Tendencias21

Un tejido absorbe el sudor y lo expulsa

Un tejido diseñado en la Universidad de California en Davis, en Estados Unidos, consigue filtrar el sudor y expulsarlo, mediante un complejo sistema de hilos que absorben el agua y lo conducen al exterior, donde es expulsado por el resto del tejido, que es hidrófugo (que repele el agua). El sistema se basa en la tecnología de microfluidos, y podría aplicarse en procesos industriales normales, sin encarecer los costes excesivamente.

Un tejido absorbe el sudor y lo expulsa

Telas impermeables para que resbale el sudor podrían ser la última aplicación de la tecnología de microfluidos desarrollada por bioingenieros de la Universidad de California en Davis.

La nueva tela funciona como la piel humana, convirtiendo el exceso de sudor en gotas que drenan por sí solas, explica el inventor Tingrui Pan, profesor de ingeniería biomédica, en una nota de prensa de dicha Universidad.

Un área de investigación en el Laboratorio de Innovaciones Micro-Nano de la UC Davis es un campo conocido como microfluidos, que se centra en la fabricación de aplicaciones tipo «laboratorio en un chip», que usen pequeños canales para manipular fluidos. Pan y sus colaboradores están desarrollando este tipo de sistemas para aplicaciones como pruebas de diagnóstico médico.

Los estudiantes de posgrado Siyuan Xing y Jia Jiang han desarrollado una nueva plataforma textil de microfluidos con hilos hidrófilos (que atraen el agua) cosidos en un tejido altamente repelente al agua. Fueron capaces de crear patrones de hilos que absorbieran las gotas de agua de un lado de la tela, las propulsaran, y las expulsaran por el otro lado.

«Intencionalmente no usamos ninguna técnica de microfabricación de lujo por lo que es compatible con el proceso de fabricación textil y muy fácil de aplicar a escala», explica Xing.

Seca y transpirable

No es sólo que los hilos conduzcan el agua a través de la acción capilar. Las propiedades hidrófugas del tejido que los rodea también ayuda a vaciar los canales.

A diferencia de las telas convencionales, el efecto de bombeo de agua sigue trabajando incluso cuando las fibras conductoras de agua están completamente saturadas, debido al gradiente de presión generado por el mantenimiento de la tensión superficial de las gotitas.

El resto de la tela permanece completamente seco y transpirable. Al ajustar el patrón de los hilos conductores de agua y la forma en que se cosen a cada lado de la tela, los investigadores pueden controlar dónde se recoge el sudor y dónde que se escurre al exterior.

Los entusiastas del ejercicio, los atletas y los fabricantes de ropa están interesados ​​en telas que eliminen el sudor y dejaen que la piel respire. Las fibras de algodón, por ejemplo, absorben el sudor, pero durante el ejercicio intenso, puede quedarse empapado, por lo que es pegajoso e incómodo. El trabajo fue financiado en parte por la Fundación Nacional de Ciencia estadounidense.

Referencia bibliográfica:

Siyuan Xing, Jia Jiang, Tingrui Pan. Interfacial microfluidic transport on micropatterned superhydrophobic textile. Lab on a Chip (2013). DOI: 10.1039/C3LC41255E.

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario