Tendencias21

Viajar a Marte puede dañar seriamente su cerebro

En 2013, un estudio reveló que los viajeros humanos a Marte absorberían durante su viaje una cantidad de radiación más de seis veces mayor a la recomendada en la Tierra durante un año. Ahora, otra investigación de la Universidad de California en Irvine (EE UU), ha revelado que, para el cerebro, el viaje al planeta rojo sería especialmente nocivo: provocaría consecuencias adversas para la cognición que durarían toda la vida. Por Marta Lorenzo.

Viajar a Marte puede dañar seriamente su cerebro

En 2013, un estudio del Southwest Research Institute (EEUU) reveló que los viajeros humanos a Marte absorberían durante su viaje una cantidad de radiación más de seis veces mayor a la recomendada en la Tierra durante un año. El dato fue obtenido a partir de mediciones realizadas por el rover Curiosity en su trayectoria hacia el planeta rojo.

Ahora, otra  investigación realizada por el científico Charles Limoli y sus colaboradores, de la Universidad de California en Irvine (UCI, también en EE UU), ha revelado el efecto que esa radiación cósmica tendría en el cerebro humano.

Los científicos hallaron que la exposición a partículas cargadas de alta energía – similares a las que se encuentran en los rayos cósmicos galácticos que bombardearían a los astronautas durante vuelos espaciales prolongados- causaría daños importantes en el sistema nervioso central, generando alteraciones cognitivas, como déficits de memoria y pérdida de la conciencia. Además, dicha exposición podría tener consecuencias adversas para la cognición que durasen toda la vida.

Neuronas iluminadas revelan los daños

El estudio se realizó con ratas que fueron genéticamente modificadas para que sus neuronas fueran fluorescentes y brillantes, de tal manera que se pudiera observar en ellas los efectos de la radiación, informa la UCI en un comunicado. Durante el experimento, los roedores pasaron brevemente por un haz de radiación de alta energía.

Seis semanas más tarde, fueron detectados diversos cambios en el cerebro de los animales. Por una parte, se constató que la exposición a las partículas radiactivas resultó en la inflamación del cerebro, una circunstancia que interrumpe la transmisión de señales entre neuronas.

Por otro lado, se halló que la radiación había reducido el número de dendritas, que son unas estructuras ramificadas que sobresalen de las neuronas y que llevan las señales electroquímicas. La pérdida de estas ramas dendríticas supone la pérdida de conexión entre neuronas y está vinculada con el deterioro cognitivo del Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas.

Estos cambios estructurales en el cerebro de las ratas conllevaron una disminución en su rendimiento en tareas de comportamiento que se les aplicaron, diseñadas para probar su capacidad de aprendizaje y de memoria.

Los déficits cognitivos en astronautas sometidos a unas condiciones de radiación similares tardarían tiempo en manifestarse, pero en viajes espaciales largos acabarían apareciendo, lo que supondría un peligro para la buena marcha del desplazamiento y para la seguridad personal de los viajeros.

En cambio, las personas que trabajan en la Estación Espacial Internacional (ISS) no sufren el mismo riesgo, a pesar de que pasan en ella largos períodos, pues la ISS no recibe el mismo nivel de bombardeo de rayos cósmicos galácticos porque aún se encuentra dentro de la magnetosfera protectora de la Tierra.

Un sueño peligroso

Viajar a Marte es un sueño que abraza la humanidad desde hace años, especialmente desde que el sueño se está volviendo más realista. La evolución de los programas espaciales de la NASA en esta dirección sigue avanzando. Pero ya se sabía que estos viajes entrañarían riesgos para la salud humana.  

Además de los potenciales daños para el cerebro, la investigación de Mars 500, el mayor simulacro de un viaje a Marte, demostró a principios de 2013 que los astronautas se volverían más sedentarios y “adormecidos” durante un traslado de estas características.

Otros efectos que se sabe tendrían los viajes a Marte serían las náuseas, la debilidad, la visión borrosa  (síntomas ya constatados en viajes espaciales cortos). Pero, además, también es sabido que la exposición prolongada a la radiación aumenta el riesgo de padecer cáncer o pérdida de masa ósea.

Para eludir estos peligros, la solución que se contempla es reducir el tiempo que se tarda en llegar al planeta rojo. La distancia entre la Tierra y Marte varía según el movimiento de los planetas alrededor del Sol, de manera que la más larga puede llegar a ser de 102 millones de kilómetros y, la más corta, de 59 millones. En función de esa distancia, el viaje podría durar entre 18 meses y tres años. Además, se intenta acortar el viaje desarrollando tecnología punta, como nuevos sistemas de propulsión.  

Referencia bibliográfica:

Vipan K. Parihar, Barrett Allen, Katherine K. Tran, Trisha G. Macaraeg, Esther M. Chu, Stephanie F. Kwok, Nicole N. Chmielewski, Brianna M. Craver, Janet E. Baulch, Munjal M. Acharya, Francis A. Cucinotta, Charles L. Limoli. What happens to your brain on the way to Mars. Science Advances (2015). DOI: 10.1126/sciadv.1400256.
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente