Tendencias21
Crean pinzas nanométricas que manipulan objetos microscópicos con precisión

Crean pinzas nanométricas que manipulan objetos microscópicos con precisión

Un equipo de científicos norteamericanos ha realizado exitosas pruebas de laboratorio con unas pinzas nanométricas, con las que se ha podido atrapar y extraer células de tejido orgánico de manera no invasiva. Dirigidas externamente mediante imanes, estas micropinzas no necesitan de baterías ni de cables para moverse, y se cierran mediante cambios en su temperatura o utilizando productos bioquímicos no tóxicos. Los resultados de los experimentos han demostrado su enorme potencial para la fabricación de futuras herramientas microscópicas de diagnóstico y de suministro de medicamentos. Por Yaiza Martínez.

Crean pinzas nanométricas que manipulan objetos microscópicos con precisión

Investigadores de la Johns Hopkins University, de Estados Unidos, han realizado experimentos con dispositivos del tamaño de una partícula de polvo, con los que se pueden agarrar y quitar células vivas de sitios difíciles de alcanzar, sin necesidad de usar cables eléctricos o baterías.

Estos dispositivos tienen forma de micropinzas, se mueven con imanes y mediante señales térmicas y bioquímicas, y miden aproximadamente la décima parte de un milímetro de diámetro, publica la John Hopkins en un comunicado.

En las pruebas realizadas en laboratorio, los científicos utilizaron las micropinzas para realizar un procedimiento similar al de la biopsia, que consiste en extraer muestras de tejido orgánico para examinarlas en el microscopio.

Nanomáquinas autónomas

En concreto, los investigadores extrajeron muestras de un tejido animal colocado en el extremo de un estrecho tubo.

Según explica el director de esta investigación, el ingeniero David H. Gracias, profesor de química y de ingeniería molecular en la Escuela de Ingeniería Whiting, estas pequeñas herramientas son de bajo coste, y pueden ser dirigidas en masa por productos bioquímicos no tóxicos.

Por eso, y a pesar de que aún requieren de algunos refinamientos antes de poder ser usadas en humanos, suponen un gran paso hacia la creación de herramientas quirúrgicas de escala nanométrica, bioquímicamente sensibles y, quizá, en el futuro, incluso autónomas.

Dichas herramientas ayudarán a los especialistas de la salud a diagnosticar enfermedades y a administrar medicamentos de una forma más eficiente y menos invasiva.

Cómo funcionan

Hoy día, los médicos que deben recoger células o manipular tejidos en el interior del cuerpo de un paciente, a menudo usan micropinzas conectadas a finos cables o tubos. Pero estas conexiones dificultan las exploraciones, en especial en áreas de más difícil acceso o localización, explicaron los científicos en el Journal of the American Chemical Society.

Gracias y sus colaboradores consiguieron eliminar este problema, introduciendo níquel chapado en oro en las micropinzas. De esta forma, éstas pueden ser dirigidas mediante imanes situados fuera del cuerpo.

En las pruebas realizadas con este sistema, los científicos lograron mover así, a distancia, las micropinzas, a lo largo de una relativamente extensa porción de tejido.

Crean pinzas nanométricas que manipulan objetos microscópicos con precisión

Por otro lado, las micropinzas son inducidas a atrapar y extraer células de tejido también “a distancia”, mediante su exposición a ciertos productos bioquímicos o a altas temperaturas.

En concreto, el movimiento de cierre de estos dispositivos nanométricos se produce a partir de una capa de metal tensionada, que se mantiene abierta mediante segmentos de un polímero orgánico situado en cada articulación. Existen varias formas de reblandecer el polímero, y liberar así la tensión para cerrar la pinza.

Por ejemplo, se puede cerrar la micropinza aumentando su temperatura por encima de los 40 grados centígrados, al introducirla en una solución cáustica. Los investigadores descubrieron asimismo que algunas soluciones biológicas no tóxicas también pueden debilitar el polímero, y conseguir así que la pinza se cierre sobre su objetivo.

Resultados y posibles aplicaciones

En las pruebas realizadas en el laboratorio, los científicos usaron una micropinza, guiada por un imán, para atrapar y transportar una gota teñida de entre un grupo de gotas incoloras, dentro de una solución acuosa.

Asimismo, el equipo también logró capturar docenas de células de tejido animal, que seguían vivas tras 72 horas, lo que indica que el proceso de captura no las dañó.

Estos resultados demuestran, según los investigadores, que este sistema es viable y presenta un enorme potencial para aplicaciones médicas. Aún quedan algunos pasos para perfeccionarlo, por ejemplo de momento la micropinza sólo puede cerrarse una vez sobre un objetivo y luego no puede ser reactivada para reabrirla y que suelte su contenido, pero su funcionamiento actual resulta prometedor.

Las micropinzas fueron fabricadas con fotolitografía, el mismo proceso que se emplea para fabricar chips informáticos.

En el futuro, cuando estos dispositivos se inserten en el cuerpo y se muevan mediante los imanes, serán vistos por los médicos gracias a las más modernas tecnologías de imágenes, como la MRI o exploración por medio de resonancia magnética. De esta forma, los especialistas podrán guiarlos hacia su objetivo.

Yaiza Martinez

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente