Tendencias21
Descubren cómo el cerebro nos saca de un apuro

Descubren cómo el cerebro nos saca de un apuro

Cuando estamos en apuros, la corteza prefrontal del cerebro revisa las decisiones que tomamos, valora si son prácticas, recopila más información y diseña nuevas estrategias para que salgamos airosos.

El cerebro humano está diseñado para responder en las situaciones límite, en los momentos de mayor compromiso emocional y físico o cuando necesitamos imperiosamente cambiar de estrategia y salir de nuestra “zona de confort”. Así lo demuestra un trabajo desarrollado por un grupo de investigadores franceses de distintos centros académicos y de investigación, que se describe en un artículo de la revista Medical Xpress.

Los estudios previos habían confirmado que una de las situaciones más complejas y estresantes para todos los animales, incluyendo los humanos, se concreta en los entornos más inestables. Se trata de esas situaciones en las que es imprescindible tomar decisiones rápidas y correctas para salir de un problema grave, que pone en juego nuestra estabilidad emocional o física.

Es el caso de un animal que está escapando de su depredador en pleno campo. Cuando siente que su vida corre peligro porque su cazador ya lo está alcanzando, debe tomar una decisión drástica e instantánea: trepar un árbol, sumergirse en un río o inmovilizarse en el mismo lugar para intentar camuflarse con el entorno y pasar desapercibido. A los seres humanos nos sucede lo mismo, ya sea en los momentos de apuro o cuando tenemos que cambiar obligatoriamente de rumbo en nuestras vidas.

Los especialistas ya sabían que la corteza prefrontal medial (mPFC) es el área del cerebro encargada de este tipo de decisiones, pero no conocían el papel que cumplía cada una de las partes de la misma ni tampoco la forma en la que se integraban para crear una red neuronal específica. La nueva investigación desarrollada por neurocientíficos franceses avanza en ese sentido.

Toma de decisiones

Para descubrir este mecanismo, los científicos estudiaron el comportamiento eléctrico de la corteza prefrontal medial en pacientes epilépticos, a través de electrodos implantados en profundidad. Mientras tanto, los voluntarios eran evaluados en distintas actividades relacionadas con la toma de decisiones.

Posteriormente, analizaron los resultados con herramientas de última generación y descubrieron al detalle el mecanismo cerebral. En un primer término, el sector ventral de la mPFC analizó la confiabilidad de las decisiones que se estaban tomando.

La red continuó en otras áreas a las que se enviaron señales, comunicando el grado de confianza que se sintió en ese momento. Por último, el sector dorsal de la corteza prefrontal medial recibió todos los estímulos, evalúo los resultados y diseñó nuevas estrategias.

Un sistema predictivo

Un punto clave que destacaron los investigadores es que esta red constituye un mecanismo de codificación y predicción, ya que por un lado clasifica las expectativas y posibilidades frente a una decisión y, posteriormente, intenta predecir la mejor alternativa para salir del inconveniente.

Además, el cerebro diseña estrategias proactivas que preparan a la persona para que tome la mejor decisión posible en ese momento.

Para finalizar, los neurocientíficos agregaron que los estudios de electroencefalografía intracraneal de la actividad neuronal de los participantes también evidenciaron que el sistema descubierto analiza si es necesario explorar nuevas alternativas y cambiar o si, por el contrario, lo mejor es sacar provecho de una opción ya conocida para poder adaptarse a las exigencias del entorno.

Referencia

Neural mechanisms resolving exploitation-exploration dilemmas in the medial prefrontal cortex. Philippe Domenech, Sylvain Rheims and Etienne Koechlin. Science (2020).DOI:https://doi.org/10.1126/science.abb0184

Foto: Kyle Broad. Unsplash.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

1 comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Algunos virus antiguos moldearon nuestros cuerpos y cerebros 19 febrero, 2024
    Los virus antiguos que infectaron a los vertebrados hace cientos de millones de años desempeñaron un papel fundamental en la evolución de nuestros cerebros avanzados y cuerpos de gran tamaño, según un nuevo estudio. De acuerdo a los científicos, una secuencia genética adquirida de retrovirus es crucial para la producción de mielina, y ese código […]
    Pablo Javier Piacente
  • Las minilunas podrían transformarnos en una especie interplanetaria 19 febrero, 2024
    "Minilunas" aún no descubiertas pueden orbitar la Tierra: teniendo en cuenta su proximidad a nuestro planeta, estos pequeños cuerpos serían excelentes herramientas para potenciar la exploración espacial. En concreto, algunos científicos creen que estos diminutos satélites podrían permitir a la humanidad explorar con mayor facilidad el Sistema Solar, establecerse como una especie interplanetaria y vivir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un robot con el cerebro de un insecto 19 febrero, 2024
    Investigadores europeos han desarrollado un robot que puede moverse como un insecto. Le integraron un modelo de la actividad neuronal que se mueve de la misma forma que lo hacen los insectos para navegar eficientemente en cualquier entorno, sin tener capacidad de aprendizaje.
    Redacción T21
  • ¿La cognición sería una función de onda? 19 febrero, 2024
    Las ondas cerebrales desempeñan un papel crucial para la formación de la memoria, de la misma forma que las ondas cuánticas estructuran las neuronas que posibilitan la cognición. Una nueva investigación sugiere que memoria y consciencia podrían formar parte de esa dinámica, aunque a escalas muy diferentes.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los simios también tienen sentido del humor 18 febrero, 2024
    Cuatro especies de grandes simios empiezan a burlarse de los demás en broma en edades tan tempranas como los humanos. Sus burlas son provocativas, persistentes y se caracterizan por elementos sorprendentes y divertidos. Llevan así 13 millones de años.
    Redacción T21
  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente