Tendencias21

Una nueva zona muerta podría afectar al futuro equilibrio de los nutrientes marinos

Una investigación ha descubierto una nueva zona muerta en el Océano Índico que, al contener algo de oxígeno, impide la eliminación de nitrógeno del océano. Sin embargo, debido a la contaminación ambiental el poco oxígeno existente en el Golfo de Bengala está amenazado, por lo que su desaparición podría afectar al equilibrio del océano global.

Una nueva zona muerta podría afectar al futuro equilibrio de los nutrientes marinos

Existen en el mundo grandes áreas del océano global, llamadas «zonas muertas» marinas, que no contienen oxígeno y que apoyan procesos microbianos que eliminan grandes cantidades de nitrógeno del océano global.

El nitrógeno es un nutriente clave para la vida. Estas zonas muertas son bien conocidas en las costas occidentales de América del Norte y del Sur, frente a la costa de Namibia y frente a la costa occidental de la India en el Mar Arábigo.

Una nueva investigación publicada en la revista Nature Geosciences muestra que la Bahía de Bengala, ubicada en el noreste del Océano Índico, también alberga una «zona muerta» de unos 60.000 km2 situada a profundidades que oscilan entre los 100 y los 400 metros.

Esta investigación se llevó a cabo entre la Universidad del Sur de Dinamarca (SDU), el Instituto Max Planck (MPIMM) para la Microbiología Marina en Bremen y el Instituto Nacional de Oceanografía (NIO) de la India. De esta investigación informa el Instituto Maz Planck en un comunicado.

La autora principal del estudio, Laura Bristow, explica: «La Bahía de Bengala ha permanecido durante mucho tiempo como un enigma porque las técnicas estándar sugieren que no hay oxígeno en las aguas, pero, a pesar de esto, no ha habido indicios de pérdida de nitrógeno como en otras» zonas muertas «del océano global.

Utilizando una nueva tecnología de detección de oxígeno, los investigadores demostraron que existe algo de oxígeno en las aguas de la Bahía de Bengala, pero en concentraciones mucho menores que lo que  las técnicas estándar pueden detectar, y unas 10.000 veces menores que el oxígeno existente en las aguas superficiales, saturadas con aire.

Los investigadores también descubrieron que la Bahía de Bengala alberga comunidades microbianas que pueden eliminar el nitrógeno, como en otras «zonas muertas» bien conocidas e incluso alguna evidencia de que eliminan el nitrógeno, pero a tasas realmente lentas.

Paradójica situación marina

Bristow continúa: «Tenemos esta paradójica situación en la Bahía de Bengala, donde los microbios están preparados para eliminar mucho más nitrógeno de lo que lo hacen, pero las trazas de oxígeno lo impiden».

Wajih Naqvi, ex director de NIO, y coautor del estudio, añade: «si se eliminaran las últimas cantidades de oxígeno, la Bahía de Bengala se convertiría en un actor global importante en la eliminación de nitrógeno de los océanos». Eliminar más nitrógeno de los océanos podría afectar al equilibrio del nitrógeno marino y a las tasas de productividad marina.

Globalmente, se prevé que el calentamiento de la atmósfera a través del cambio climático conduzca a una expansión de «zonas muertas» en el océano. En la actualidad no está claro si el cambio climático llevaría a la eliminación de estas últimas huellas de oxígeno de las aguas de la Bahía de Bengala.

Sin embargo, la Bahía de Bengala también está rodeada por una fuerte densidad de población, y los aumentos esperados en la entrada de fertilizantes en la bahía pueden aumentar su productividad, contribuyendo al agotamiento de oxígeno en profundidad.

Bristow advierte: «El tiempo lo dirá, pero la Bahía de Bengala está en un» punto de inflexión «, y actualmente necesitamos modelos para descubrir cómo las actividades humanas impactarán el ciclo del nitrógeno en la Bahía de Bengala y también a nivel mundial.

Referencia

N2 production rates limited by nitrite availability in the Bay of Bengal oxygen 
minimum zone. L.A. Bristow, C.M. Callbeck, M. Larsen, M.A. Altabet, J. Dekaezemacker, M. Forth, M. Gauns, R.N. Glud, M.M.M. Kuypers, G. Lavik, J. Milucka, S.W.A. Naqvi, A. , Pratihary, N.P. Revsbech, B. Thamdrup, A.H. Treusch, D.E. Canfield. Nature Geoscience 2016, DOI 10.1038/ngeo2847

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren en Inglaterra una “cápsula del tiempo” de la Edad de Hierro 24 febrero, 2022
    Una “cápsula del tiempo” descubierta en el noroeste de Inglaterra es el registro más completo de la vida de la Edad del Hierro jamás recuperado: diez casas circulares y más de 5.000 artefactos, que datan del año 800 antes de Cristo, permitirán entender por primera vez y en profundidad las prácticas culturales y rituales de […]
    Pablo Javier Piacente
  • Revolucionario descubrimiento sobre una misteriosa y rápida señal de radio 24 febrero, 2022
    Una investigación ha descubierto que una serie de ráfagas de radio rápidas (FRB) detectadas el año pasado no solo se ubican mucho más cerca de nosotros de lo que pensábamos, sino que además aparecen en un cúmulo globular, un grupo de estrellas muy antiguas, algo totalmente inesperado y revolucionario para los astrónomos.
    Pablo Javier Piacente
  • Los metamateriales pueden resolver ecuaciones a la velocidad de la luz 24 febrero, 2022
    La computación analógica basada en interacciones de ondas electromagnéticas con metamateriales ha hecho posible el diseño de un ordenador analógico óptico y compacto que puede resolver ecuaciones diferenciales casi al instante.
    N+1/T21
  • La criptografía cuántica funciona también a través del aire urbano 24 febrero, 2022
    Físicos rusos han probado con éxito la criptografía cuántica por el aire en un entorno urbano: combinaron equipos de seguridad de la información cuántica con tecnología de transmisión de datos por láser y evaluaron la influencia de las condiciones climáticas en la calidad de su sincronización.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Integran una neurona orgánica artificial en una planta viva 23 febrero, 2022
    Una neurona artificial confeccionada con transistores electroquímicos orgánicos es capaz de integrarse a una planta carnívora y crear sinapsis artificiales: a través de este circuito neuronal, puede “engañar” al vegetal y hacer que sus hojas se cierren, sin que ninguna presa esté lista para ser devorada. 
    Pablo Javier Piacente
  • Encuentran compuestos orgánicos en un planeta del cinturón de asteroides 23 febrero, 2022
    Un cráter ubicado en el planeta enano Ceres, el cuerpo más grande del cinturón de asteroides, presenta extrañas manchas blancas: los astrónomos sostienen que se trata de depósitos de sal y materia orgánica. La presencia de estos compuestos refuerza la posibilidad de que Ceres esté atravesado por un océano subterráneo, parte del cual aún podría […]
    Pablo Javier Piacente
  • Seguramente se producirán más erupciones en lugares como La Palma y Tonga 23 febrero, 2022
    Una investigación europea ha documentado que las diferencias de temperatura en el manto superior de la Tierra permiten anticipar qué volcanes entrarán en erupción, pero no en qué momento. El geofísico Javier Fullea, de la UCM, que participó en esa investigación, anticipa en esta entrevista que seguramente se producirán más erupciones en lugares como La […]
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Un tercer continente euroasiático existió hace 50 millones de años 23 febrero, 2022
    Balkanatolia era un continente que existió hace 50 millones años separado de Europa y Asia. Hace de 34 a 40 millones de años se unió con sus dos vecinos, allanando el camino para el reemplazo de los mamíferos europeos por mamíferos asiáticos.
    Redacción T21
  • El Telescopio Webb podría detectar civilizaciones alienígenas por su nivel de contaminación del aire 22 febrero, 2022
    El nuevo Telescopio Espacial James Webb podría ser capaz de identificar otras civilizaciones con avance tecnológico, a través de la detección de las "huellas" de su contaminación atmosférica, como por ejemplo la presencia de clorofluorocarbonos (CFC). Las tecnofirmas podrían finalmente resolver el misterio: ¿estamos solos en el Universo o existen otros mundos con civilizaciones tecnológicas?
    Pablo Javier Piacente
  • Una enorme llamarada que estalló desde el otro lado del Sol presagia futuras tormentas geomagnéticas 22 febrero, 2022
    Una colosal llamarada solar impactó con fuerza en el espacio hace pocos días: aunque en este caso no alcanzó a la Tierra por registrarse en el otro lado del Sol, podría presagiar futuras tormentas geomagnéticas que impacten en nuestro planeta cuando la región solar activa gire hacia nosotros.
    Pablo Javier Piacente