que almacena recuerdos electrónicos 10 noviembre, 2022
    Científicos del CNRS y de la Ecole Normale Supérieure – PSL han descubierto cómo desarrollar neuronas artificiales utilizando iones para transportar la información, de la misma forma que lo hacen las células nerviosas biológicas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La humanidad no está preparada para evitar la colisión con un asteroide inesperado 10 noviembre, 2022
    Termina en estrepitoso fracaso el simulacro de un asteroide imaginario que iba a estrellarse contra la Tierra en agosto pasado. No hubo tiempo para desviarlo, se descartó por peligrosa la opción nuclear y la emergencia tropezó con un mal inesperado: la desinformación.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Una enzima humana evolucionó a partir de antiguos organismos unicelulares 9 noviembre, 2022
    AK6, una enzima que se encuentra en el núcleo de las células humanas, contiene rastros claros de organismos unicelulares llamados Asgard archa, según un nuevo estudio. El descubrimiento ayudará a comprender cómo las células humanas han evolucionado a partir de predecesores más primitivos.
    Pablo Javier Piacente
  • Un agujero en la magnetosfera de la Tierra provoca asombrosas auroras rosas 9 noviembre, 2022
    Generada por una intensa tormenta solar, una grieta temporal en el campo magnético de la Tierra permitió que las partículas energéticas penetraran profundamente en la atmósfera del planeta, creando auroras rosas extremadamente raras que encendieron el cielo nocturno en Noruega.
    Pablo Javier Piacente
  • Revuelo científico por un espectacular hallazgo arqueológico en Italia 9 noviembre, 2022
    Los arqueólogos han descubierto en la Toscana italiana 24 estatuas de bronce perfectamente conservadas después de estar 2.300 años sumergidas en agua y barro, junto a unas 5.000 monedas de oro, plata y bronce, que se encontraban entre los restos de baños sagrados etruscos y romanos.
    Redacción T21
  • Físicos alemanes traspasan una nueva frontera cuántica 9 noviembre, 2022
    Físicos alemanes han construido y probado con éxito un nuevo tipo de reloj atómico óptico, basado en iones altamente cargados, que es menos sensible a las perturbaciones externas y tan preciso como los relojes atómicos ópticos convencionales. También puede aventurarse en el interior de la Nueva Física.
    PTB/T21