Tendencias21
Un asteroide potencialmente peligroso podría impactar con la Tierra en 2182

Un asteroide potencialmente peligroso podría impactar con la Tierra en 2182

Un asteroide potencialmente peligroso, descubierto en 1999 y que mide 560 metros de diámetro, podría colisionar con la Tierra en 2182, según un estudio internacional publicado en la revista Icarus. La probabilidad de impacto total es de una entre mil, por lo que las acciones para evitar la colisión deberían realizarse antes de 2060, según los autores de esta investigación. SINC

Un asteroide potencialmente peligroso podría impactar con la Tierra en 2182

El asteroide potencialmente peligroso ‘(101955) 1999 RQ36’ tiene una probabilidad de uno entre mil de impactar contra la Tierra, y más de la mitad de esta probabilidad apunta a que podría ocurrir en el año 2182, según un estudio internacional en el que han participado investigadores españoles. Conocer este dato puede ayudar a diseñar con antelación mecanismos para desviar la trayectoria del asteroide.

“La probabilidad de impacto total del asteroide ‘(101955) 1999 RQ36’ puede estimarse en 0,00092 -aproximadamente uno entre mil-, pero lo que más sorprende es que más de la mitad de esta probabilidad (0,00054) corresponde al año 2182”, explica María Eugenia Sansaturio, coautora del estudio e investigadora de la Universidad de Valladolid (UVA).

Los científicos han calculado y monitorizado los posibles impactos para este asteroide hasta el año 2200 mediante dos modelos matemáticos (método de Monte Carlo y muestreo de la línea de variaciones). De esta forma han buscado los llamados Impactores Virtuales (VI), es decir, subconjuntos de incertidumbre estadística que conducen a colisiones con la Tierra en distintas fechas del siglo XXII.

En 2182 aparecen dos VI con más de la mitad de todas las probabilidades de impacto. El asteroide ‘(101955) 1999 RQ36’ forma parte de los potencialmente peligrosos (PHA, por sus siglas en inglés: Potentially Hazardous Asteroid), objetos con riesgo de colisionar con la Tierra por la proximidad de sus órbitas y que pueden causar daños. Este PHA se descubrió en 1999 y tiene unos 560 metros de diámetro.

El efecto Yarkovsky

En principio su órbita está bien determinada gracias a 290 observaciones ópticas y 13 medidas radar, pero existe una “incertidumbre orbital” significativa porque, además de la gravedad, su trayectoria se ve influenciada por el efecto Yarkovsky. Este efecto o perturbación modifica ligeramente las órbitas de los objetos pequeños del Sistema Solar como consecuencia de que, al rotar, la radiación solar absorbida por estos se emite de una manera desigual a través de su superficie.

La investigación, que se ha publicado en la revista Icarus, predice lo que podría suceder en los próximos años teniendo en cuenta ese efecto. Hasta 2060 la divergencia de las órbitas que impactan es moderada, entre los años 2060 y 2080 crece en cuatro órdenes de magnitud porque el asteroide se aproxima a la Tierra en esas fechas, vuelve a crecer moderadamente hasta otro acercamiento en 2162, luego decrece, y 2182 aparece como año más probable para la colisión.

“La consecuencia de esta compleja dinámica no es únicamente una probabilidad de impacto comparativamente grande, sino también que un procedimiento realista de deflexión (desviación de la trayectoria) sólo se podría realizar antes del encuentro en 2080, y más fácilmente antes de 2060”, destaca Sansaturio.

La científica concluye: “Si este objeto se hubiera descubierto después del año 2080, la deflexión requeriría una tecnología no disponible actualmente. Por tanto, este ejemplo sugiere que puede ser necesario que la monitorización de impactos, que hasta ahora no cubre más allá de 80 ó 100 años, abarque más de un siglo. Así, las iniciativas para desviar este tipo de objetos se podrían llevar a cabo con recursos moderados, tanto desde un punto de vista tecnológico como económico”.

Referencia bibliográfica:
Andrea Milani, Steven R. Chesley, Maria Eugenia Sansaturio, Fabrizio Bernardi, Giovanni B.Valsecchi y Oscar Arratia. “Long term impact risk for (101955) 1999 RQ36”. Icarus 203 (2) 460–471, 2009. Doi: 10.1016/j.icarus.2009.05.029

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Estudiantes de secundaria de España ganan un concurso internacional del CERN 29 junio, 2022
    Un equipo de estudiantes de secundaria de España, junto a otros equipos de Egipto y Francia, ha ganado el concurso Beamline for Schools de física abierta organizado por el CERN, que le permitirá desarrollar este año un experimento con la luz en los laboratorios de la organización nuclear europea.
    Redacción T21
  • Descubren pasadizos ocultos utilizados por una misteriosa cultura prehispánica 29 junio, 2022
    Extensos túneles que creaban una compleja red subterránea bajo el sitio arqueológico de Chavín de Huántar, en Perú, habrían sido empleados por una enigmática cultura andina para realizar rituales y ceremonias religiosas, que incluían experiencias psicodélicas con sustancias alucinógenas. El hallazgo es único dentro del patrimonio cultural prehispánico.
    Pablo Javier Piacente
  • La vida podría estar mucho más extendida en el Universo de lo que pensamos 29 junio, 2022
    Una investigación ha determinado que mundos extrasolares muy diferentes a nuestro planeta podrían ser habitables durante miles de millones de años: una atmósfera densa y compuesta por hidrógeno y helio puede mantener temperaturas y condiciones adecuadas para la vida casi en cualquier parte del Universo.
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un micrófono óptico que puede ver el sonido 29 junio, 2022
    Un láser apuntado a una guitarra genera una imagen del sonido que luego puede ser recreado sin inferencias ni micrófonos gracias a un sistema de cámaras corrientes. Un algoritmo convierte las imágenes en vibraciones para reconstruir el sonido original.
    Redacción T21
  • Los cerebros son sensibles a las interacciones sociales 29 junio, 2022
    Los cerebros emiten ondas cerebrales específicas cuando interactúan con otros cerebros, confirmando así el sustrato neurológico de la interacción social. Un indicio más de que las relaciones sociales pueden propiciar tal vez la emergencia de un cerebro colectivo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Una Inteligencia Artificial sesgada puede crear robots verdaderamente inhumanos 28 junio, 2022
    Una generación de robots racistas y sexistas podría estar en camino, de acuerdo a un experimento que analizó el comportamiento de un popular programa de Inteligencia Artificial (IA). En el estudio, el programa informático seleccionó a más hombres que mujeres, más individuos blancos sobre personas de color, e hizo suposiciones sobre el trabajo o los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren posibles signos de vida antigua en el suelo de Marte 28 junio, 2022
    Sedimentos arcillosos presentes en los valles y abanicos aluviales de Marte sugieren que el agua líquida estuvo presente en Marte durante diferentes períodos, en una franja temporal de alrededor de 1.300 millones de años. En ese momento, las condiciones de habitabilidad habrían sido las indicadas para el surgimiento de la vida.  
    Pablo Javier Piacente
  • La cuna de la humanidad tiene casi 4 millones de años 28 junio, 2022
    Los homínidos sudafricanos eran contemporáneos de los Afar y de algunos otros australopitecos del Plioceno medio: vivieron en la cuna de la humanidad hace de 3,4 a 3,7 millones de años, y no hace 2,07 a 2,61 millones de años, como se pensaba anteriormente.
    N+1/T21
  • La crisis planetaria enciende todas las alertas 28 junio, 2022
    La división de gestión de patrimonios del Grupo Suizo Pictet anticipa en un documentado informe que la transición ecológica traerá consigo un gran gobierno global que restrinja las libertades económicas, a las que atribuye la destrucción del planeta, la desatención sanitaria, la ineficacia de los sistemas educativos y la polarización social.
    Eduardo Costas, catedrático de Genética, UCM.
  • El núcleo externo de la Tierra está disminuyendo desde hace 20 años 27 junio, 2022
    El análisis de las ondas sísmicas ha descubierto que la densidad del núcleo externo de la Tierra está disminuyendo desde hace al menos 20 años, propiciando las variaciones en el campo magnético terrestre y el desplazamiento del polo norte geomagnético a una velocidad de unos 50 kilómetros por año, alejándose de Canadá y acercándose hacia […]
    Pablo Javier Piacente