Tendencias21

Un lenguaje de programación para añadir ADN a las bacterias vivas

Ingenieros de MIT han creado un lenguaje de programación que permite diseñar circuitos de ADN integrables en bacterias vivas, a las que aportan nuevas funciones. No requiere conocimientos de ingeniería genética por parte del usuario, y es mucho más rápido que los sistemas actuales.

Un lenguaje de programación para añadir ADN a las bacterias vivas

Ingenieros biológicos de MIT (Massachusetts Institute of Technology, EE.UU.) han creado un lenguaje de programación que les permite diseñar rápidamente circuitos complejos de ADN que dan nuevas funciones a las células vivas.

Usando este lenguaje, cualquiera puede escribir un programa para la función que desee, como la detección y respuesta a ciertas condiciones ambientales.

«Es, literalmente, un lenguaje de programación de bacterias», dice Christopher Voigt, profesor de ingeniería biológica de MIT, en MIT News. «Se utiliza un lenguaje basado en texto, como si estuviera programando una computadora. Luego ese texto se compila y se convierte en una secuencia de ADN que se pone en la célula, y el circuito se ejecuta dentro de la célula».

El lenguaje se describe en Science, y podría usarse, por ejemplo, para crear células de levadura que pueden parar su propio proceso de fermentación si se acumulan demasiados subproductos tóxicos. Asimismo, podrían crearse bacterias que podrían ser ingeridas para ayudar con la digestión de la lactosa o bacterias que pueden vivir en las raíces de las plantas y producir un insecticida si tienen la sensación de que la planta es atacada.

Los investigadores planean poner la interfaz de diseño para usuarios disponible en la Web. A diferencia de los métodos existentes hasta ahora, este nuevo sistema de ingeniería genética no requiere conocimientos especiales. Otra ventaja es su velocidad, pues solo con pulsar un botón se obtiene una secuencia de ADN.

Lenguaje

El lenguaje se basa en Verilog, que se utiliza habitualmente para programar los chips de computadora. Los investigadores diseñaron elementos computacionales como puertas lógicas y sensores que pueden ser codificados en el ADN de una célula bacteriana.

Los sensores pueden detectar diferentes compuestos, tales como oxígeno o glucosa, así como la luz, la temperatura, la acidez, y otras condiciones ambientales. Los usuarios también pueden añadir sus propios sensores. «Es muy personalizable,» dice Voigt.

El mayor reto, dice, fue el diseño de las 14 puertas lógicas utilizadas en los circuitos de manera que no interfieran entre sí una vez colocadas en el complejo entorno de una célula viva.

En la versión actual del lenguaje, estas partes genéticas están optimizados para E. coli, pero los investigadores están trabajando en expandir el lenguaje a otras cepas de bacterias, incluyendo Bacteroides, que se encuentran comúnmente en el intestino humano, y Pseudomonas, que a menudo vive en las raíces de las plantas, así como la levadura Saccharomyces cerevisiae. Esto permitiría a los usuarios escribir un solo programa y luego compilarlo para diferentes organismos.

Los investigadores programaron 60 circuitos con diferentes funciones, y 45 de ellos funcionaron correctamente la primera vez que se probaron. Muchos fueron diseñados para medir una o más condiciones ambientales, tales como el nivel de oxígeno o la concentración de glucosa, y responder en consecuencia. Otro circuito fue diseñado para clasificar tres inputs diferentes y luego responder según la prioridad de cada uno.

Uno de los nuevos circuitos es el mayor circuito biológico jamás construido, con siete puertas lógicas y alrededor de 12.000 pares de bases de ADN.

Referencia bibliográfica:

A. A. K. Nielsen, B. S. Der, J. Shin, P. Vaidyanathan, V. Paralanov, E. A. Strychalski, D. Ross, D. Densmore, C. A. Voigt: Genetic circuit design automation. Science (2016). DOI: 10.1126/science.aac7341.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • El canto tiene su propia firma neuronal en el cerebro 28 febrero, 2022
    Un nuevo estudio ha profundizado sobre la relación del cerebro con la música, al descubrir que el canto tiene una firma neuronal distinta en comparación con el habla o la música instrumental. De esta forma, se avanza en una mayor comprensión en torno a la cognición musical humana, que nos diferencia claramente de otras especies.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren un mineral con forma de flor en la superficie de Marte 28 febrero, 2022
    Una extraña estructura en forma de flor fue detectada por el rover Curiosity en Marte. Aunque su forma puede engañar al observador, este objeto es en realidad una formación mineral, con estructuras delicadas formadas por la precipitación mineral del agua. 
    Pablo Javier Piacente
  • La ciencia alemana interrumpe la colaboración con Rusia 28 febrero, 2022
    Alemania ha roto la colaboración científica con instituciones estatales y empresas comerciales en Rusia con efecto inmediato, como consecuencia de la invasión de Ucrania, al mismo tiempo que expresa su solidaridad y apoyo a los científicos ucranianos.
    Redacción T21
  • Los filamentos cósmicos son como el cementerio de los elefantes para las galaxias 28 febrero, 2022
    Los filamentos cósmicos que dan forma al universo son como el cementerio de los elefantes para las galaxias: no solo determinan su evolución desde que nacen hasta que forman cúmulos, sino que también son el lugar donde llegan al final de sus vidas.
    EPFL/T21
  • La guerra de Ucrania puede comprometer la seguridad global 28 febrero, 2022
    Los científicos advierten de un posible escape de patógenos biológicos en Ucrania como consecuencia de la guerra, al mismo tiempo que las centrales nucleares están en estado de alerta máxima por los riesgos sobre los 15 reactores del país, entre ellos el de Chernobil.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Crean dimensiones sintéticas a partir de un nuevo estado de la materia 27 febrero, 2022
    Científicos norteamericanos han conseguido crear dimensiones sintéticas excitando con láser unos átomos gigantes que representan un nuevo estado de la materia. Imitan las interacciones cuánticas que se producen cuando los electrones fluctúan más allá de las dimensiones clásicas.
    Redacción T21
  • Descubren en Rio Tinto minerales que pueden secuestrar metales pesados 26 febrero, 2022
    Una nueva investigación ha detectado en la cuenca de Río Tinto unas minerales que tienen la capacidad de secuestrar metales pesados. Esos mismos minerales han sido descubiertos en Marte, lo que sugiere que en el pasado fue más húmedo y templado. Pero el científico español que participó en esta investigación, Ricardo Amils, advierte: la existencia […]
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El ADN antiguo revela los cambios sociales en África que dieron forma a la historia humana 25 febrero, 2022
    El análisis del ADN antiguo permitió descubrir detalles de los cambios ocurridos hace 50.000 años en África, que explicarían cómo evolucionaron los humanos que se quedaron en el continente luego de la expansión del Homo sapiens hacia otras partes del planeta. En ese momento, casi al mismo tiempo que las personas comenzaron a mudarse a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Dos monstruosas ondas de choque, más grandes que la Vía Láctea, se propagan por el espacio 25 febrero, 2022
    Una gigantesca colisión de dos cúmulos de galaxias estremeció al Universo hace 1.000 millones de años: produjo un par de ondas de choque de proporciones descomunales, que en la actualidad brillan intensamente en longitudes de onda de radio, abarcando un espacio sesenta veces superior al diámetro estimado de 100.000 años luz de la Vía Láctea. […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los dinosaurios murieron en primavera 25 febrero, 2022
    La extinción de los dinosaurios ocurrió en la primavera de hace 66 millones de años, lo que explica por qué muchas aves y mamíferos sobrevivieron al impacto de un asteroide de 10 kilómetros de ancho que resultó demoledor para la vida en todo el planeta.
    InsideScience/T21