Tendencias21

El ordenador más pequeño del mundo tiene solo dos milímetros de diámetro

Científicos de la Universidad de Michigan (EE.UU.) han creado el ordenador más pequeño del mundo, con dos milímetros de diámetro, el Michigan Micro Mote (M3). Consta de un miniprocesador, y de una célula solar de 1 milimetro cuadrado que alimenta su pequeña batería.

El ordenador más pequeño del mundo tiene solo dos milímetros de diámetro

Michigan Micro Mote (M3), el ordenador más pequeño del mundo, está ganándose un lugar entre otros logros revolucionarios de la historia de la informática, en el Computer History Museum de Mountain View (California, EE.UU.). Con un tamaño de menos de medio centímetro, casi 150 de estos equipos encajan dentro de un solo dedal.

El M3 es un sistema informático totalmente autónomo que actúa como sistema de detección inteligente. Es el logro de los miembros de la Universidad de Michigan (EE.UU.) David Blaauw, Dennis Sylvester, David Wentzloff, Prabal Dutta y varios estudiantes de posgrado, algunos de los cuales ya han fundado empresas para explotar los aspectos clave de la tecnología.

Estos dispositivos ayudan a marcar el comienzo de la era de la Internet de las Cosas (IoT), donde las personas se conectan a las cosas y a otras personas a través de la nube. Los equipos tienen que ser pequeños con el fin de percibir el mundo que nos rodea sin ser intrusivos, y tienen que funcionar con energía extremadamente baja.

El Michigan Micro Mote constituye el primer sistema informático completo y operativo que mide tan poco como dos milímetros de diámetro. «Para ser «completo», un sistema informático debe tener una entrada de datos, la capacidad de procesar esos datos -es decir, procesarlos y almacenarlos, y tomar decisiones acerca de qué hacer a continuación- y, en última instancia, capacidad para dar resultados», explica Blaauw en la nota de prensa de la universidad. «Los sensores son la entrada y los radios son la salida. La otra clave para que sea un equipo completo es la capacidad para autoabastecerse de energía».

El M3 contiene células solares que alimentan la batería con luz ambiente, incluso en habitaciones interiores sin luz natural, lo que permite a los ordenadores funcionar perpetuamente.

Esta línea de dispositivos incluye ordenadores equipados con generadores de imágenes (con detección de movimiento), sensores de temperatura y sensores de presión.

Bajo consumo

Uno de los retos para conseguir un ordenador pequeño es hacer que la batería también lo sea. «Es fácil hacer chips pequeños, pero es más díficil con las baterías», explica Blaauw. El bajo consumo de M3 permite que se alimente con una pequeñísima célula solar, de 1 milímetro cuadrado.

Todos los equipos M3 puede recoger y transmitir datos a distancias de 2 metros. En ese rango estos equipos pueden rastrear movimientos o anomalías en la presión y la temperatura, a la vez que comunican los datos a una estación base.

Los sensores se activan por su cuenta para tomar mediciones periódicas y luego registran y envían los datos. Que funcionen a una potencia extremadamente baja durante el tiempo de «reposo» es una de las muchas claves para el éxito de esta tecnología.

Futuro y pasado

«En el futuro queremos que estos sensores sean capaces de hablar entre sí», dice Blaauw, «y en la actualidad estamos trabajando para ampliar su alcance a unos 20 metros.» Un obstáculo para esto es el tamaño de la antena y el aumento de la potencia necesario para comunicarse a grandes distancias.

En un trabajo reciente, Wentzloff y su grupo lograron una comunicación inalámbrica con un M3 con sensor de temperatura a una estación base situada a 7 metros de distancia.

Los inicios de estos ordenadores están en el procesador Phoenix, desarrollado también en la Universidad de Michigan, en 2008, y que usa hasta 30.000 veces menos energía cuando está en reposo que uno convencional. Su batería era igual de reducida que él, 1 milímetro, precisamente gracias a la poca energía que consume.

La primera generación de estos sensores fueron desarrollados para dispositivos médicos implantables, para crear una red invisible de sensores que vigilen el agua o el aire, o para comprobar la integridad estructural de los edificios o puentes. También podrían utilizarse en aplicaciones de seguimiento de pozos de petróleo, o para investigar el comportamiento de los caracoles.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • La ciencia española rompe también con la ciencia de la Federación Rusa y Bielorrusia 10 marzo, 2022
    La ciencia española ha decidido suspender las relaciones científicas con las instituciones análogas de la Federación Rusa, como consecuencia de la invasión de Ucrania, siguiendo los pasos del CERN y del CNRS de Francia, entre otras instituciones europeas. Al mismo tiempo, potenciará las relaciones académicas con Ucrania.
    Redacción T21
  • Hay música en la ciencia y ciencia en la música 10 marzo, 2022
    La ciencia y la música no son mundos separados: actúan en conjunto para permitirnos comprender el Universo y sus leyes y, al mismo tiempo, conmovernos con la magia de las creaciones humanas. 
    Pablo Javier Piacente
  • La comunicación con una civilización alienígena representa el mayor desafío de la humanidad 10 marzo, 2022
    La comunicación con una civilización extraterrestre podría ser más problemática de lo pensado hipotéticamente: una cultura alienígena mucho más inteligente, con una tecnología ampliamente superior o con estructuras conceptuales muy diferentes podría suponer un enorme desafío al momento de establecer una relación directa.
    Pablo Javier Piacente
  • Primeros pasos para una red cuántica global en la nube 10 marzo, 2022
    La Estación Espacial Internacional inicia este año un experimento para posibilitar la comunicación cuántica global a través de nodos espaciales que conectan transmisores y receptores cuánticos en tierra, separados entre sí por grandes distancias.
    JPL/T21
  • El cerebro poda los recuerdos antes de archivarlos en la memoria 10 marzo, 2022
    El cerebro codifica los recuerdos en función de la naturaleza de una experiencia y privilegia los asociados a fuertes emociones porque interpreta que están relacionados con nuestra supervivencia. Los poda como si fueran ramas de árboles antes de archivarlos.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Una antigua ciudad mexicana se desarrolló más de mil años sin extremos en riqueza y poder 9 marzo, 2022
    Una vida solidaria y cooperativa, sin la necesidad de castas dominantes que concentraran riqueza y poder, fue el motivo por el cual la antigua ciudad de Monte Albán, en México, se desarrolló y perduró durante trece siglos, según un nuevo estudio. La localidad no contaba con tierras demasiado fértiles ni con una ubicación privilegiada en […]
    Pablo Javier Piacente
  • El agujero negro supermasivo de la Vía Láctea juega con burbujas 9 marzo, 2022
    En 2020, dos enormes burbujas que se extendían por el centro de la Vía Láctea fueron observadas por el telescopio de rayos X eRosita, sin que los científicos pudieran precisar su origen. Ahora, un nuevo estudio ha comprobado que las gigantescas burbujas son el resultado de un poderoso chorro de actividad procedente del agujero negro […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los agujeros negros dispondrían también de un túnel del tiempo 9 marzo, 2022
    Los agujeros negros dispondrían de un túnel del tiempo parecido al de los agujeros de gusano, a través del cual la radiación predicha por Hawking puede escapar de su potente campo gravitatorio. Un nuevo intento de conciliar física cuántica y gravedad.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los misiles hipersónicos pueden decidir el desenlace de la guerra de Ucrania 9 marzo, 2022
    La tecnología de los misiles hipersónicos, todavía no contrastada, puede encontrar en Ucrania el escenario en el que Rusia la pruebe antes de convertirla en un arma nuclear capaz de alcanzar Europa, en menos de 10 minutos, con bombas más potentes que las de Hiroshima.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La vida ha modificado incluso las entrañas de la Tierra 8 marzo, 2022
    El rápido desarrollo de la fauna hace 540 millones de años ha cambiado permanentemente a la Tierra, incluso en lo más profundo de su manto inferior. Eso significa que el desarrollo de la vida ha modificado a nuestro planeta hasta sus entrañas, debido a que la Tierra es un sistema general complejo.
    Pablo Javier Piacente