Tendencias21
Las aves tienen un sentido cuántico de la orientación

Las aves tienen un sentido cuántico de la orientación

El campo magnético terrestre altera el proceso cuántico que se produce naturalmente en las células de la retina cuando perciben la luz: de esta forma delata su presencia y sirve de orientación a las aves.

Las aves pueden orientarse en vuelo gracias a la alteración de un proceso cuántico que ocurre en el interior de las células de la retina provocada por el campo magnético terrestre: esa alteración les permite detectar la dirección de los polos del planeta.

Lo ha descubierto una investigación de la Universidad de Tokio, que experimentó en laboratorio cómo reaccionaba un grupo de células vivas e inalteradas a sucesivas exposiciones a campos magnéticos artificiales. Los resultados de esta investigación de han publicado en PNAS.

Las primeras observaciones de magnetorrecepción biológica revelaron que, cada vez que las células perciben el campo magnético, se altera el proceso cuántico que ocurre en su interior.

Ese proceso cuántico fue establecido en 2010, cuando científicos austriacos descubrieron que los electrones implicados en el sentido de la orientación animal seguían un comportamiento cuántico conocido como entrelazamiento.

El entrelazamiento cuántico es una cualidad misteriosa de las partículas elementales que les permiten compartir simultáneamente un mismo estado: cualquier modificación en el estado de una de esas partículas, se refleja al mismo tiempo en la otra, aunque estén físicamente distantes entre sí.

Entrelazamiento electrónico

Esta investigación ha observado por primera vez, en vivo y en directo, cómo los campos magnéticos influyen en el sentido de la orientación animal: afectan a un fenómeno exclusivamente cuántico, conocido como estados de espín de los electrones, y a las reacciones químicas que involucran a pares de radicales.

De la misma forma que la Tierra orbita al Sol y rota también alrededor de su eje, el electrón orbita a su átomo y gira a su vez sobre sí mismo, originando una propiedad conocida como espín o momento angular, que genera su propio campo magnético.

Cuando los receptores magnéticos presentes en la retina de los ojos de los animales se activan mediante fotones (que, además de la luz, portan cualquier forma de radiación electromagnética), se generan moléculas nuevas cuyos átomos están dotados de electrones simples o solitarios, conocidos como par de (electrones) radicales: se comportan según el entrelazamiento cuántico y comparten un mismo estado de espín, aunque están separados entre sí.

Cuando los campos magnéticos alteran ese proceso cuántico natural que ocurre en el interior de las células de la retina, los animales lo perciben y detectan el campo magnético terrestre: lo aprovechan para orientar su navegación.

Primera medida

Los investigadores explican al respecto que, durante los últimos 50 años, los químicos han identificado múltiples reacciones y proteínas específicas llamadas criptocromos que son sensibles a los campos magnéticos en experimentos de laboratorio.

Los biólogos incluso han observado cómo la interferencia genética con los criptocromos en las moscas de la fruta y las cucarachas puede eliminar la capacidad de los insectos para navegar siguiendo las señales geomagnéticas.

Otras investigaciones han indicado que la navegación geomagnética de las aves y otros animales es sensible a la luz.

Sin embargo, nadie había medido hasta ahora reacciones químicas dentro de una célula viva que cambian directamente debido a un campo magnético. Y este es el principal resultado de la nueva investigación.

¿Otros procesos biológicos?

Dado que el entrelazamiento cuántico entre los electrones de los átomos de las células magnetorreceptoras se produce espontáneamente con una duración variable o flexible, los investigadores consideran que la influencia del campo magnético terrestre comprobada en este investigación, puede producirse también en otros procesos biológicos.

«Lo bueno de esta investigación es ver que la relación entre los espines de dos electrones individuales puede tener un efecto importante en la biología», explica uno de los autores de la investigación, Jonathan Woodward, en un comunicado.

Y añade: “creemos que tenemos pruebas extremadamente sólidas de que hemos observado un proceso puramente mecánico cuántico que afecta la actividad química a nivel celular.”

Los investigadores consideran que el campo magnético de la Tierra podría tener una influencia biológicamente más amplia, por lo que están investigando su posible efecto en otros tipos de células, así como la influencia que podría tener sobre la salud humana y sobre otros topos de células.

Referencia

Cellular autofluorescence is magnetic field sensitive. Noboru Ikeya and Jonathan R. Woodward. PNAS January 19, 2021 118 (3) e2018043118. DOI:https://doi.org/10.1073/pnas.2018043118

 

Foto superior: Ray Shrewsberry. Pixabay

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe, periodista científico, es el Editor de Tendencias21.

2 comentarios

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan por primera vez materia oscura en un cúmulo galáctico 14 febrero, 2024
    La materia oscura identificada, detectada indirectamente en un cúmulo conformado por miles de galaxias, podría ayudar a los científicos a comprobar la existencia de una estructura a gran escala que se extiende por todo el Universo: de esta forma, un "andamiaje" de materia oscura atravesaría todo el cosmos y sería el sostén de innumerables galaxias, […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren un fármaco de animación suspendida que imita la hibernación 14 febrero, 2024
    Descubren un fármaco de "animación suspendida" que imita la hibernación y podría mejorar el trasplante de órganos, asegurar la supervivencia ante lesiones traumáticas y facilitar los viajes espaciales de larga duración.
    Redacción T21