Tendencias21
Desvelados, por fin, los misterios del sueño

Desvelados, por fin, los misterios del sueño

El cerebro está mucho más activo de lo que se pensaba mientras dormimos: regula el estado de consciencia e inconsciencia orquestando neuronas y mandándolas a callar cuando llegamos al sueño profundo.

Una nueva investigación ha descubierto cómo desaparece la consciencia durante el sueño y que la inhibición de nuestra capacidad de darnos cuenta y de sentir lo que nos pasa, provoca algo sorprendente: el cerebro fomenta el diálogo neuronal y luego lo acalla, justo cuando llegamos al sueño profundo.

Este hallazgo, pionero en su género, ha sido posible por una evolución en la aproximación tecnológica al conocimiento del cerebro en estado de sueño. Esa innovadora aproximación ha sido llevada a cabo por investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) y de las universidades de Ginebra, Ciudad del Cabo (Sudáfrica) y Bochum en Alemania. Los resultados se han publicado en iScience.

Hasta ahora la mayoría de las investigaciones sobre el sueño se ha centrado en analizar la dinámica cerebral con electroencefalografía (EEG), una técnica que mide la actividad eléctrica del cerebro mediante electrodos colocados en el cuero cabelludo.

La nueva investigación añadió a la EEG imágenes de resonancia magnética, que utilizan un potente campo magnético, ondas de radio y un ordenador, para obtener imágenes más detalladas y precisas de la actividad cerebral, ya que pueden medir la dinámica de la sangre en el interior de las neuronas.

Dinámica neuronal

Gracias a la EEG, los investigadores pudieron determinar, por un lado, si los participantes en el experimento estaban realmente durmiendo e identificar las diferentes fases del sueño y, por otro lado, los estados cerebrales correspondientes a cada fase, basados en la distribución espacial de la actividad neuronal.

Cuando añadieron las imágenes de resonancia magnética, los investigadores pudieron determinar con precisión cuántas veces se activan las redes neuronales durante cada etapa del sueño.

Pudieron apreciar que, durante la fase de sueño ligero, que es la primera que atravesamos al dormir, la actividad cerebral disminuye, pero que al mismo tiempo se intensifica el diálogo entre diferentes partes del cerebro.

Es decir, cuando estamos empezando a dormir, el cerebro apaga las conexiones que nos permiten la consciencia y luego empieza a hablar con diferentes regiones a nuestras espaldas, seguramente para asegurar la ralentización orgánica que acompaña esta primera fase del sueño.

Cuando entramos en la segunda fase, previa al sueño profundo, en la que la ralentización orgánica se acentúa, el cerebro cambia de actividad: aumenta la actividad local de diferentes regiones, pero el diálogo neuronal cesa. El silencio siempre ayuda a dormir y así entramos en la fase de sueño profundo.

Imposible darse cuenta de nada

Gracias a la resonancia magnética de la actividad neuronal, los investigadores pudieron observar también que, a medida que nos adentramos en el sueño profundo (etapa 3), el cerebro desconecta las regiones relacionadas con la introspección, la memoria episódica y los pensamientos espontáneos, todas ellas relacionadas con la consciencia.

En ese momento, es imposible darse cuenta de nada, por lo que el cerebro desconecta también el cerebelo, asociado con el control motor, para propiciar que los latidos del corazón y la respiración se ralenticen a sus niveles más bajos y los músculos queden totalmente relajados. Así entramos en el sueño profundo, que durará unos 90 minutos.

Según los investigadores, estos resultados, que arrojan nueva luz sobre los procesos del sueño, allanan el camino para una mejor comprensión de nuestro estado de consciencia mientras dormimos.

Precisan que sus hallazgos apoyan el consenso general de relacionar la integración cortical con la disipación de la consciencia durante el sueño, así como proporcionan nueva evidencia de una coactivación interregional global inestable, pero distribuida, durante el sueño ligero.

Dormimos, pero despiertos

Una tercera parte de nuestra vida la dedicamos a dormir, aunque todavía se desconoce cuál es el propósito de esta actividad diaria. Es un proceso complejo y dinámico que los científicos están empezando a comprender.

Desde los años 50 del siglo pasado, se sabe que el cerebro está involucrado durante el sueño en una serie de actividades necesarias para la vida.

La nueva investigación ha determinado que el cerebro está más activo de lo que se pensaba hasta ahora y que regula nuestro estado de consciencia e inconsciencia a través de la activación y desactivación de específicas redes neuronales y regiones cerebrales.

Anjali Tarun, uno de los investigadores, lo explica así en un comunicado: “los estados modificados de consciencia durante las diferentes etapas del sueño y sus caracterizaciones en términos de redes cerebrales, nos permiten comprender mejor la diversidad de funciones cerebrales que sostienen nuestra identidad humana.”

Referencia

NREM sleep stages specifically alter dynamical integration of large-scale brain networks. Anjali Tarun et al. iScience, December 10, 2020. DOI:https://doi.org/10.1016/j.isci.2020.101923

Foto : Chenspec, Pixabay.

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe, periodista científico, es el Editor de Tendencias21.

1 comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los nuevos negocios crecen en torno a la soledad 10 noviembre, 2022
    La soledad se ha convertido en la gran pandemia de nuestro siglo: genera fórmulas de asociación y ayuda mutua, que, además, se pueden llegar a convertir en florecientes nuevos negocios. La formación de comunidades con soporte esencialmente digital tiene un gran recorrido.
    Miguel Ormaetxea Arroyo
  • Identificadas las neuronas que hacen posible volver a caminar 10 noviembre, 2022
    Investigadores suizos han identificado las neuronas que permiten la rehabilitación funcional en personas que tienen lesionada la médula espinal, y conseguido que 9 pacientes vuelvan a caminar después de estimular esas células nerviosas con técnicas optogenéticas.
    EPFL/T21
  • Neuronas egocéntricas nos ayudan a ubicarnos en el mundo 10 noviembre, 2022
    Un nuevo tipo de neurona previamente desconocido ayuda a las personas a centrarse en sus mapas personales del mundo, según un nuevo estudio desarrollado en la Universidad de Columbia. Estas neuronas aportan un marco de referencia individual que hace posible la ubicación y el desplazamiento por nuevos espacios, sin que las distracciones del entorno nos […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren genes que protegen a las neuronas: existe un diseño genético contra la neurodegeneración 10 noviembre, 2022
    Un programa genético protege a las neuronas de la degeneración: una nueva investigación desarrollada en la Universidad de Bonn, en Alemania, ha descubierto genes en moscas de la fruta que aparentemente tienen una función similar en los humanos. Estos genes responden a un programa orientado a evitar la neurodegeneración, que aparece a partir de patologías […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean una neurona iónica artificial que almacena recuerdos electrónicos 10 noviembre, 2022
    Científicos del CNRS y de la Ecole Normale Supérieure – PSL han descubierto cómo desarrollar neuronas artificiales utilizando iones para transportar la información, de la misma forma que lo hacen las células nerviosas biológicas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La humanidad no está preparada para evitar la colisión con un asteroide inesperado 10 noviembre, 2022
    Termina en estrepitoso fracaso el simulacro de un asteroide imaginario que iba a estrellarse contra la Tierra en agosto pasado. No hubo tiempo para desviarlo, se descartó por peligrosa la opción nuclear y la emergencia tropezó con un mal inesperado: la desinformación.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Una enzima humana evolucionó a partir de antiguos organismos unicelulares 9 noviembre, 2022
    AK6, una enzima que se encuentra en el núcleo de las células humanas, contiene rastros claros de organismos unicelulares llamados Asgard archa, según un nuevo estudio. El descubrimiento ayudará a comprender cómo las células humanas han evolucionado a partir de predecesores más primitivos.
    Pablo Javier Piacente
  • Un agujero en la magnetosfera de la Tierra provoca asombrosas auroras rosas 9 noviembre, 2022
    Generada por una intensa tormenta solar, una grieta temporal en el campo magnético de la Tierra permitió que las partículas energéticas penetraran profundamente en la atmósfera del planeta, creando auroras rosas extremadamente raras que encendieron el cielo nocturno en Noruega.
    Pablo Javier Piacente
  • Revuelo científico por un espectacular hallazgo arqueológico en Italia 9 noviembre, 2022
    Los arqueólogos han descubierto en la Toscana italiana 24 estatuas de bronce perfectamente conservadas después de estar 2.300 años sumergidas en agua y barro, junto a unas 5.000 monedas de oro, plata y bronce, que se encontraban entre los restos de baños sagrados etruscos y romanos.
    Redacción T21
  • Físicos alemanes traspasan una nueva frontera cuántica 9 noviembre, 2022
    Físicos alemanes han construido y probado con éxito un nuevo tipo de reloj atómico óptico, basado en iones altamente cargados, que es menos sensible a las perturbaciones externas y tan preciso como los relojes atómicos ópticos convencionales. También puede aventurarse en el interior de la Nueva Física.
    PTB/T21