Tendencias21
Una molécula liberada de la médula espinal provoca la sensación de picor

Una molécula liberada de la médula espinal provoca la sensación de picor

Científicos de Estados Unidos han encontrado la molécula que se libera en la médula espinal y que transmite la sensación de picor al cerebro. En experimentos con ratones, han observado que eliminando dicha molécula, denominada BNP (péptido natriurético B), o la célula nerviosa receptora, los animales dejaban de rascarse. El estudio demuestra además que el picor es una sensación distinta al dolor. Hasta ahora se pensaba que era dolor de baja intensidad.

Una molécula liberada de la médula espinal provoca la sensación de picor

Científicos de los Institutos Nacionales de Salud de EEUU han descubierto, en estudios con ratones, que una pequeña molécula liberada en la médula espinal desencadena un proceso que luego se experimenta en el cerebro como la sensación de picor.

La pequeña molécula, llamada péptido natriurético B (BNP), se «enchufa» en una célula nerviosa específica de la médula espinal, que después envía la señal hacia adelante a través del sistema nervioso central.

Cuando se eliminó en ratones la BNP o su célula nerviosa, los animales dejaron de rascarse aunque se les aplicara una amplia gama de sustancias que inducen prurito. La señal no estaba transmitiéndose.

Dado que el sistema nervioso de los ratones y el de los seres humanos son similares, los científicos dicen que es probable que haya un biocircuito para la picazón similar en las personas.

Si eso es así, este «interruptor de arranque» sería un lugar perfecto para buscar moléculas a las que podrían incorporarse medicamentos que desactivarían las sensaciones de picor crónico de personas que sufren eczema y psoriasis, por ejemplo.

El picor no es dolor

El artículo, publicado online en la revista Science, también ayuda a resolver un problema científico persistente. «Nuestro trabajo demuestra que el picor, que antes se consideraba una forma de dolor de nivel bajo, es una sensación distinta, que tiene su propia línea de conexión con el cerebro», explica en una nota de prensa del Instituto Nacional de Investigación Craneofacial y Dental (NIDCR) Mark Hoon, autor principal del artículo y científico de dicho centro, adscrito a los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

Hoon cuenta que los descubrimientos de su grupo comenzaron con la búsqueda de los componentes de señalización en un tipo de células nerviosas, o neuronas, que contienen una molécula llamada TRPV1.

Estas neuronas, con sus largas fibras nerviosas que se extienden por la piel, el músculo y otros tejidos, ayudan a controlar una amplia gama de condiciones externas, desde cambios extremos de temperatura hasta la detección del dolor.

Sin embargo, poco se sabe acerca de cómo estas neuronas reconocen las distintas entradas sensoriales ni de cómo saben encaminarlas correctamente a la ruta adecuada hacia el cerebro.

Hoon explica que su laboratorio identificó en ratones algunos de los principales neurotransmisores que producen las neuronas TRPV1. Un neurotransmisor es una molécula pequeña que las neuronas liberen de forma selectiva cuando se estimulan, como un pulso rápido de agua de un grifo, para comunicar señales sensoriales a otras células nerviosas.

Los científicos examinaron los diversos neurotransmisores, como BNP, para ver cuáles correspondían con la transmisión de la sensación.

El descubrimiento

«Analizamos el posible papel de BNP respecto a varias sensaciones sin éxito», señala Santosh Mishra, investigador del laboratorio de Hoon.

«Cuando expusimos los ratones con carencia de BNP a varias sustancias que inducen prurito, fue increíble. No ocurría nada. Los ratones no se rascaban».

Experimentos posteriores demostraron que BNP es esencial para iniciar la sensación de picor, conocido clínicamente como prurito. Igualmente significativo, la molécula era necesaria para responder a un amplio espectro de sustancias pruriginosas.

Las investigaciones anteriores habían sugerido que un interruptor de arranque común para la picazón sería poco probable, teniendo en cuenta la miríada de proteínas y tipos de células que parecían estar involucrados en el procesamiento de la sensación.

Luego los investigadores buscaron y encontraron las neuronas responsables de recibir la señal de picor, y comprobaron que no tenían ningún efecto en otras sensaciones, como el dolor y la temperatura.

El último paso fue explicar el papel de otro neurotransmisor, GRP, que parecía intervenir en la sensación de picor. Los científicos comprobaron que su papel era secundario, y que sólo tenía lugar una vez que BNP había iniciado el proceso.

Aunque los datos sobre BNP pueden usarse para controlar la picazón, una intervención puede tener efectos secundarios no deseados, puesto que también cumple funciones en el corazón, los riñones y otras partes del cuerpo.

Referencia bibliográfica:

S. K. Mishra, M. A. Hoon. The Cells and Circuitry for Itch Responses in Mice. Science (2013). DOI: 10.1126/science.1233765.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una corriente oceánica fundamental para el equilibrio climático podría anticipar su colapso 13 febrero, 2024
    Los científicos han descubierto una señal de advertencia clave antes que una corriente crucial del Atlántico colapse y sumerja al hemisferio norte en un verdadero caos climático: la Circulación de Vuelco Meridional del Atlántico (AMOC) genera una liberación de calor que ayuda a mantener a Europa, y también en parte a América del Norte, más […]
    Pablo Javier Piacente
  • Toda la biblioteca privada de Darwin ya está disponible en Internet 13 febrero, 2024
    La biblioteca privada de Charles Darwin ha sido completamente reconstruida y está disponible en Internet por primera vez, coincidiendo con el 215 cumpleaños del naturalista. El catálogo, de 300 páginas, contiene 7.400 títulos con un total de 13.000 volúmenes entre libros, escritos y revistas, que están al alcance de todo el mundo sin salir de […]
    Redacción T21
  • El metro de Londres implanta IA para vigilar la red subterránea 13 febrero, 2024
    El metro de Londres ha probado herramientas de vigilancia con IA en tiempo real para detectar posibles situaciones de riesgo o de conflicto y permitir al personal intervenir rápidamente. Detecta comportamientos agresivos e identifica a las personas que se cuelan sin pagar.
    Redacción T21
  • La memoria universal promete revolucionar a la informática 12 febrero, 2024
    La memoria universal podría reemplazar tanto a la RAM como al almacenamiento interno en los ordenadores de uso masivo, brindando una alternativa más rápida y más eficiente a nivel energético. Un nuevo estudio muestra un posible enfoque revolucionario de la memoria universal: empleando un nuevo material denominado GST467, los investigadores apreciaron que la memoria mejora […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los relámpagos volcánicos habrían encendido la llama de la vida en la Tierra primitiva 12 febrero, 2024
    Cuando la Tierra era joven y salvaje, los procesos en nuestro planeta transformaron una mezcla de ingredientes en lo necesario para impulsar la vida. Para esto es crucial el nitrógeno, un nutriente esencial para formar proteínas, aminoácidos y ácidos nucleicos. Los científicos han descubierto evidencias geológicas que indican que las descargas de rayos asociadas con […]
    Pablo Javier Piacente
  • La genética tiene mucho que decir sobre el asesinato de una madre adoptiva 12 febrero, 2024
    Según la genética, el comportamiento de los hijos adoptados está mayoritariamente influido por los padres biológicos, mientras que el parecido entre padres e hijos en una familia adoptiva es muy pequeño. Además, un hijo adoptado no tiene vínculos genéticos con su madre adoptiva y puede heredar ciertas maneras de pensar de sus padres biológicos, especialmente […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • Europa logra un récord mundial de fusión nuclear 12 febrero, 2024
    En un importante logro científico, investigadores de la instalación Joint European Torus (JET) han establecido un récord energético mundial de 69 megajulios liberados en energía de fusión sostenida y controlada. Otro impulso para el futuro reactor europeo a gran escala ITER.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente