Tendencias21
Un nuevo descubrimiento cuestiona la irreversibilidad de la teoría de la evolución

Un nuevo descubrimiento cuestiona la irreversibilidad de la teoría de la evolución

La teoría de la evolución no está concluida y deberá evolucionar a su vez porque un descubrimiento reciente cuestiona el principio de que los órganos complejos no pueden ser recreados una vez desaparecidos debido a la pérdida de los genes correspondientes. Sin embargo, una investigación de la Universidad de Brigham Young, en Utah, ha descubierto ahora que unos insectos que habían perdido sus alas hace 50 millones de años, las han recuperado de nuevo para adaptarse al medio, lo que ha sembrado desconcierto y polémica en la comunidad científica. Por Eduardo Martínez.

Un nuevo descubrimiento cuestiona la irreversibilidad de la teoría de la evolución

La evolución no es lineal e irreversible, como pretende la teoría de la evolución propuesta por Darwin, sino que desarrolla capacidades que en determinado momento desaparecen para ser recuperadas más adelante en otras generaciones de individuos.

Esto es lo que desvela el biólogo de la Universidad de Brigham Young, en Utah, Michael Whiting, después de haber descubierto que al menos en cuatro especies difere ntes de insectos han reaparecido alas que habían desaparecido en generaciones anteriores hace 50 millones de años.

Nunca se había apreciado nada semejante en la biología evolutiva, ya que según el evolucionismo un órgano sofisticado no puede reaparecer en una especie por la sencilla razón de que mutaciones irreversibles provocan la desaparición de los genes correspondientes a estos órganos sofisticados.

Whiting señala sin embargo que los genes responsables de las alas han permanecido intactos en el genoma de miles de generaciones de estos insectos, que fueron privados en algún momento de la capacidad de volar. Estos genes, según Whiting, funcionan como interruptores que suprimen o recrean las alas de estas especies en función de las condiciones en que han de vivir en diferentes momentos de su historia biológica.

Durante 10 millones de años

Sugiere que esta capacidad de recrear órganos complejos se puede mantener en una especie durante al menos diez millones de años y que un comportamiento similar de la naturaleza ha podido darse en otras especies de insectos e incluso en animales superiores.

La investigación, de la que se hace eco la revista Nature, no deja de suscitar polémica por la transformación que pretende en el pensamiento evolucionista, ya que el descubrimiento señala que la misma teoría evolutiva debe a su vez evolucionar en una nueva dirección.

Los científicos habían pensado siempre que una vez que un organismo hubiera perdido una característica compleja, no podría ganarla más adelante.

El DNA de los insectos analizados demuestra sin embargo que, mientras que el antepasado común estos insectos tenía alas, sus descendientes las perdieron. Sin embargo, nuevas generaciones de estos insectos han recuperado hoy la facultad de volar.

Para el autor de esta investigación, el hallazgo equivale a descubrir hoy ballenas con patas porque hubo un tiempo que tenían estas extremidades.

Sorpresa inesperada

La investigación no tenía la finalidad de provocar este descubrimiento, ya que se inició cuando Whiting recibió, hace dos años y medio, una subvención de 1,34 millones de dólares (una cantidad equivalente en euros) de la Fundación Nacional de la Ciencia de Estados Unidos para elaborar el mapa genético 35 especies de este tipo de insectos.

Fue esta labor, apoyada por sofisticados ordenadores y en especies recuperadas de distintas latitudes del globo, la que descubrió las diferencias entre diferentes generaciones y la facultad de la naturaleza para crear y recrear el mismo órgano en función de las exigencias evolutivas de estas especies de insectos.

La literatura científica tiene documentados casos de especies de insectos que han perdido la capacidad de volar, particularmente después de emigrar a unas islas donde se han asentado y perdido esta capacidad a favor de un aumento de la capacidad reproductiva.

Este fue el caso de los insectos estudiados, aunque por una razón todavía no explicada volvieron a recuperar las alas millones de años después de haberlas perdido, lo que desvela que volvieron a desarrollar alas cuando las necesitaron de nuevo.

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe, periodista científico, es el Editor de Tendencias21.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • El cerebro es como una máquina del tiempo 6 febrero, 2022
    El cerebro actualiza cada 15 segundos la información que procede de los ojos para que podamos gestionar la vida cotidiana sin que caigamos en alucinaciones. Es como una máquina del tiempo que nos proporciona estabilidad visual.
    Redacción T21
  • Las ardillas tienen el secreto de los viajes al espacio profundo 5 febrero, 2022
    La pérdida de masa muscular que sufren los astronautas en el entorno de gravedad cero del espacio se puede subsanar replicando el mecanismo natural que usan las ardillas para hibernar y despertarse meses después en perfecto estado físico.
    Redacción T21
  • Las primeras células se agruparon de forma autónoma, tanto en la Tierra como en Marte 4 febrero, 2022
    La formación autónoma de poblaciones de protocélulas o células primitivas, utilizando la energía presente en superficies naturales, podría haber sido el punto de partida de una ruta que habría culminado en la transformación de entidades no vivas en organismos vivos, según un nuevo estudio. 
    Pablo Javier Piacente
  • El agua de la Tierra existía antes que surgiera nuestro planeta 4 febrero, 2022
    La composición química del agua que hoy disfrutamos en la Tierra y que es primordial para la vida existía desde mucho antes de la formación de nuestro planeta: se conformó gracias a depósitos de gas que incluían vapor de agua, en los primeros 200.000 años del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Existe un mundo paralelo oculto? Un experimento con neutrones parece sugerirlo 4 febrero, 2022
    Un experimento desarrollado con neutrones en el reactor nuclear de Grenoble ha descubierto nuevos indicios de que las partículas que desaparecen inexplicablemente podrían haber emigrado a un universo paralelo. Y pueden volver al nuestro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las lunas podrían ser la clave para que los planetas alberguen vida 3 febrero, 2022
    Las lunas podrían ser un elemento crucial para que un planeta tenga la capacidad de albergar vida: según un nuevo estudio, los satélites naturales deben ser grandes en proporción al tamaño del planeta anfitrión, para que las posibilidades de hallar vida se incrementen.
    Pablo Javier Piacente
  • El Sol produce grietas en la magnetosfera de la Tierra 3 febrero, 2022
    El campo magnético de la Tierra o magnetosfera nos protege del viento solar y de los efectos perjudiciales del clima espacial, pero no siempre ofrece una protección completa. Un mecanismo en la magnetosfera permite que las partículas solares se deslicen a través de esta primera línea de defensa, generando un proceso que puede debilitar ciertas […]
    Pablo Javier Piacente
  • El grafeno sirve para generar materia y antimateria a partir del vacío 3 febrero, 2022
    El grafeno puede utilizarse para imitar la producción de partículas y antipartículas que se produce en el vacío que rodea a las estrellas de neutrones. Genera electrones supralumínicos que proporcionan una corriente eléctrica superior a la permitida por la física cuántica de la materia condensada.
    Redacción T21
  • Muchos exoplanetas similares a la Tierra pueden tener vida 3 febrero, 2022
    Una investigación ha descubierto que muchos de los 1.500 exoplanetas similares a la Tierra que han sido identificados pueden tener poderosos campos magnéticos que los protegen de la radiación cósmica y favorecen las condiciones para la vida.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las bacterias intestinales practican sexo para obtener vitamina B12 2 febrero, 2022
    Se sabía que las bacterias intestinales necesitan vitamina B12, pero una nueva investigación muestra que estas bacterias transfieren genes a través del "sexo" para adquirir sus vitaminas. Los microbios intestinales beneficiosos comparten la capacidad de adquirir este preciado recurso entre sí a través de un proceso llamado "sexo bacteriano".
    Pablo Javier Piacente