Tendencias21
El 'fracking' y otras técnicas provocan terremotos, pero pueden evitarse

El 'fracking' y otras técnicas provocan terremotos, pero pueden evitarse

Un estudio realizado en Texas (EE.UU.) demuestra que el ‘fracking’ y otras técnicas de extracción de petróleo y gas que requieren inyectar aguas residuales bajo tierra provocan terremotos, pero que se pueden evitar si durante el proceso se controla la tensión acumulada y se para para que la tierra ‘se relaje’.

El 'fracking' y otras técnicas provocan terremotos, pero pueden evitarse Inyectar aguas residuales bajo tierra en el marco de las técnicas de extracción de petróleo y de gas, entre ellos el fracking, provoca terremotos artificiales, según el autor principal de un nuevo estudio de la Universidad del Estado de Arizona (EE.UU.).

El estudio, que también muestra que el riesgo puede ser mitigado, tiene el potencial de transformar las prácticas de la industria del petróleo y gas, dice el geofísico Manoochehr Shirzaei, en la nota de prensa de la universidad.

«Es un tema candente», señala Shirzaei, porque «el fracking es extremadamente importante en términos de puestos de trabajo, dinero e independencia energética», en concreto en EE.UU.

La técnica para extraer petróleo y gas de la roca usando una mezcla a alta presión de agua, arena o grava y productos químicos produce gran cantidad de aguas residuales, dice. Estas aguas residuales se eliminan a través de inyecciones subterráneas que «han dado lugar a un aumento de los terremotos en todo Estados Unidos», dice.

«Así que ahora el objetivo de todos los científicos de EE.UU., y tal vez en el extranjero, es hacer esa inyección más segura» para reducir el número de terremotos tanto como se pueda.

Shirzaei matiza que la inyección de aguas residuales puede venir de procesos asociados con la extracción de petróleo y gas distintos a la fracturación hidráulica o fracking.

El estudio, publicado en la revista Science, muestra que los investigadores pueden estimar cuánto está aumentando la presión bajo tierra, ofreciendo una oportunidad para que las inyecciones de aguas residuales se detengan antes de que la acumulación llegue a un nivel crítico. La presión, dice, acaba volviendo a la normalidad, lo que permite reanudar las inyecciones.

Shirzaei tiene planes para presentar los resultados a los líderes políticos e industriales de Texas y Colorado. Nadie de la industria del petróleo y el gas, asegura, ha visto el trabajo, porque los investigadores querían mantener su independencia.

Aumento de los seísmos

La investigación podría ayudar a reducir terremotos como los que se han sentido recientemente en el este de Texas, que no había experimentado tal actividad sísmica históricamente. En mayo de 2012, un sismo de 4,8 grados sacudió Timpson: el terremoto más grande jamás observado en la región. Varios temblores más golpearon la zona los 16 meses siguientes.

Los sismos aumentaron significativamente en el este de Texas y en zonas de EE.UU. donde volúmenes sin precedentes de aguas residuales están siendo inyectados en formaciones geológicas profundas.

Alrededor de 7.500 millones de litros de aguas residuales son inyectados bajo tierra cada día en cerca de 180.000 pozos de eliminación de desechos de EE.UU., principalmente en Texas, California, Oklahoma y Kansas. Para el estudio, Shirzaei y los coautores William Ellsworth, de la Universidad Stanford (California), Kristy Tiampo, de la Universidad de Colorado en Boulder, Pablo González, de la Universidad de Liverpool (Reino Unido), y Michael Manga de la Universidad de Berkeley (California) se centraron en cuatro pozos de gran volumen utilizados para la eliminación de aguas residuales cerca del epicentro del terremoto de Timpson.

Los investigadores utilizaron la técnica Radar de Apertura Sintética Interferométrica (InSAR), una técnica de detección basada en satélites a distancia, para medir el porcentaje de elevación de la superficie de las zonas cercanas a los pozos.

«El seguimiento de la deformación de la superficie usando estas técnicas es un enfoque proactivo para la gestión de los riesgos asociados con la inyección de fluido, y puede ayudar a la predicción de terremotos», dice Shirzaei.

Luego, los investigadores calcularon la tensión y la presión de poros de agua que había debajo de los pozos y que daba lugar a la elevación y, a su vez, activaba los terremotos. La investigación encontró que la actividad sísmica aumentaba, aun cuando las tasas de inyección de agua se redujeran, debido a que la presión de poros continuaba difundiéndose en la zona debido a las inyecciones anteriores.

InSAR utiliza un radar de alta precisión para medir el cambio en la distancia entre el satélite y la superficie del terreno, permitiendo que el equipo demuestre que la inyección de agua en los pozos a alta presión causa elevaciones del suelo cerca de los pozos menos profundos.

Además, los datos muestran menos actividad sísmica en la roca más densa, y es que la inyección puede provocar terremotos, pero no siempre lo hace. Referencia bibliográfica:

M. Shirzaei, W. L. Ellsworth, K. F. Tiampo, P. J. Gonzalez, M. Manga: Surface uplift and time-dependent seismic hazard due to fluid injection in eastern Texas. Science (2016). DOI: 10.1126/science.aag0262

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente