Tendencias21
El cerebro cambia de ritmo cuándo gestiona un entorno virtual

El cerebro cambia de ritmo cuándo gestiona un entorno virtual

La realidad virtual inmersiva impulsa cambios en los ritmos cerebrales con relación al funcionamiento del cerebro en el mundo real. Estas variantes harían posible entender la forma en la cual el cerebro construye una imagen del mundo y la manera en la que distingue entre lo real y lo virtual. También podrían facilitar nuevas terapias de realidad virtual para tratar distintos trastornos cognitivos y psicosociales.

Un nuevo estudio desarrollado en la Universidad de California en Los Ángeles ha descubierto que el cerebro responde de manera diferente en entornos inmersivos de realidad virtual que en el mundo real. Esto podría permitir a los científicos comprender cómo el cerebro reúne información sensorial de diferentes fuentes para crear una imagen coherente de la realidad que nos rodea, y cómo diferencia lo virtual de lo real.

Además, podría abrir el camino para el desarrollo de terapias de realidad virtual, aplicables a los trastornos relacionados con el aprendizaje y la memoria como el autismo, el Alzheimer, la epilepsia y la depresión. Estas terapias podrían ser especialmente eficaces al reajustar y estimular los ritmos cerebrales que pierden vigor en estas patologías.

Las ondas theta son oscilaciones electromagnéticas en un rango específico que pueden detectarse en el cerebro humano a través de un electroencefalograma. Se conoce su importancia en la actividad del hipocampo, un área del cerebro especialmente orientada a impulsar el aprendizaje, la memoria y el reconocimiento del espacio percibido.

Ritmos desfasados

En determinadas patologías, como por ejemplo en las enfermedades neurodegenerativas, el ritmo de las ondas theta se ralentiza y, en consecuencia, los procesos de aprendizaje y memoria se vuelven más complejos, erróneos, confusos y deficitarios. Al mismo tiempo, también se ve afectada la ubicación espacial, como se ve por ejemplo en el Alzheimer.

De acuerdo a una nota de prensa, los investigadores norteamericanos han descubierto mediante experimentos en roedores que la creación de entornos de realidad virtual inmersiva, o sea aquellos que presentan una configuración tridimensional y potencian el realismo de las imágenes, permitiría impulsar las ondas theta y favorecer los procesos cognitivos ligados al aprendizaje y la memoria.

Según las conclusiones del estudio, publicado en la revista Nature Neuroscience, las experiencia multisensoriales gobiernan los ritmos que tienen lugar en el hipocampo, explicando por qué la nueva investigación ha encontrado diferencias en el ritmo de las ondas theta, cuando se experimenta un entorno real y cuando se vivencia otro de realidad virtual inmersiva.

Tema relacionado: La anestesia no solo apaga el cerebro, también cambia sus ritmos.

Una nueva armonía

En consecuencia, la realidad virtual se puede utilizar para impulsar o controlar los ritmos cerebrales, como así también para alterar la dinámica neuronal, las interconexiones entre las redes cerebrales y la plasticidad del cerebro, que determina una mayor o menor capacidad para adquirir nuevos aprendizajes.

Además de impulsar a las ondas theta para lograr que armonicen con los ritmos de la dinámica cerebral, de la misma forma que los integrantes de un coro necesitan armonizar a nivel tonal para que el resultado del conjunto sea el esperado, los especialistas hallaron que las experiencias virtuales producen un nuevo tipo de onda, que denominaron «eta».

El ritmo «eta» no se registró únicamente en el entorno virtual. Colocando electrodos en sitios específicos de los cerebros de las ratas, pudieron comprobar que estas ondas también se registran al experimentar el mundo real. Sin embargo, las tecnologías de realidad virtual inmersiva las potencian, al igual que sucede con las ondas theta.

Los especialistas concluyeron que estos descubrimientos permiten pensar en el desarrollo futuro de nuevas terapias basadas en tecnologías de realidad virtual, que permitan coordinar y potenciar los ritmos cerebrales, «amplificando» las ondas theta cuando las mismas han perdido su vigor.

Esto mejoraría el tratamiento de enfermedades que afectan los procesos de aprendizaje y memoria, como por ejemplo el autismo o las patologías neurodegenerativas, y además podrían ser positivas en patologías psicosociales como la depresión.

Referencia

Enhanced hippocampal theta rhythmicity and emergence of eta oscillation in virtual reality. Safaryan, K., Mehta, M.R. Nature Neuroscience (2021).DOI:https://doi.org/10.1038/s41593-021-00871-z

Foto: Hammer & Tusk en Unsplash.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • El WiFi se puede utilizar para ver a través de las paredes 6 noviembre, 2022
    Un dispositivo económico y accesible incorporado a un dron puede sobrevolar un banco y rastrear los movimientos de los guardias de seguridad siguiendo la ubicación de sus teléfonos o relojes inteligentes. Ideal para un atraco perfecto.
    UW/T21
  • Más de 12.000 variables genéticas influyen en la altura de una persona 6 noviembre, 2022
    Un análisis de más de 4 millones de pruebas genéticas ha identificado más de 12.000 variables que influyen en la altura de una persona: explica con todo detalle por qué las personas son altas o bajas y detalla cómo la heredabilidad está vinculada a regiones genómicas específicas.
    Redacción T21
  • Descubrimiento histórico en Suecia 6 noviembre, 2022
    Los arqueólogos submarinos han descubierto un naufragio largamente buscado en el lecho marino cerca de Estocolmo. Se trata del Äpplet, de casi 400 años de antigüedad, que fue uno de los buques de guerra más grandes de su tiempo. Había sido botado en 1629 y hundido en 1659. Tiene su historia.
    Redacción T21
  • Tener hijos cambia permanentemente los huesos de las madres de los primates 5 noviembre, 2022
    Las madres de los primates tienen huesos que están menos concentrados en magnesio, calcio y fósforo que otras hembras debido al embarazo y la lactancia. El esqueleto responde dinámicamente a los cambios en el estado reproductivo, según un estudio.
    NYU/T21
  • Los neandertales se extinguieron por hacer el amor, y no la guerra 4 noviembre, 2022
    Una nueva investigación sugiere que tener sexo con el Homo sapiens habría terminado con los neandertales, y no grandes guerras o enfrentamientos con animales feroces. Al parecer, el mestizaje con nuestros ancestros podría haber dado como resultado que muy pocos neandertales se cruzaran entre sí, lo que los llevó a la extinción.
    Pablo Javier Piacente
  • Un nuevo estudio cuestiona la hipótesis del Big Bang 4 noviembre, 2022
    Un nuevo estudio plantea que la inflación cósmica, un punto en la infancia del Universo cuando el espacio-tiempo se expandió exponencialmente y que es crucial en la teoría del Big Bang, podría descartarse rápidamente como posibilidad a partir de nuevos descubrimientos. Estos hallazgos serían posibles en las próximas décadas, de la mano de un gran […]
    Pablo Javier Piacente
  • Marte tuvo un océano en su hemisferio norte 4 noviembre, 2022
    Los científicos descubrieron en Marte más de 6.500 kilómetros de crestas fluviales, que son probablemente deltas de ríos erosionados o cinturones de canales submarinos: los restos de una antigua costa marciana, en torno a un océano o un gran mar que habría existido en el planeta rojo hace aproximadamente 3.500 millones de años, y que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los agujeros negros en estado cuántico rompen los límites de lo extraño 4 noviembre, 2022
    El Universo nos está revelando que siempre es más extraño, misterioso y fascinante de lo que la mayoría de nosotros podríamos haber imaginado: un nuevo estudio ha descubierto que los agujeros negros, afectados por el fenómeno de superposición cuántica, pueden tener masas muy diferentes al mismo tiempo: extrapolando esta idea a una persona, significaría que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Científicos y teólogos alemanes se suman a la rebelión científica por la inacción climática 4 noviembre, 2022
    “Salvemos la creación” de la catástrofe climática es el grito de relevantes figuras de la iglesia católica alemana que se han unido a la rebelión científica en Múnich pidiendo una nueva alianza entre la ciencia y la fe.
    Alberto Coronel/Agnès Delage
  • Se avecinan tiempos muy excitantes para la astronomía 4 noviembre, 2022
    El detector IceCube, situado bajo la capa de hielo antártico, ha identificado una galaxia que está a 47 millones de años luz como origen de los neutrinos de alta energía, sugiriendo así que los núcleos activos de galaxias no solo emiten rayos cósmicos, sino también estos mensajeros cósmicos que contienen los secretos del universo.
    SMC/T21