Tendencias21
El cerebro tiene un detector de mentiras

El cerebro tiene un detector de mentiras

El cerebro sabe cuándo y por qué mentimos: dispone de una especie de detector de mentiras que activa las neuronas de la corteza prefrontal cada vez que falseamos la realidad. Incluso sabe que las mentiras piadosas ocultan una forma de egoísmo.

Un estudio desarrollado por dos investigadores de la Universidad de Corea ha comprobado que la actividad cerebral pone en evidencia las motivaciones reales detrás de las mentiras piadosas: determina si la mentira es verdaderamente altruista y busca evitar una mala noticia para alguien que estimamos, o si, en el fondo, esconde un propósito egoísta y persigue el beneficio propio.

La motivación egoísta para la deshonestidad prosocial está codificada principalmente por una mayor actividad de la corteza prefrontal medial, especializada en calcular el valor de diferentes comportamientos sociales, el juicio moral y el comportamiento deshonesto. Así lo establece la nueva investigación, publicada en Journal of Neuroscience.

Las mentiras piadosas son conocidas formalmente como mentiras blancas de Pareto. Básicamente, tratan de ocultar una verdad para que otra persona no sufra o se vea perjudicada.

Tienen un fin altruista y desinteresado, como cuando un familiar o amigo nos muestra una prenda de vestir o un objeto decorativo que, en realidad, nos parece desagradable. No se lo decimos, para no herir sus sentimientos y para conservar el lazo social establecido.

Sin embargo, aunque pensamos que todas estas mentiras piadosas o blancas son absolutamente desinteresadas, en realidad muchas de ellas pueden tener una motivación egoísta y buscar un beneficio individual. ¿Cómo podemos saber el verdadero trasfondo que subyace en este tipo de actitudes? Al parecer, el cerebro nos delata.

Actividad cerebral y mentiras piadosas

De acuerdo a una nota de prensa, los científicos analizaron mediante fMRI (imagen por resonancia magnética funcional) la actividad cerebral de un grupo de voluntarios. Previamente, se les solicitó que pensaran en distintas situaciones en las que tenían que mentir, bien en beneficio propio, bien de otra persona, o bien en beneficio de ambos.

Los resultados mostraron que la corteza prefrontal medial es la región cerebral que esconde nuestras motivaciones reales para mentir. En las imágenes, los investigadores descubrieron que una mayor actividad en la zona ventral y rostral de esta región cerebral muestra una motivación egoísta en las mentiras piadosas. Las diferencias son notables en la subregión rostral, cuando se comparan con el registro de las mentiras altruistas.

Esta «huella» cerebral podría funcionar casi como un «detector de mentiras» neurológico o, como mínimo, ayudar a repensar ciertos comportamientos y actitudes que llevan adelante las personas y que pueden esconder intereses deshonestos, ya sea en beneficio individual o en búsqueda de aprobación social.

Tema relacionado: Las mentiras provocan cambios en la nariz

Aprobación social y motivación egoísta

Las mentiras piadosas no son las únicas que usamos. Como animales sociales, en determinadas ocasiones podemos sostener mentiras pensando también en beneficiar a nuestro grupo de pertenencia: en estos casos, estamos forzando una situación que en algún momento explotará. Quizás dicha cuestión se podría haber resuelto mejor si hubiera sido afrontada con la verdad desde el principio.

Llamadas «mentiras azules» por algunos especialistas, para diferenciarlas de las mentiras blancas (altruistas) y de las negras (egoístas), estas mentiras persiguen el bien del grupo social al que pertenecemos, aunque en realidad contradigan ciertas reglas o comportamientos honestos.

Al igual que las mentiras piadosas, las mentiras azules son «trampas» que se cometen cuando sentimos bajo amenaza nuestra pertenencia a un grupo o la supervivencia de ese mismo colectivo social. En sentido contrario, podemos cometer los mismos comportamientos nocivos cuando nos sentimos amenazados en forma individual o pensamos únicamente en alcanzar una ventaja personal.

En parte, investigaciones como la realizada en Corea del Sur sirven para poner en tela de juicio muchas actitudes que tomamos como naturales cuando mentimos: pensamos que está justificado, aunque, en realidad, pueden perjudicar a otras personas. Al cerebro no lo engañamos.

Referencia

Neural representation in MPFC reveals hidden selfish motivation in white lies. JuYoung Kim and Hackjin Kim. Journal of Neuroscience (2021).DOI:https://doi.org/10.1523/JNEUROSCI.0088-21.2021

Foto: Taras Chernus en Unsplash.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

1 comentario

  • Estamos totalmente de acuerdo con este artículo.» La motivación egoísta para la deshonestidad prosocial está codificada principalmente por una mayor actividad de la corteza prefrontal medial,» No nos caben dudas. Sabemos de algun@s polític@s que fueron intervenidos a nivel cerebral , y los neurocirujanos que participaron en la cirugía, corroboraron «in situ» esa particularidad que aquí se señala.

RSS Lo último de Tendencias21

  • La memoria universal promete revolucionar a la informática 12 febrero, 2024
    La memoria universal podría reemplazar tanto a la RAM como al almacenamiento interno en los ordenadores de uso masivo, brindando una alternativa más rápida y más eficiente a nivel energético. Un nuevo estudio muestra un posible enfoque revolucionario de la memoria universal: empleando un nuevo material denominado GST467, los investigadores apreciaron que la memoria mejora […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los relámpagos volcánicos habrían encendido la llama de la vida en la Tierra primitiva 12 febrero, 2024
    Cuando la Tierra era joven y salvaje, los procesos en nuestro planeta transformaron una mezcla de ingredientes en lo necesario para impulsar la vida. Para esto es crucial el nitrógeno, un nutriente esencial para formar proteínas, aminoácidos y ácidos nucleicos. Los científicos han descubierto evidencias geológicas que indican que las descargas de rayos asociadas con […]
    Pablo Javier Piacente
  • La genética tiene mucho que decir sobre el asesinato de una madre adoptiva 12 febrero, 2024
    Según la genética, el comportamiento de los hijos adoptados está mayoritariamente influido por los padres biológicos, mientras que el parecido entre padres e hijos en una familia adoptiva es muy pequeño. Además, un hijo adoptado no tiene vínculos genéticos con su madre adoptiva y puede heredar ciertas maneras de pensar de sus padres biológicos, especialmente […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • Europa logra un récord mundial de fusión nuclear 12 febrero, 2024
    En un importante logro científico, investigadores de la instalación Joint European Torus (JET) han establecido un récord energético mundial de 69 megajulios liberados en energía de fusión sostenida y controlada. Otro impulso para el futuro reactor europeo a gran escala ITER.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente