Tendencias21

El cerebro y el cuerpo cambian cuando adquirimos nuevas habilidades motoras

Experimentos en neurociencias desarrollados en el mundo real, fuera del laboratorio y con la participación directa de las personas, han demostrado que el aprendizaje de nuevos movimientos es un proceso holístico: cuando se adquiere una habilidad motora, distintas partes del cuerpo y del cerebro cambian y aprenden al mismo tiempo.

Un nuevo enfoque neurocientífico que recopila datos de todo el cuerpo y de la actividad cerebral mientras las personas adquieren habilidades motoras en el mundo real ha logrado interesantes conclusiones: cada movimiento incorporado modifica partes del cuerpo que no están directamente implicadas, relacionándose al mismo tiempo con una dinámica neuronal. El hallazgo, concretado por especialistas del Imperial College de Londres, permitirá desarrollar nuevas alternativas de tratamiento en terapias de rehabilitación física.

Según un comunicado, los descubrimientos concretados reafirman la necesidad de estudiar los fenómenos neurocientíficos en el mundo real, saliendo en ocasiones de los laboratorios. Así lo han entendido los expertos británicos que desarrollaron esta investigación, encarando el análisis de la incorporación de nuevos movimientos y habilidades motoras en un escenario concreto: el juego de billar. Vale destacar, igualmente, que las conclusiones obtenidas podrían aplicarse a cualquier otra actividad en la que se requieran aprender nuevos movimientos.

El experimento consistió en colocar sensores en los cuerpos de 30 personas que estaban aprendiendo a jugar al billar por primera vez. Los dispositivos registraron los movimientos del torso y de las extremidades de los participantes, almacenándolos en un ordenador para su posterior análisis. Los investigadores lograron reconstruir el movimiento del esqueleto completo como si se tratara de un avatar o personaje virtual, pero además obtuvieron información sobre el movimiento de cada articulación y, al mismo tiempo, de la actividad holística o integral de todo el cuerpo en su conjunto.

De los pies a la cabeza

Cuando midieron los movimientos en su totalidad, pudieron comprobar que el aprendizaje se produce de los pies a la cabeza: con cada nuevo movimiento incorporado, otras partes del cuerpo reaccionan y se modifican, en tanto que también se registra una actividad neuronal ligada a la incorporación de la nueva habilidad motora. En otras palabras, mientras cada participante aprendía un nuevo movimiento con respecto al billar, todo su cuerpo y su cerebro cambiaban y se modificaban, actuando como una totalidad.

Por ejemplo, aunque en el billar la mayoría de los movimientos implican el uso de los brazos y concretamente de los codos, los datos recopilados por los investigadores evidenciaron que se producía un aprendizaje más complejo y que abarcaba prácticamente a todo el cuerpo. Una habilidad relacionada con los codos mejoraba y modificaba todo el esquema motor del participante, dejando en claro que algo similar debe suceder en otros juegos o deportes que se concentran en otras partes del cuerpo, como por ejemplo el fútbol en los pies y las piernas.

En la vida cotidiana

Aunque ya existían datos previos que indicaban que el aprendizaje motor es una experiencia de todo el cuerpo y no únicamente de algunas partes del mismo, esta investigación lo confirma con hechos concretos de la vida real. De acuerdo a la Dra. Shlomi Haar, del Departamento de Ciencias del Cerebro del Imperial College de Londres, “la neurociencia del mundo real muestra que no tenemos que manipular el mundo para encontrar lo que estamos buscando. En cambio, podemos observar el mundo y extraer significado del movimiento y la actividad cerebral de las personas a medida que realizan sus tareas cotidianas y muestran un comportamiento libre”, indicó.

Para finalizar, los investigadores destacaron que si mediante este nuevo enfoque se puede apreciar como el cuerpo adquiere una nueva habilidad motora de forma holística, también podrá ser factible descubrir mecanismos para ayudar a las personas que deben rehabilitarse físicamente luego de algún accidente o enfermedad, consiguiendo que logren aprender una vez más aquellos movimientos que dejaron de dominar como consecuencia de una patología determinada.

Referencia

Motor learning in real-world pool billiards. Shlomi Haar, Camille M. van Assel and A. Aldo Faisal. Scientific Reports (2020).DOI: https://doi.org/10.1038/s41598-020-76805-9

Foto: Clem Onojeghuo en Unsplash.

Video y podcast: editados por Pablo Javier Piacente en base a elementos y fuentes libres de derechos de autor.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario