Tendencias21
Desarrollan un sistema de memoria colectiva para redes inestables

Desarrollan un sistema de memoria colectiva para redes inestables

A medida que la información de los ordenadores de mesa se está desplazando a los dispositivos portátiles, la naturaleza de las redes de comunicación se está modificando de manera radical. En este contexto, un equipo de investigadores del MIT está desarrollando RAMBO, un sistema que garantiza una memoria estable y compartida a dispositivos móviles presentes en entornos en continuo cambio, como los entornos bélicos o aquellos en los que se han producido desastres naturales. Con ella, se asegura que los miembros de la red sigan interconectados y puedan conocer continuamente datos esenciales. Por Yaiza Martínez.

Desarrollan un sistema de memoria colectiva para redes inestables

A medida que la información de los ordenadores de mesa se está desplazando a los dispositivos portátiles, la naturaleza de las redes de comunicación se está modificando de manera radical.

Una red en la que los aparatos se suman o se quitan regularmente, con la consecuente fluctuación de sus conexiones, requerirá de protocolos muy distintos a los que gobiernan las redes relativamente estables, como Internet, señalan los expertos.

Para afrontar esta situación, un equipo de investigadores, entre los que se encuentra la profesora de ciencias del software del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), Nancy Lynch, está desarrollando un sistema que proporcionará una memoria estable y compartida a estas redes inestables.

Acceso rápido y garantizado

Según publica el MIT en un comunicado, el proyecto de desarrollo de dicho sistema, que fue bautizado como RAMBO (acrónimo de Reconfigurable Atomic Memory for Basic Objects), comenzó en 2001, inicialmente con la intención de generar un medio de preservación de información militar clave en entornos hostiles, como países en guerra.

RAMBO funcionaría en entornos bélicos de la siguiente forma: cuando los soldados no tengan acceso a algún servidor central para el almacenamiento de información, el sistema la distribuiría entre los propios soldados, garantizando que éstos tuvieran acceso a ella y a sus actualizaciones más recientes.

Este mismo mecanismo podría llegar a utilizarse en otras muchas redes, como las de los dispositivos móviles antes mencionados, las redes de sensores, las redes peer to peer de Internet o las torres de servidores (que son grupos de servidores mantenidos por empresas o instituciones), explican sus creadores.

Así, RAMBO resultaría útil, por ejemplo, para almacenar información sobre las condiciones de las carreteras (destinada a ser utilizada por redes de sensores instalados en los coches) o para que los servicios de emergencia pudieran acceder rápidamente a información especializada en situaciones en las que los sistemas de comunicación generales pueden fallar, como cuando se produce un desastre natural.

Según Lynch, RAMBO es por tanto un sistema de memoria instantáneamente accesible, que permite acceder a la información desde cualquier dispositivo conectado al sistema.

Tal y como explican los investigadores en un artículo aparecido en la revista Distributed Computing RAMBO proporciona un servicio altamente fiable y disponible, y asegura el almacenamiento permanente de datos clave.

Desarrollan un sistema de memoria colectiva para redes inestables

Inclusión de algoritmos

Dos técnicas básicas presentes en este sistema hacen que RAMBO tolere los cambios producidos por el dinamismo. Por un lado, en intervalos cortos de tiempo hace copias de la información para asegurar su tolerancia al error. Así, aunque alguno de los dispositivos en red falla, siempre quedan en RAMBO copias de los datos disponibles.

Por otro lado, RAMBO cuenta con una novedad importante: combina un mecanismo de reconfiguración eficiente (para almacenar cambios realizados por los participantes en la red) con una estrategia de replicación de la memoria compartida.

Una dificultad que presentó el desarrollo del sistema fue la de garantizar que los datos pudieran llegar a todos o la mayoría de los dispositivos conectados, explica Lynch.

Para conseguirlo, RAMBO incluye algoritmos que reconocen los cambios en la información y que copian los datos de dichos cambios en los aparatos portátiles incluidos en la red.

Estos algoritmos toleran una amplia variedad de situaciones nocivas para el sistema, como la pérdida de mensajes, la posibilidad de desajustes temporales entre los miembros de la red o la asincronía arbitraria. A pesar de estas situaciones, RAMBO garantiza la estabilidad de los datos almacenados.

Otros aspectos clave

Otros aspectos clave del sistema es que RAMBO permite instalar cualquier configuración en cualquier momento, gracias a que propaga la información de una configuración a la siguiente, antes de eliminar la configuración antigua.

Asimismo, las operaciones de escritura y lectura de RAMBO se mantienen incluso cuando se está produciendo una reconfiguración de la información, lo que proporciona dos beneficios: no detener la escritura y lectura cuando se están produciendo reconfiguraciones y garantizar un rendimiento más predecible, en los casos en que las aplicaciones deban ser utilizadas en un tiempo crítico.

Los investigadores del MIT tratan ahora de mejorar las capacidades de RAMBO en redes sin cable y también investigan las aplicaciones de RAMBO para compartir archivos de Internet.

Por otro lado, están trabajando para desarrollar un sistema de memoria compartida distribuida (implementación en la que cada punto de conexión de un conjunto de computadoras tiene acceso a una amplia memoria compartida que se añade a la memoria limitada privada, no compartida, propia de cada punto de conexión) capaz de reconfigurarse a sí mismo, sin coordinación alguna entre dispositivos.

Yaiza Martinez

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente