Tendencias21
Crean un ordenador robótico que se manipula a distancia, con los gestos de las manos

Crean un ordenador robótico que se manipula a distancia, con los gestos de las manos

En la LIFT Conference 2009, celebrada en Ginebra, dos inventores han presentado un curioso ordenador, el QB1. Con un diseño sobrio y articulado, esta máquina está revestida de un material negro y, cuando reconoce a alguien, su pantalla se gira por sí sola hacia el usuario. Para darle órdenes no se necesita ni un teclado ni un ratón: QB1 es dirigido tan sólo con gestos de las manos. En los últimos años ha cambiado mucho nuestra forma de usar los ordenadores y, por tanto, tal vez sea hora de transformar el formato de éstos. Los creadores del QB1 aseguran que todos los objetos cotidianos tenderán cada vez más a convertirse en robóticos, y que esta tendencia también afectará a los ordenadores. Por Yaiza Martínez.

Crean un ordenador robótico que se manipula a distancia, con los gestos de las manos

El ordenador puede tener en cuenta, de manera simultánea, los movimientos de las dos manos del usuario. Cuanto más se acerque éste a la máquina, mayor cantidad de información puede suministrarle el QB1.

En la última LIFT Conference, celebrada del 25 al 27 de febrero en Ginebra, se ha presentado un curioso computador que podría cambiar la forma que tenemos actualmente de relacionarnos con los ordenadores.

Se trata del llamado QB1, que combina la ingeniería y el diseño, para transformar la interacción entre los ordenadores y los humanos.

En las últimas décadas, algo han cambiado los teclados, los monitores y el ratón que conforman estas máquinas, pero poco más: en nuestra forma de interactuar con ellas, siempre somos nosotros los que nos acercamos para poder editar textos, manipular fotografías, enviar e-mails, etc.

Sin embargo, lo cierto es que los ordenadores son cada día herramientas más personalizadas, al mismo tiempo que nuestros estilos de vida están cambiando rápidamente.

Nuevas funciones, nuevo formato

En la actualidad, utilizamos los ordenadores para escuchar música, ver vídeos, conocer la actualidad y comunicarnos con nuestros amigos. ¿No es hora, por tanto, de que el formato de estos aparatos vaya cobrando una nueva forma más acorde con sus funciones?

Eso es lo que pensaron el ingeniero Frédéric Kaplan y el diseñador Martino d’Esposito a la hora de desarrollar el QB1. Ambos inventores comenzaron diseñando máquinas capaces de identificar a sus usuarios, ofrecer aplicaciones y ejecutar funciones.

El QB1 es una consecuencia de todo este trabajo. Kaplan, en colaboración con el Laboratorio CRAFT de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), aplicó sus descubrimientos en investigación industrial en el campo de las interfaces avanzadas, combinando la inteligencia artificial y la robótica.

Martino d’Esposito, por su parte, ha aportado su experiencia como diseñador industrial y ha creado el lenguaje formal de la máquina para posibilitar sus relaciones con los humanos, según explica la EPFL en un comunicado.

Cómo funciona

El QB1 presenta un diseño sobrio y articulado, y está revestido de un material negro. Cuando reconoce a alguien, su pantalla se gira hacia el usuario. Para que éste entre en contacto con él no se necesita ni un teclado ni un ratón: QB1 es dirigido tan sólo con gestos.

El ordenador puede tener en cuenta, de manera simultánea, los movimientos de las dos manos del usuario. Cuanto más se acerque éste a la máquina, mayor cantidad de información puede suministrarle el QB1.

La primera aplicación del QB1 presentada por Kaplan y d’Esposito es un reproductor automático de música que atiende los deseos del usuario: las canciones que le apetece oír, el volumen de la música, etc.

QB1 reconoce asimismo con quien está interactuando, y es capaz de ajustar gradualmente su interconexión con el usuario para hacer sugerencias cada vez más relevantes. Para ello, el sistema combina diversas técnicas de inteligencia artificial, cada una de ellas diseñadas para un tipo específico de predicción.

De esta forma, según publica la web de la LIFT Conference 2009 , el QB1 ha transformado la manera en que la gente accede a la música en sus ordenadores. El ordenador, en definitiva, parece y actúa de manera distinta a cualquier otro ordenador.

Combinación de inventos

El tipo de interacción con gestos del QB1 está basado en diversos inventos desarrollados en la EPFL en los últimos dos años. Por otro lado, la máquina también incluye conocimientos de varias compañías del sector, incluyendo los de la firma Bluebotics.

El gran potencial de esta nueva generación de máquinas ha llevado a Kaplan y d’Esposito a fundar juntos OZWE, que es una extensión de la EPFL, para expandir el producto en el mercado.

Para empezar, en la LIFT Conference han buscado a gente que quisiera convivir con la máquina durante un tiempo en sus casas, para saber cómo se integraría ésta en los hogares. De los resultados de estas pruebas, podrían salir ordenadores físicamente interactivos y de formato muy novedoso.

Antecedente: Wizkid

El año pasado, los inventores ya presentaron primer prototipo de ordenador-robot llamado Wizkid que fue presentado en la exposición “Design and the Elastic Mind” del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA).

Considerado como mitad ordenador, mitad robot, el aspecto de Wizkid era el de un ordenador corriente, pero con cuello. Su pantalla, situada sobre el cuello móvil, se movía como una cabeza, siguiendo los rostros humanos que hubiera a su alrededor.

En su pantalla aparecían funciones que el usuario podía seleccionar con sólo mover las manos, como en el caso del QB1.

En una conferencia de Kaplan, el inventor señala que los objetos cotidianos tenderán cada vez más a convertirse en robóticos, y que esta tendencia también afectará a los ordenadores.

Yaiza Martinez

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente