Tendencias21

El pensamiento se puede gestionar a través de las venas

Un chip implantado en el torrente sanguíneo permite a pacientes de ELA enviar correos electrónicos, comprar por Internet y gestionar sus cuentas bancarias solo con el pensamiento.

Investigadores de Australia y Estados Unidos han desarrollado un chip cerebral que no requiere cirugía para insertarlo.

Se introduce por vena y aprovecha el torrente sanguíneo del cerebro para interpretar las órdenes del sistema nervioso: las convierte en instrucciones informáticas que permiten a la persona implantada mover objetos solo con el pensamiento.

El chip registra con precisión la actividad neuronal asociada con la movilidad del cuerpo humano. Lleva incorporado un transmisor de inteligencia artificial (AI) que recibe el mensaje cerebral y envía la orden a un ordenador.

Cada dispositivo está conectado al tórax del paciente para garantizar que esté siempre con él y disponible en momentos de necesidad, según se explica en un comunicado de la empresa de medicina bioelectrónica neurovascular Synchron, propietaria del dispositivo.

Se trata de una compañía californiana de chips neuronales que supera a Neuralink en términos de pruebas en humanos y control real de dispositivos externos, según sus creadores.

Neuralink, la compañía creada por Elon Musk para desarrollar potentes interfaces entre el cerebro humano y los ordenadores, trabaja con hilos flexibles más delgados que un cabello humano que conectan hasta 3.072 electrodos. Se implantan mediante cirugía sin hospitalización a través de un pequeño robot que usa láser para insertar seis hilos (192 electrodos) por minuto.

Stent plus

La implantación del nuevo dispositivo se realiza con una técnica ampliamente aplicada para el tratamiento de accidentes cardiovasculares: un pequeño tubo (stent) colocado en un vaso sanguíneo para expandirlo y facilitar el paso de la sangre.

El dispositivo es lo suficientemente pequeño y flexible como para atravesar con seguridad los vasos sanguíneos curvados, por lo que el procedimiento de implantación es similar al de un marcapasos.

Dos pacientes australianos han sido los primeros en el mundo en recibir este implante cerebral: padecen esclerosis lateral amiotrófica (ELA), un trastorno progresivo del sistema nervioso que provoca la pérdida de control sobre los músculos.

Los investigadores instalaron el dispositivo a través de la vena yugular mediante un catéter guía: después del implante, pudieron enviar mensajes de texto, correo electrónico, comprar y realizar operaciones bancarias en línea, solo mediante órdenes mentales, sin intervención física directa.

Proceso tecnológico

Previamente, los dos participantes intentaron una serie de movimientos, desde apretar los puños hasta golpear con los pies.

Un algoritmo de aprendizaje automático (IA), instalado en el dispositivo, relacionó esos movimientos previos con comandos traducibles para ordenadores.

El proceso se combinó con un rastreador ocular para la navegación del cursor: de esta forma, los pacientes pudieron controlarlo sin necesidad de ratón o teclado, solo con el pensamiento.

La precisión obtenida del clic llegó hasta el 93% y la velocidad de escritura alcanzó los 20 caracteres por minuto. Dos meses después de la implantación, los pacientes comenzaron a usar el sistema en casa sin supervisión, con total autonomía.

No solo ELA, pero hay que esperar

Inicialmente, el chip está concebido para pacientes diagnosticados con ELA, pero el chip también puede ayudar con otras discapacidades físicas y casos de parálisis, según sus creadores. Sin embargo, todavía no puede comercializarse porque no ha recibido la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos.

Lo más relevante del nuevo dispositivo, además de que no requiera cirugía abierta para su implantación, es su capacidad de interpretar las órdenes cerebrales a través del torrente sanguíneo, por lo que en principio no desata mecanismos de rechazo.

Referencia

Motor neuroprosthesis implanted with neurointerventional surgery improves capacity for activities of daily living tasks in severe paralysis: first in-human experience. Journal of NeuroInterventional Surgery (JNIS), 28 October 2020. DOI: 10.1136/neurintsurg-2020-016862

 

Imagen: Un dispositivo insertado en el sistema sanguíneo permite gestionar un ordenador. Mediante un sistema de seguimiento ocular, mueve el cursor o usa el teclado solo con el pensamiento. Crédito: Thomas J. Oxley et al.

RedacciónT21

RedacciónT21