Tendencias21
Crean un genoma artificial que determina la personalidad de una criatura virtual

Crean un genoma artificial que determina la personalidad de una criatura virtual

Científicos coreanos han creado el primer genoma informático que define la personalidad de criaturas artificiales. Aunque aún sólo actúa en entornos virtuales, su desarrollo tendrá aplicaciones futuras en el campo de la robótica. Su finalidad: que las relaciones humano-robot sean algún día muy naturales. El genoma se ha aplicado ya a un software con la forma de un perro llamado Rity, que gracias a él es capaz de responder a los estímulos entrantes. Éstos le llegan a través del ratón, una cámara o un micrófono. En el futuro, los investigadores planean combinar la personalidad genómica con las experiencias que la criatura artificial vaya desarrollando; así como crear una estructura genómica artificial general. Por Yaiza Martínez.

Crean un genoma artificial que determina la personalidad de una criatura virtual

Un equipo de científicos del instituto coreano KAIST, del Instituto de Investigaciones Económicas Samsung de Seúl y del Robot Intelligence Technology Lab (RIT), de Corea, han diseñado genomas codificados informáticamente que, aplicados a criaturas artificiales, generan en éstas personalidades específicas.

Según aparece publicado en la revista Physorg.com, la posibilidad de proporcionarle su propia personalidad a formas de vida artificiales no sólo podría mejorar las interacciones entre los humanos y estas criaturas, sino que también permitiría estudiar el “origen de las especies artificiales”.

La primera criatura artificial que ha recibido su personalidad genómica es Rity, un programa informático con forma de perro que vive en un mundo virtual tridimensional, dentro de un ordenador.

Proceso evolutivo

El genoma de Rity está compuesto por 14 cromosomas que, unidos, suponen un total de 1.764 genes. Cada uno de éstos posee un valor determinado.

Según explican los investigadores en la revista especializada IEE Transactions on Systems, Man and Cibernetics, estos genes están divididos en tres tipos: genes fundamentales, genes relacionados con el estado interno, y genes relacionados con el comportamiento.

Para representar diversos tipos de personalidad, son necesarios un gran número de genes con sus valores asignados. La enorme cantidad de genes hace muy complicado asignar los valores deseados para cada uno de ellos de forma manual.

Por eso, los investigadores proponen como alternativa un proceso evolutivo (informático) que genera una codificación genómica para cada personalidad específica –la que desee el usuario- que pueda tener la criatura artificial.

Sólo así se puede generar una personalidad consistente, señalan los investigadores. La demostración de que este proceso funciona es Rity.

Cromosoma hereditario

Según declaraciones para Physorg.com de uno de los creadores de Rity, Jong-Hwan Kim, de KAIST, “ésta sería la primera vez que una criatura artificial, como un robot o un agente software recibe un genoma con personalidad”.

Kim afirma que lo que se propone es un nuevo concepto de cromosoma artificial que defina la personalidad de una criatura artificial. Además, se espera que futuras generaciones de criaturas artificiales puedan recibir esta herencia genética (siempre dentro del entorno virtual, por ahora).

Para los científicos, resulta esencial generar la impresión de que el robot es una criatura viva. Si esto se logra, el sistema, aplicado a robots futuros, permitirá que la interacción entre robots y humanos resulte más natural.

Actualmente, Rity puede interactuar con los humanos usando la información que le llega a través del ratón, de una cámara o de un micrófono, con 47 percepciones. Por ejemplo, un clic del cursor sobre Rity es percibido por la criatura como una palmadita, mientras que si se arrastra el cursor sobre él despacio, Rity lo entiende como “tranquilo”.

Para reaccionar a estos estímulos en tiempo real, Rity recurre a sus estados internos, que están compuestos por tres unidades (motivación, homeostais y emoción), y que están controlados por su arquitectura genómica interna. Estas tres unidades tienen un total de 14 estados, que son las bases de los 14 cromosomas.

La naturaleza de este código genético es tal que un solo gen puede influenciar en múltiples comportamientos y un solo comportamiento puede ser influenciado por múltiples genes.

Comportamientos acordes

Según Kim, “en Rity, los estados internos como la motivación, la homeostasis o la emoción cambian en función de la percepción entrante”. Así, si ve a su “dueño”, se siente feliz, es decir, que los cambios en sus estados internos y su comportamiento responde a los estímulos entrantes.

La arquitectura interna de Rity procesa la información que llega a través de los sensores, calcula cada valor de los estados internos, y envía los valores calculados a un módulo de selección de comportamientos para generar un comportamiento acorde con las señales entrantes.

Rity fue desarrollado para probar los primeros cromosomas robóticos del mundo, que consisten en un conjunto de códigos de ADN computerizados destinados a la creación de robots pensantes, que sientan, razonen, que expresen deseo o intención y que, además, se reproduzcan y evolucionen dentro de un mundo virtual.

Así, Rity puede expresar sus sentimientos a través de expresiones faciales y acciones, como cualquier criatura viva. Dependiendo de los valores de los genes, estas criaturas podrán, además, tener varios tipos de personalidades: extrovertida/introvertida; agradable/hostil; concienzudo/negligente; abierto/cerrado; y neurótico/emocionalmente estable.

Para generar dichas personalidades, se utiliza un algoritmo que, en unas 12 horas, genera un código genómico relativo a la personalidad que pretenda crear el usuario. Para comprobar que este código funciona, basta con observar cómo la criatura artificial resultante reacciona a los estímulos que se le planteen.

El genoma no sólo marca los comportamientos y la personalidad de Rity, sino que también determina el crecimiento, la reproducción y la evolución de la criatura. En el futuro, los investigadores planean combinar la personalidad basada en el genoma con las experiencias que la criatura artificial vaya desarrollando, con el fin de intentar influir en las respuestas de comportamiento de ésta. También planean clasificar y estandarizar los diversos comportamientos con el fin de generalizar una estructura genómica artificial.

Yaiza Martinez

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los agujeros negros en estado cuántico rompen los límites de lo extraño 2 noviembre, 2022
    El Universo nos está revelando que siempre es más extraño, misterioso y fascinante de lo que la mayoría de nosotros podríamos haber imaginado: un nuevo estudio ha descubierto que los agujeros negros, afectados por el fenómeno de superposición cuántica, pueden tener masas muy diferentes al mismo tiempo: extrapolando esta idea a una persona, significaría que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Pistas químicas resuelven uno de los misterios de los violines Stradivarius 2 noviembre, 2022
    Unas pistas químicas han resuelto uno de los misterios que convierten a los Stradivarius en los mejores violines del mundo: la madera contiene un tratamiento a base de proteínas que podría influir en el sonido del instrumento, dándole su inconfundible claridad.
    CERIC/T21
  • Las matemáticas descubren cuál es la mejor defensa para un equipo de fútbol 2 noviembre, 2022
    Físicos argentinos han desarrollado un modelo informático fabricado con imágenes reales de partidos de fútbol que calcula la mejor defensa para un equipo: lo que marca la diferencia no es la cooperación para los pases, sino la distancia entre los jugadores.
    N+1/T21
  • Identifican en Marte el impacto de meteorito más grande registrado en el Sistema Solar 1 noviembre, 2022
    Un seismo que sacudió el planeta rojo en 2021 fue el resultado del impacto de un meteorito masivo, según revelaron los científicos de la NASA. Se trata del impacto de meteorito más grande registrado hasta hoy en todo el Sistema Solar: el cráter producido mide 150 metros de ancho y 21 metros de profundidad. Al […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren un enorme asteroide potencialmente peligroso para la Tierra 1 noviembre, 2022
    Un asteroide cercano y potencialmente peligroso es el más grande identificado en los últimos 8 años, según los investigadores. Con casi un kilómetro y medio de ancho, desarrolla una órbita que, en el futuro, podría acercarlo lo suficiente a la Tierra como para plantear un grave problema y poner a prueba los sistemas de defensa […]
    Pablo Javier Piacente
  • Podría haber 4 quintillones de objetos extraterrestres en nuestro sistema solar 1 noviembre, 2022
    En nuestro sistema solar podría haber hasta 4 quintillones de objetos tecnológicos extraterrestres. La mayoría serían muy pequeños para ser detectados, pero otros podrían ser como el misterioso Oumuamua, según astrónomos de Harvard.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los científicos chillan: nos estamos quedando sin futuro 1 noviembre, 2022
    La rebelión científica está viviendo una escalada de acciones que advierte del triste final que espera a nuestra civilización si seguimos mirando hacia otro lado ante la crisis planetaria: la indiferencia social, el negacionismo de los intereses creados y la inconciencia de las instituciones, nos están dejando sin futuro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Marte tuvo un océano en su hemisferio norte 31 octubre, 2022
    Los científicos descubrieron en Marte más de 6.500 kilómetros de crestas fluviales, que son probablemente deltas de ríos erosionados o cinturones de canales submarinos: los restos de una antigua costa marciana, en torno a un océano o un gran mar que habría existido en el planeta rojo hace aproximadamente 3.500 millones de años, y que […]
    Pablo Javier Piacente
  • La Luna nunca se separará de la Tierra, aunque se aleja progresivamente 31 octubre, 2022
    Un nuevo estudio que analizó las capas de roca en un parque australiano ha descubierto que la Luna estaba 60.000 kilómetros más cerca de la Tierra hace 2.500 millones de años, y que, aunque se está alejando de nuestro planeta 3,8 centímetros por año, nunca se separará de la Tierra.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubrimiento histórico en Suecia 31 octubre, 2022
    Los arqueólogos submarinos han descubierto un naufragio largamente buscado en el lecho marino cerca de Estocolmo. Se trata del Äpplet, de casi 400 años de antigüedad, que fue uno de los buques de guerra más grandes de su tiempo. Había sido botado en 1629 y hundido en 1659. Tiene su historia.
    Redacción T21