Tendencias21

Consiguen enfriar electrones utilizando pozos cuánticos

Investigadores de la Universidad de Texas en Arlington (EE.UU.) han descubierto una manera de enfriar electrones a -228 ° C sin medios externos y a temperatura ambiente, utilizando pozos cuánticos. Hasta ahora se habían enfriado a esa temperatura, pero introduciendo todo el sistema en un baño de frío. Este logro podría permitir a los dispositivos electrónicos funcionar con muy poca energía.

Consiguen enfriar electrones utilizando pozos cuánticos

Un equipo de investigadores de la Universidad de Texas en Arlington (EE.UU.) ha descubierto una manera de enfriar electrones a -228 ° C sin medios externos y a temperatura ambiente, un avance que podría permitir a los dispositivos electrónicos funcionar con muy poca energía.

El proceso consiste en hacer pasar los electrones a través de un pozo cuántico para enfriarlos y evitar que se calienten. Pozo cuántico es la denominación que recibe un pozo de potencial que confina, en dos dimensiones, partículas que originalmente tenían libertad para moverse en tres, forzándolas a ocupar una zona acotada. El equipo detalla su investigación en Nature Communications.

"Somos los primeros en enfriar electrones a temperatura ambiente de forma eficiente. Otros investigadores habían enfriado electrones anteriormente, pero sólo mediante la inmersión de todo el dispositivo en un baño de refrigeración extremadamente frío", explica en la nota de prensa de la UT Arlington Seong Jin Koh, profesor asociado del Departamento de Ciencia e Ingeniería de los Materiales, que ha dirigido la investigación. "La obtención de electrones fríos a temperatura ambiente tiene enormes beneficios técnicos. Por ejemplo, puede prescindirse del requisito de utilizar helio líquido o nitrógeno líquido para enfriar electrones en diversos sistemas de electrones".

Los electrones se excitan térmicamente incluso a temperatura ambiente, de forma natural. Si la excitación de electrones pudiera ser suprimida, entonces la temperatura de los electrones podría reducirse de forma eficiente sin refrigeración externa, señala Koh.

El equipo utilizó una estructura a nanoescala -que consta de una matriz secuencial de un electrodo fuente, un pozo cuántico, una barrera de túnel, un punto cuántico, otra barrera de túnel, y un electrodo de drenaje- para suprimir la excitación de electrones y para hacer que los electrones se enfríen.

Un nuevo tipo de transistor

Los electrones fríos abren la puerta a un nuevo tipo de transistor que podrá funcionar con un muy bajo consumo de energía. "La aplicación de nuestros hallazgos a la fabricación de transistores de bajo consumo está ya desarrollándose", añade Koh.

Usha Varshney, directora de programas de la Junta de Ingeniería de la Fundación Nacional de Ciencias estadounidense, que financió la investigación, asegura que los resultados de la investigación podrían ser enormes.

"Cuando se implementen en los transistores, estos resultados de investigación podrían reducir el consumo de energía de los dispositivos electrónicos actuales por más de 10", calcula. "Los dispositivos electrónicos personales tales como teléfonos inteligentes, iPads, etc., podrán durar mucho más tiempo sin recargarse."

Usos militares

Además de las aplicaciones comerciales potenciales, hay muchos usos militares para esta tecnología. Las baterías pesan mucho, y menos consumo de energía significa menos peso de las baterías de los equipos electrónicos que llevan los soldados, lo que aumentará su capacidad de combate. Otras aplicaciones militares potenciales incluyen la electrónica para sensores remotos, vehículos aéreos no tripulados y la computación de alta capacidad en operaciones remotas.

Investigaciones futuras podrían dedicarse a identificar elementos clave que permitirán a los electrones enfriarse aún más. El reto más importante de esta investigación es el futuro es evitar que el electrón adquiera energía a medida que viaja a través de los componentes del dispositivo.

Referencia bibliográfica:

Pradeep Bhadrachalam, Ramkumar Subramanian, Vishva Ray, Liang-Chieh Ma, Weichao Wang, Jiyoung Kim, Kyeongjae Cho, Seong Jin Koh: Energy-filtered cold electron transport at room temperature. Nature Communications (2014). DOI: 10.1038/ncomms5745.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • El asteroide que terminó con los dinosaurios fue más destructivo de lo que pensamos 23 marzo, 2022
    Las secuelas del asteroide que eliminó a los dinosaurios de la faz de la Tierra fueron aún más brutales de lo que creíamos: cantidades masivas de azufre fueron arrojadas a la estratosfera. Posteriormente, una gran nube de gases bloqueó al Sol y enfrió la Tierra durante décadas o siglos, para luego caer como lluvia ácida […]
    Pablo Javier Piacente
  • Revelan detalles de misteriosos "círculos de radio" descubiertos en el espacio 23 marzo, 2022
    Cinco “círculos de radio” identificados en el espacio desconciertan a los científicos. Se trata de anillos de emisiones de radio muy débiles, que rodean a galaxias con un agujero negro extremadamente activo en su centro. Las enormes estructuras solo se detectan a través de radiotelescopios: se esfuman al intentar observarlas con telescopios ópticos, infrarrojos o […]
    Pablo Javier Piacente
  • Las baterías cuánticas pueden reducir a segundos la recarga de los vehículos eléctricos 23 marzo, 2022
    Una investigación desarrollada en Corea del Sur ha descubierto un sistema para que la recarga de los coches eléctricos se reduzca a 3 minutos en casa y a 9 segundos en una estación. Aplica tecnologías cuánticas que recargan de golpe todas las celdas de la batería.
    IBS/T21
  • Identificados más de 5.000 planetas fuera de nuestro sistema solar 23 marzo, 2022
    El recuento de exoplanetas confirmados por la NASA acaba de superar los 5.000, aunque suponemos que en la Vía Láctea hay cientos de miles de millones. No sabemos nada de ellos, pero es inevitable que encontremos vida más allá del sistema solar.
    JPL/T21
  • La información sería el quinto estado de la materia en el Universo 22 marzo, 2022
    El contenido de la información de cada partícula podría medirse en términos de masa: se lograría a través de la colisión entre partículas y antipartículas. De esta forma, podría comprobarse que la información es un estado más de la materia.
    Pablo Javier Piacente
  • En cualquier momento, el Sol puede dejarnos incomunicados 22 marzo, 2022
    Las tormentas solares de mayor intensidad, como algunas que se han registrado a lo largo de la historia del planeta, harían que la Tierra quede incomunicada: al no funcionar los servicios de Internet y producirse fallas eléctricas severas, todo el sistema de comunicación global se paralizaría. Tan solo es cuestión de tiempo que esto suceda.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren cuáles son las profesiones más aburridas del mundo 22 marzo, 2022
    El analista de datos es la profesión más aburrida del mundo, seguida de los contables, fiscales, bancarios y agentes de seguros. Artistas, científicos, periodistas, médicos y profesores son las profesiones más apasionantes.
    Redacción T21
  • La vida en la Tierra pudo surgir solo con moléculas de ARN 22 marzo, 2022
    Una nueva investigación sugiere que la vida en la Tierra surgió a partir de la actividad de las moléculas de ARN, sin necesidad de proteínas ni de ADN: científicos japoneses han creado una molécula de ARN que se replica, diversifica y desarrolla hasta la complejidad.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren el sonido perfecto para despertarse 21 marzo, 2022
    Cualquier tipo de alarma, si cuenta con el volumen adecuado, podrá despertarnos. Sin embargo, un estudio ha descubierto que es posible diseñar alarmas personalizadas, que se adaptan a las necesidades de cada individuo: no solo generarán excitación para despertarnos, sino que además optimizarán nuestro estado de alerta y potenciarán el rendimiento cognitivo.
    Pablo Javier Piacente
  • Confirman depósitos de hielo en los polos de Mercurio 21 marzo, 2022
    Un nuevo estudio ha combinado datos de radar planetario y otras observaciones para confirmar la presencia de "bolsas" de hielo en la región polar de Mercurio, en forma de depósitos. La nueva metodología podría ser útil para precisar la ubicación del hielo de agua en la Luna.
    Pablo Javier Piacente