Tendencias21

Un experimento intenta detectar “camaleones” de energía oscura

Un estudio de la Universidad de California en Berkeley pretende detectar “camaleones”, una partícula hipotética que podría constituir la energía oscura. Las propiedades de los camaleones les permiten variar su masa y su fuerza en función de la materia cercana, lo que dificulta enormemente su detección en laboratorio. Por Jorge Lázaro.

Un experimento intenta detectar “camaleones” de energía oscura

Desde el descubrimiento de la energía oscura a finales del pasado siglo, han sido numerosos los intentos de detectarla, tantos como las distintas teorías sobre la naturaleza de esa fuerza desconocida que incremeta el ratio de expansión del universo y supone el 68,3% de la energía de esta realidad.

Algunos investigadores, postularon que esta estaría integrada en el mismo tejido del universo, que sería una constante cosmológica predicha incluso antes de saber de la existencia de la materia y la energía oscuras (en una parte de la Teoría de la Relatividad que Einstein desechó tras plantearla). Otros propusieron la quintaesencia, representada por un conjunto de partículas hipotéticas que podrían (una o varias) ser esa anhelada energía oscura: es el caso, por ejemplo, de partículas derivadas del Bosón de Higgs.

En esa búsqueda se enmarca la aparición de los llamados “camaleones ”. El nombre era bastante representativo de las propiedades sorprendentes de estas partículas: en el vacío del espacio, los camaleones tendrían una pequeña masa y extenderían su fuerza grandes distancias (lo que permitiría empujar el universo y alcanzar ese incremento que muestran los datos); en condiciones de laboratorio, sin embargo, rodeadas de materia, aumentan su masa en la misma medida en que reducen su fuerza.

Descartando posibilidades

Obviamente, esas características hacen que detectar camaleones en el laboratorio sea una tarea poco menos que imposible. Por ello, el equipo de investigación de Holger Müller, profesor adjunto de Física en la Universidad de California en Berkeley, ha decidido tomar el camino contrario: en lugar de buscar las partículas directamente, descartan poco a poco sus posibilidades de existencia.

Para ello, él y su colega Paul Hamilton decidieron usar los equipos que en la misma universidad utilizaban en la búsqueda de anomalías gravitacionales que chocaran con la Teoría de la Relatividad General de Einstein. La mayoría de interferómetros de átomos medían escalas demasiado grandes como para tener en cuenta las fuerzas de los camaleones, por lo que el primer paso fue reconvertir uno de los aparatos menores para el nuevo experimento.

Hecho eso, la búsqueda descartó medir un campo entre dos grandes masas, pues sus propiedades anularían la fuerza de los camaleones, “cuyo campo solo se une a las capas más externas de un objeto, y no a las internas”, explica Müller. Las variaciones se medirían mediante láser en las interacciones entre átomos de cesio en caída libre sobre un cuerpo (una esfera de aluminio de una pulgada de diámetro) durante un intervalo de 10 a 20 milisegundos.

Finalizado el experimento, los datos no detectaron ninguna fuerza aparte de la propia gravedad de la Tierra. Con ello no se han detectado camaleones, pero sí se ha eliminado un enorme abanico de posibilidades para su existencia: el de las fuerzas inducidas por estas partículas en una escala un millón de veces más débil que la de la gravedad.

El siguiente paso ya se está llevando a cabo. Son, en palabras de Justin Khoury, uno de los autores que postularon en 2004 la existencia de los camaleones, “los experimentos en áreas donde los camaleones interactúan en la misma escala que la gravedad, que es donde tienen mayores posibilidades de existir”.

Para lograr esta meta a cabo, Müller y su equipo están ampliando sus experimentos en los laboratorios de la Universidad de California en Berkeley. Mientras, se están desarrollando pruebas con el mismo objetivo en el Laboratorio Nacional de Fermi en Illinois (EE.UU.), y en el CERN de Ginebra (Suiza).

Nuevos caminos

El resultado final más deseable es, por supuesto, el descubrimiento y la observación de los camaleones. Con todo, los científicos no se hacen ilusiones al respecto, pues saben lo complicado que esto resulta; sin embargo, aunque fracasaran en esa búsqueda, el camino les permitirá acotar la búsqueda de otros campos ocultos de energía oscura, de partículas como los simetrones, o de formas f(R) de gravedad modificada.

En el caso de los primeros, los simetrones, nos encontramos ante una propuesta que se relaciona con la misma teoría de campos escalares que plantea la quintaesencia como una respuesta a la búsqueda de materia oscura. La gravedad modificada según la teoría f(R), por su parte, plantea una hipótesis en que una función matemática provocaría cambios en la Teoría de la Relatividad General tanto a pequeña como a gran escala, y que según un procedimiento impediría que los cambios a escala cosmológica fueran percibidos en determinadas regiones de observación.

La búsqueda de los camaleones puede abrir las posibilidades a estas y otras teorías sobre la energía oscura. “En el peor de los casos”, recuerda Müller, “aprenderemos más sobre lo que no es la energía oscura. Con suerte, eso nos dara una mejor idea sobre lo que sí es. Y algún día, alguien tendrá suerte y la descubrirá”.

Referencia bibliográfica:

P. Hamilton, M. Jaffe, P. Haslinger, Q. Simmons, H. Muller, J. Khoury. Atom-interferometry constraints on dark energy. Science (2015). DOI: 10.1126/science.aaa8883

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente