Tendencias21

Una aplicación evita el colapso de los hospitales por el coronavirus

Canadá ha desarrollado una aplicación que ayuda a los hospitales a evitar el colapso por el coronavirus: determina el máximo de casos que podrían atender, controla las camas disponibles y ventiladores, y calcula cuántos pacientes los necesitarán en cada momento.

Un grupo de investigadores de la Escuela de Salud Pública Dalla Lana de la Universidad de Toronto ha desarrollado una herramienta interactiva en línea que ayuda a los hospitales y otros proveedores de atención médica a estimar su capacidad para gestionar nuevos casos de COVID-19.

 Al tener en cuenta la cantidad de recursos de atención aguda y crítica disponibles para un proveedor de atención médica específico, los datos sobre la distribución por edad y la gravedad de los casos de COVID-19 y la duración esperada de las estadías de los pacientes, la herramienta en línea ayuda a los hospitales a modelar su capacidad para responder a la pandemia de forma ágil y rigurosa.

Mejor planificación

«La herramienta determina el número máximo de casos nuevos de COVID-19 que un sistema de atención médica podría manejar», explica Nathan Stall, estudiante de doctorado en Dalla Lana y residente de medicina interna en el departamento de medicina de la Facultad de Medicina.

«Se basa en la distribución de casos basada en la edad y la proporción esperada de aquellas personas que serán admitidas a cuidados agudos, cuidados críticos o serán ventiladas mecánicamente».

Ross Upshur, profesor en el departamento de medicina familiar y comunitaria en la Facultad de Medicina, explica que la herramienta “no solo nos ayuda a comprender la dinámica de la pandemia, sino que nos ayuda a responder. Se trata tanto del lado de la salud pública como de la capacidad clínica de las cosas. La idea de cómo estos dos sectores trabajan juntos es realmente pertinente a nuestra respuesta a COVID-19″.

Diversidad de variables

La herramienta de disponibilidad de recursos desarrollada conjuntamente por Stall permite a los usuarios ingresar una variedad de variables, incluida la cantidad de camas de cuidados intensivos, camas de cuidados críticos y ventiladores mecánicos disponibles para pacientes con COVID-19 y el porcentaje esperado de pacientes con COVID-19 que los requerirán.

 Al aplicar los datos de distribución de edad y gravedad de casos a esas cifras, la herramienta produce un gráfico que muestra el número diario máximo de casos nuevos de COVID-19 que un hospital o autoridad de atención médica puede gestionar sin sufrir un déficit de recursos.

 “Es modificable a la experiencia clínica local y al contexto. Por lo tanto, un sistema de atención médica puede decir: ‘OK, tengo tantas camas de cuidados agudos en mi hospital o en mi sistema de atención médica’, o puede verlo por región ”, dijo Stall.

Stall agregó que la herramienta tiene en cuenta el hecho de que los recursos hospitalarios también seguirán siendo utilizados por pacientes con otras afecciones.

Gestión eficaz

Sus características hacen que la herramienta sea útil para los sistemas de atención de salud que podrían estar adquiriendo nuevos recursos o barajándolos para enfrentar la pandemia y necesitan descubrir cómo optimizar los recursos a su disposición, añade.

 «En este momento, no hemos tenido la gran cantidad de casos que anticipamos y gran parte del trabajo que se está haciendo ahora es hacer este tipo de planificación», dijo Stall.

 “¿Cómo podemos aumentar nuestra capacidad de camas de cuidados críticos? ¿Dónde estamos en esta curva en términos de casos? ¿Cómo podemos convertir servicios menos agudos a virtuales cuando sea posible?

 «Estos son los tipos de decisiones difíciles que los encargados de la formulación de políticas y planificadores de salud a nivel local y provincial están tratando de tomar en este momento, y son críticamente importantes».

La herramienta de disponibilidad de recursos desarrollada conjuntamente por Nathan Stall permite a los usuarios ingresar una variedad de variables, incluida la cantidad de camas de cuidados intensivos, camas de cuidados críticos y ventiladores mecánicos disponibles para pacientes con COVID-19 (Imagen a través de la transmisión en directo de la Escuela de Salud Pública Dalla Lana).

Aplanar la curva

Soucy, otro de los creadores de esta herramienta, señala que la calidad de la atención disponible para COVID-19 y otros pacientes dependerá en gran medida de «aplanar la curva», propagando los casos de infección durante un largo período de tiempo para evitar que los hospitales se colapsen.

 «Cuando se trata de aplanar la curva y esta idea de la capacidad del hospital, no se trata solo de ventiladores y camas de UCI para personas con COVID-19», dijo.

«Si tiene accidentes automovilísticos, ataques cardíacos y cosas por el estilo, y tienes un hospital totalmente abrumado, esas personas tendrán una peor oportunidad de salir de allí en una sola pieza que si no hubiéramos tenido un sistema de atención médica colapsado». 

“Como dijo el Dr. Tedros Adhanom, director de la Organización Mundial de la Salud, no puedes combatir un incendio si vas con los ojos vendados. Necesitamos un buen acceso a los datos, no solo sobre los casos en nuestras regiones, sino también el acceso a los recursos que estarán disponibles para que podamos planificar antes de que nos abrumemos por completo”, concluye Stall.

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario