Tendencias21

Unas extrañas nubes sobre Marte dejan atónitos a los astrónomos

Unos penachos nubosos detectados sobre la superficie de Marte están causando sorpresa entre los científicos que estudian la atmósfera del Planeta Rojo. Investigadores de la Universidad del País Vasco las han analizado a fondo, pero no han logrado darles una explicación definitiva. Dado el riesgo que estas formaciones podrían entrañar para futuras misiones en baja órbita o en entrada al planeta, los científicos seguirán indagando.

Unas extrañas nubes sobre Marte dejan atónitos a los astrónomos

Unos penachos nubosos detectados sobre la superficie de Marte están causando sorpresa entre los científicos que estudian la atmósfera del Planeta Rojo, informa la Agencia Espacial Europea (ESA).

En dos ocasiones distintas, durante los meses de marzo y abril de 2012, astrónomos aficionados informaron del avistamiento de estas formaciones, que superaron una altura de 250 kilómetros. Hasta entonces, diversas naves espaciales en órbita marciana habían observado finas capas de nubes en la atmósfera del Planeta Rojo, pero solo con una altura máxima de 100 km.

“A alrededor de 250 kilómetros, la división entre la atmósfera y espacio exterior es muy fina, así que los penachos detectados son extremadamente inesperados”, explica Agustín Sanchez-Lavega, investigador de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) y director de un estudio sobre estas nubes que publica la revista Nature. La extraña formación apareció en la región marciana de Terra Cimmeria, en las latitudes medias del hemisferio Sur.

Cómo se forman otros penachos nubosos

En general, y según se explica en la web de la UPV/EHU, los penachos nubosos de Marte se forman porque, en la tenue, fría y seca atmósfera de este planeta, los vientos arrastran y elevan el polvo desde la superficie hasta los 50 kilómetros de altura.

En su seno se forman delgadas nubes de cristalitos de hielo y dióxido de carbono, el principal componente de la atmósfera marciana, que en ocasiones alcanzan, como máximo, alturas de unos 100 km, esto es, una altura mucho menor que la del penacho nuboso registrado en 2012.

Análisis de la nube más alta

Los investigadores de la Universidad del País Vasco y sus colaboradores han analizado este último a partir de una selección de las mejores imágenes, y han desarrollado un modelo geométrico para explicar su visibilidad.

En su estudio comprobaron que el penacho, de unos 500 kilómetros de extensión horizontal, alcanzó los días 20 y 21 de marzo una altura excepcional, de entre 200 y 250 km sobre la superficie de Marte. El equipo investigador también pudo determinar su brillo en diferentes longitudes de onda.

Paralelamente, buscando en el archivo de imágenes tomadas por el telescopio espacial Hubble, encontraron imágenes de mayo de 1997 en las que se observa la presencia de un penacho semejante al estudiado, en latitudes ecuatoriales.

En este caso, no pudieron determinar su altura con precisión, pero sí medir con más detalle su reflectividad, lo cual ha servido para indagar en la naturaleza del fenómeno.

Interpretaciones plausibles, pero no definitivas

A partir de todas estas informaciones, los científicos han explorado dos posibles escenarios de interpretación de este fenómeno: podría tratarse bien de una nube, bien de una emisión auroral, indica Sánchez-Lavega.

Es decir, podría, por un lado, tratarse de una inusual nube, que, de acuerdo con su brillo, estaría formada por cristalitos de 0,1 micras de tamaño (una diezmilésima de milímetro).

Sin embargo, para que se pudieran formar cristalitos de agua a 200 kilómetros de altura, la temperatura debería caer más de 50 grados (100 grados si fueran de dióxido de carbono) respecto a lo que predicen los modelos actuales de Marte.

Otra posibilidad sería que el penacho fuera producido por una emisión luminosa, tipo aurora, ya que en la región de Cimmeria existe una intensa anomalía magnética que podría canalizar las partículas cargadas provenientes del exterior y excitar la emisión.

Pero esto implicaría una emisión unas 1.000 veces más potente que la de las auroras terrestres, lo que es inviable. «Ambas hipótesis, aun siendo las más plausibles, parecen imposibles por cuanto desafían nuestro conocimiento actual de la atmósfera marciana», señala Sánchez-Lavega.

Dado el riesgo que la presencia de estos impredecibles altos penachos podría entrañar en futuras misiones en baja órbita o en entrada al planeta, se proseguirá su búsqueda y estudio con observaciones desde Tierra y desde las naves en órbita.

Referencia bibliográfica:

A. Sánchez-Lavega, A. García Muñoz, E. García-Melendo, S. Pérez-Hoyos, J. M. Gómez-Forrellad, C. Pellier, M. Delcroix, M. A. López-Valverde, F. González-Galindo, W. Jaeschke, D. Parker, J. Phillips, D. Peach. An extremely high-altitude plume seen at Mars’ morning terminator. Nature (2015). DOI: 10.1038/nature14162.
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un experimento con antimateria desafía a la ciencia 17 marzo, 2022
    Un experimento desarrollado en el CERN ha descubierto que la antimateria muestra en determinadas condiciones un comportamiento diferente al de los átomos de materia, lo que señala el camino para encontrar nuevas leyes físicas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Más misterios en las profundidades de la Tierra 17 marzo, 2022
    Las dos colosales estructuras masivas que bordean el núcleo externo de la Tierra originan la Anomalía del Atlántico Sur y el intenso vulcanismo africano, pero para sorpresa de los geólogos, su composición y estructura son diferentes.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La comunicación humana comenzó mediante gestos y no con gruñidos 16 marzo, 2022
    La simpleza y efectividad de los gestos como estrategia de comunicación formaría parte de nuestra herencia genética y social más profunda: los primeros seres humanos los eligieron para comunicarse, antes de disponer del habla y el lenguaje. De esta forma, queda atrás la idea de que nuestros ancestros se comunicaban en principio con gruñidos.
    Pablo Javier Piacente
  • Los colores de los microbios ayudarán a descubrir vida en exoplanetas 16 marzo, 2022
    Los microbios que viven en zonas subárticas han permitido a los científicos crear el primer catálogo de colores de firmas biológicas, que podrá aplicarse en la superficie de planetas helados y sus lunas para descubrir la existencia de vida más allá del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • Reptile Database elimina toda referencia a artículos de científicos rusos 16 marzo, 2022
    Más de 1.000 artículos de herpetólogos rusos y soviéticos han sido eliminados de la base de datos Reptile Database, como consecuencia de la invasión de Ucrania. La base opera desde la República Checa, que en 1968 sufrió la invasión del Pacto de Varsovia, similar a la que padece hoy Ucrania.
    Redacción T21
  • Todos los organismos vivos producen metano 16 marzo, 2022
    Una nueva investigación ha descubierto que todos los organismos liberan metano. La formación de este potente gas de efecto invernadero se desencadena por especies reactivas de oxígeno y se potencia mediante el estrés oxidativo adicional.
    MPG/T21
  • Revelan cómo las tierras secas se convirtieron en oasis hace más de 3 millones de años 15 marzo, 2022
    Durante el Plioceno, cuando la Tierra experimentó condiciones similares a las actuales de concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera, el retroceso de la capa de hielo y la expansión de los bosques convirtieron las antiguas tierras secas subtropicales en oasis. Es la explicación más convincente hasta el momento sobre el proceso iniciado hace […]
    Pablo Javier Piacente
  • Una pequeña estrella crea un monumental rayo de materia y antimateria 15 marzo, 2022
    Un gigantesco haz de materia y antimateria emana de una estrella colapsada de solo 16 kilómetros de ancho: el fenómeno podría ayudar a comprender la influencia en nuestra galaxia de los positrones, el equivalente a los electrones en la antimateria. 
    Pablo Javier Piacente
  • Crean una lancha eléctrica que viaja sobre el mar 15 marzo, 2022
    Una empresa sueca ha lanzado una lancha que se impulsa con uno de los primeros modelos de motor para barcos totalmente eléctrico. Viaja sobre el agua y puede recorrer 92 kilómetros a 44 kilómetros por hora con una sola carga de batería.
    InsideScience/T21
  • La sombra de un invierno nuclear planea de nuevo 15 marzo, 2022
    La escalada potencial de la guerra de Ucrania a un conflicto nuclear mundial evoca la histórica advertencia de Carl Sagan en 1983: el uso de armas atómicas provocará inevitablemente un invierno nuclear que, además de acabar con la vida en la Tierra, impactará también al universo.
    Eduardo Martínez de la Fe