Tendencias21

El castigo y la culpabilidad se determinan en zonas distintas del cerebro

Un estudio de EE.UU. ha comprobado que si una persona es culpable o no, y la cantidad de castigo que se merece, son decisiones separadas que se toman en distintas zonas del cerebro. La cantidad de castigo depende de cómo de voluntario ha sido el delito, pero también del daño causado. Los científicos han conseguido interferir en esta decisión sin afectar a la otra.

El castigo y la culpabilidad se determinan en zonas distintas del cerebro

Los jurados de los casos penales normalmente deciden si alguien es culpable, entonces un juez determina el nivel adecuado de castigo. Una nueva investigación confirma que estas dos evaluaciones independientes de culpa y castigo, aunque relacionadas, se calculan en diferentes partes del cerebro. De hecho, los investigadores descubrieron que pueden interrumpir y cambiar una decisión sin afectar a la otra.

Un nuevo trabajo de investigadores de la Universidad de Vanderbilt (Tennessee) y la Universidad de Harvard (Massachusetts), ambas de EE.UU., confirma que un área específica del cerebro, la corteza prefrontal dorsolateral, es crucial para las decisiones de castigo. Los investigadores predijeron y comprobaron que mediante la alteración de la actividad cerebral en esta área del cerebro, podrían cambiar la forma en que las personas castigaban a acusados ​​hipotéticos sin cambiar la cantidad de culpa atribuida a los acusados.

«Fuimos capaces de cambiar significativamente la cadena de toma de decisiones y reducir el castigo por crímenes sin afectar a la culpabilidad», dice René Marois, profesor de psicología en Vanderbilt y co-autor principal del estudio, en la información de su universidad. «Esto refuerza la evidencia de que la corteza prefrontal dorsolateral integra información de otras partes del cerebro para determinar el castigo y muestra una clara disociación neuronal entre las decisiones de castigo y los juicios de responsabilidad moral.»

La investigación se ha publicado en la revista Neuron.

El experimento

Los investigadores utilizaron la estimulación magnética transcraneal repetitiva (EMTr) en un área específica de la corteza prefrontal dorsolateral para alterar brevemente la actividad en esta región del cerebro y por lo tanto modificar la cantidad de castigo que imponía una persona.

«Muchos estudios muestran la función integradora de la corteza prefrontal dorsolateral en tareas cognitivas relativamente simples, y creemos que este proceso relativamente básico constituye la base para formas más complejas de comportamiento y toma de decisiones, tales como la aplicación de normas», dice el autor principal Joshua Buckholtz, ahora profesor de psicología en la Universidad de Harvard.

Los investigadores llevaron a cabo experimentos con 66 hombres y mujeres voluntarios. Se pidió a los participantes tomar decisiones de castigo y culpabilidad en una serie de escenarios en los que el sospechoso cometía un delito. Los escenarios variaban según los daños causados ​​(que van desde la pérdida de bienes a un daño grave y muerte) y cómo de culpable era el sospechoso del acto (totalmente responsable o no, debido a circunstancias atenuantes.)

La mitad de los sujetos recibieron EMTr activa, mientras que la otra mitad recibieron una versión simulada o placebo de EMTr.

Nivel de daño

En todos los participantes y todos los ensayos, tanto la culpabilidad como el nivel de daño fueron predictores significativos de la cantidad de castigo considerada apropiada por los participantes. Pero los sujetos que recibieron EMTr activa eligieron castigos significativamente más bajos para los sospechosos totalmente culpables que aquellos sujetos que recibieron EMTr simulada, sobre todo en escenarios en los que el daño era bajo o moderado. Los análisis adicionales indicaron que el efecto se debió a que la integración de las señales de daño y culpabilidad estaba deteriorada.

«Interrumpir temporalmente la función de la corteza prefrontal dorsolateral parece alterar cómo usa la gente la información sobre el daño y la culpabilidad para tomar estas decisiones. En otras palabras, el castigo requiere que las personas equilibren estas dos influencias, y la manipulación con EMTr interfería en este equilibrio, especialmente bajo condiciones en las que estos factores son disonantes, como cuando la intención es clara, pero el resultado del daño es leve», dice Buckholtz.

Implicaciones futuras

El principal objetivo del equipo de investigación con este trabajo era ampliar el conocimiento de cómo el cerebro evalúa y luego integra la información relevante para las decisiones de culpa y castigo. También se trata de avanzar en el estudio interdisciplinar creciente del derecho y la neurociencia.

«Esta investigación nos da una visión más profunda sobre cómo las personas toman decisiones legalmente relevantes, y en particular cómo las diferentes partes del cerebro contribuyen a las decisiones sobre el crimen y el castigo. Esperamos que estas ideas ayuden a construir una base para una mejor comprensión, y quizás un día a combatir mejor la toma de decisiones sesgada en el sistema legal», dice co-autor Owen Jones, profesor de derecho y ciencias biológicas en Vanderbilt y director de la Red de Investigación de la Fundación MacArthur para el Derecho y Neurociencia.

Referencia bibliográfica:

Joshua W. Buckholtz, Justin W. Martin, Michael T. Treadway, Katherine Jan, David H. Zald, Owen Jones, René Marois: From Blame to Punishment: Disrupting Prefrontal Cortex Activity Reveals Norm Enforcement Mechanisms. Neuron (2015). DOI: 10.1016/j.neuron.2015.08.023.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Unas extrañas matemáticas podrían unir las leyes de la naturaleza y explicar todos los misterios del Universo 19 agosto, 2022
    Un sistema de números de ocho dimensiones, conocidos como los octonions u octoniones, podrían ayudar a los físicos a encontrar un marco matemático único que describa todo el Universo. Los matemáticos creen que al traducir la realidad al lenguaje de los octoniones se podrían resolver algunos de los problemas más profundos de la física y […]
    Pablo Javier Piacente
  • El asteroide que acabó con los dinosaurios llegó a la Tierra con un "hermano menor" 19 agosto, 2022
    Un nuevo cráter de impacto identificado en África occidental, que data de hace 66 millones de años, apunta a otra gran colisión al final del Cretácico. Al parecer, el enorme asteroide que acabó con los dinosaurios vino acompañado de otro cuerpo, una gran roca de 400 metros de ancho, aproximadamente la altura del Empire State […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los incendios forestales destruyen en todo el mundo el doble de árboles que hace 20 años 19 agosto, 2022
    Los incendios forestales destruyen en todo el mundo el doble de árboles que hace 20 años. En 2021 se perdieron 9,3 millones de hectáreas de árboles, cinco millones de ellos solo en Rusia. La Europa nórdica está ya también en la vorágine infernal.
    Redacción T21
  • Descubren cristales "mágicos" en un sitio ceremonial de la Edad de Piedra 18 agosto, 2022
    El hallazgo de cientos de fragmentos de una extraña variedad transparente de cuarzo, llamado "cristal de roca", en un sitio ceremonial de la Edad de Piedra, ubicado hacia el oeste de Inglaterra, sugiere que las personas del Neolítico usaron el mineral para decorar tumbas y otras estructuras, considerando que poseía propiedades "mágicas".
    Pablo Javier Piacente
  • Los campos magnéticos pueden ayudarnos a descubrir nuevos mundos alienígenas 18 agosto, 2022
    Las magnetosferas o campos magnéticos de los exoplanetas podrían permitir identificarlos a través de observaciones en longitudes de onda de radio, según un nuevo estudio. Al poder ser detectados mediante señales de radio, los astrónomos podrían identificar nuevos exoplanetas utilizando radiotelescopios, una metodología más eficiente que la utilizada en la actualidad, que depende de telescopios […]
    Pablo Javier Piacente
  • Siempre lloramos por cinco razones 18 agosto, 2022
    Los humanos lloramos de emoción cuando nos sentimos solos, impotentes o agobiados, y también cuando asistimos a una boda o cuando nos identificamos con un personaje del cine, la novela o la televisión. Las lágrimas pueden ser de alegría, tristeza, miedo o ira. Y los jóvenes lloran mucho más que los mayores porque se sienten […]
    Redacción T21
  • Crean una "dimensión extra" del tiempo para proteger a los ordenadores cuánticos 17 agosto, 2022
    Al disparar un pulso láser a los átomos dentro de un ordenador cuántico siguiendo la secuencia de Fibonacci, los físicos han creado una fase completamente nueva y extraña de la materia, que se comporta como si tuviera dos dimensiones de tiempo. La nueva fase podría ayudar a proteger la información cuántica de su destrucción durante […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran la fusión nuclear autosuficiente: ahora el desafío es replicarla 17 agosto, 2022
    Los científicos han confirmado que concretaron por primera vez en el laboratorio una reacción de fusión nuclear que se autoperpetúa en lugar de desaparecer inmediatamente, acercándose así a imitar la reacción química que alimenta al Sol y que podría propiciar una fuente de energía limpia y sostenible. Sin embargo, los investigadores no están aún exactamente […]
    Pablo Javier Piacente
  • La masturbación tiene un propósito diferente en hombres y mujeres 17 agosto, 2022
    La masturbación tiene un propósito diferente para hombres y mujeres: para ellos suple la falta de sexo, para ellas complementa la relación de pareja. Es una práctica muy extendida en ambos géneros que se intensifica en la juventud y decae en la madurez, según un estudio de la Universidad de Oslo.
    N+1/T21
  • La nieve submarina podría revelar la vida en Europa, el satélite de Júpiter 16 agosto, 2022
    Se sabe que la extraña nieve submarina ocurre debajo de las plataformas de hielo de la Tierra, pero un nuevo estudio muestra que el mismo fenómeno podría suceder en Europa, una de las lunas de Júpiter. Al parecer, la nieve submarina podría desempeñar un papel trascendental en la construcción de su capa de hielo y, […]
    Pablo Javier Piacente