Tendencias21
Crean un guante que permite manipular objetos virtuales

Crean un guante que permite manipular objetos virtuales

Ingenieros coreanos han desarrollado el primer guante que permite agarrar con la mano objetos virtuales, sentir sus formas e interactuar con ellos. Engaña al cerebro con burbujas de silicona.

Crean un guante que permite manipular objetos virtuales

Ingenieros coreanos han desarrollado el primer guante que permite agarrar con la mano objetos virtuales, sentir sus formas e interactuar con ellos.

El sistema engaña al cerebro para hacerle creer que en realidad está agarrando lo que el casco de realidad virtual le está enseñando.

El guante envía una señal eléctrica que hace que el material se contraiga cada vez que alguien lo toca en un espacio de realidad virtual.

En consecuencia, el dispositivo permite a las personas no sólo sentir los objetos virtuales, sino también que pueden asirlos y sostenerlos, e incluso sentir su forma mientras lo mantienen en la mano.

Se trata de un guante ligero y flexible que imita en el mundo virtual las sensaciones de manipular objetos reales.

Mundo paralelo

La realidad virtual (RV) es un entorno de escenas u objetos de apariencia real generado mediante tecnología informática, que crea en el usuario la sensación de estar inmerso en ese entorno.

El entorno es contemplado por el usuario a través de un dispositivo conocido como gafas o casco de realidad virtual.
Generalmente se acompaña de otros dispositivos, como guantes o trajes especiales, que permiten una mayor interacción con el entorno, así como la percepción de diferentes estímulos que intensifican la sensación de realidad.

Los guantes VR no son, por tanto, una tecnología completamente nueva, si bien hasta ahora se han limitado a transmitir en sentido de la textura de los objetos virtuales.

El nuevo guante va mucho más lejos, ya que transmite los detalles de la forma de un objeto virtual a los dedos del usuario, lo que aumenta la sensación de realismo de la experiencia.

Sistema ingenioso

Tal como explica Natureasia, cuando el portador del guante mueve su mano para recoger el objeto,  los movimientos de los dedos se detectan mediante los sensores situados en el guante.

Los datos de los sensores se transfieren a través de Bluetooth a un programa de software que recrea los movimientos correspondientes de la mano virtual en una pantalla.

Cuando el usuario agarra el objeto virtual, se activan un conjunto de accionadores de silicona: reciben una señal del entorno de realidad virtual, lo que hace que el aire en su interior se mueva y expanda la silicona en su centro.

Las yemas de los dedos del usuario perciben entonces la presión de la silicona expandida, proporcionando al usuario la sensación de que están tocando el objeto virtual. El engaño al cerebro se ha consumado.

Probado con éxito

El nuevo guante pesa lo que una pelota de béisbol o media manzana, por lo que no supone ningún problema para el usuario.
Fue probado en un entorno virtual en el que un usuario debía agarrar un caballo situado en un tablero de ajedrez virtual.

El usuario pudo cerrar su mano sobre el caballo virtual, sentir que lo tenía agarrado y que conservaba la forma de caballo, a pesar de su naturaleza virtual.

También pudo levantarlo y mantenerlo en el aire, lo que demostró la capacidad del dispositivo para una serie de experiencias nuevas en el mundo virtual.

Sensación incompleta

Los autores destacan que el guante, sin embargo, no transmite una sensación completa, equivalente a la del tacto en el mundo real, particularmente porque solo actúa sobre tres de los cinco dedos de la mano.

Los sensores están colocados en los dedos pulgar, índice y medio: «un total de 11 sensores están conectados al guante para detectar los movimientos del pulgar, índice y medio, con un adhesivo de silicona», explican los investigadores en su artículo.

Pero esta tecnología tiene el potencial de desarrollarse todavía más y de ofrecer una experiencia completa al usuario con los diferentes objetos que figuran en el mundo virtual.

De momento, puede sumarse a otros guantes de realidad virtual y contribuir así a que la experiencia de usuario sea más inmersiva, lo que puede conseguir que los actuales videojuegos sean todavía más realistas.

Los autores sugieren que el nuevo guante se puede utilizar en diferentes entornos de realidad virtual y vincularlo a un software diferente. Los resultados se publican en Scientific Reports.

Referencia

Pneumatic actuator and flexible piezoelectric sensor for soft virtual reality glove system. Kahye Song et al. Scientific Reports, volume 9, Article number: 8988 (2019). DOI:https://doi.org/10.1038/s41598-019-45422-6

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los chimpancés curan sus heridas con ungüento de mosquitos masticados 8 febrero, 2022
    Los chimpancés aplican mosquitos masticados para tratar heridas abiertas, lo que podría ser evidencia de automedicación en animales. Esos insectos podrían tener propiedades calmantes: se ha demostrado científicamente que algunos tienen incluso efectos antibióticos o antivirales.
    Redacción T21
  • Descubren cómo el cerebro convierte una idea en música 8 febrero, 2022
    Científicos alemanes han descubierto cómo el cerebro convierte una idea musical en el movimiento de los dedos cuando tocamos el piano, así como que, cuando tocamos a dúo, nuestros cerebros comparten una misma longitud de onda.
    MPS/T21
  • Una bacteria se transforma en un largo hilo para infectar células más rápidamente y crecer sin límites 7 febrero, 2022
    Una bacteria puede mutar su forma hasta convertirse en un interminable hilo y multiplicar por 100 veces su tamaño: de esta manera, logra infectar más células en menos tiempo. Es una virulenta variante de infección bacteriana que no se había identificado hasta el momento.
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan el primer agujero negro fuera de control en la Vía Láctea 7 febrero, 2022
    Por primera vez, un equipo internacional de científicos ha logrado detectar un agujero negro errante, solitario e inactivo en nuestra galaxia, a poco menos de 5.200 años luz de distancia de la Tierra. El misterioso objeto se mueve a través de la Vía Láctea a una velocidad de 45 kilómetros por segundo: los astrónomos confirmaron […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los abismos oceánicos están profusamente poblados de vida prístina 7 febrero, 2022
    Los abismos oceánicos triplican la diversidad microbiana de los niveles superiores de los mares terrestres, pero la mayor parte de esa vida es desconocida por la ciencia: lo revela el análisis de casi 1.700 muestras y dos mil millones de secuencias de ADN recogidas en todo el mundo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El universo temprano estaba siete veces más caliente que el actual 7 febrero, 2022
    El universo temprano tenía una temperatura siete veces mayor que la actual, han comprobado los astrofísicos: utilizaron una nube de vapor de agua proyectada por una lejana galaxia para observar el estado del Universo en sus primeras etapas. Nueva puerta para el estudio de la energía oscura.
    Redacción T21
  • El cerebro es como una máquina del tiempo 6 febrero, 2022
    El cerebro actualiza cada 15 segundos la información que procede de los ojos para que podamos gestionar la vida cotidiana sin que caigamos en alucinaciones. Es como una máquina del tiempo que nos proporciona estabilidad visual.
    Redacción T21
  • Las ardillas tienen el secreto de los viajes al espacio profundo 5 febrero, 2022
    La pérdida de masa muscular que sufren los astronautas en el entorno de gravedad cero del espacio se puede subsanar replicando el mecanismo natural que usan las ardillas para hibernar y despertarse meses después en perfecto estado físico.
    Redacción T21
  • Las primeras células se agruparon de forma autónoma, tanto en la Tierra como en Marte 4 febrero, 2022
    La formación autónoma de poblaciones de protocélulas o células primitivas, utilizando la energía presente en superficies naturales, podría haber sido el punto de partida de una ruta que habría culminado en la transformación de entidades no vivas en organismos vivos, según un nuevo estudio. 
    Pablo Javier Piacente
  • El agua de la Tierra existía antes que surgiera nuestro planeta 4 febrero, 2022
    La composición química del agua que hoy disfrutamos en la Tierra y que es primordial para la vida existía desde mucho antes de la formación de nuestro planeta: se conformó gracias a depósitos de gas que incluían vapor de agua, en los primeros 200.000 años del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente